Inquietud por el proyecto de levantar un santuario en la mina

Se calcula que la mitad de los 33 atrapados son católicos y la otra mitad protestantes

Inquietud_proyecto_levantar_santuario_mina

La cuesta de la mina San José parece un santuario lleno de altares levantados sobre piedras y cajas de cartón. En la tienda de campaña donde comen familiares, cooperantes y periodistas, se ha colocado una talla original de la virgen de la Candelaria que fue encontrada allá por 1780 en una cueva de la vecina Copiapó, otra reproducción de más de un metro de la misma virgen, una escultura de san Expedito, otra escultura de la virgen de Andacollo, una imagen de Jesucristo y, por supuesto, otra de san Lorenzo, el patrón de los mineros. El presidente conservador Sebastián Piñera, que ha comprobado cómo su popularidad ascendía diez puntos en las encuestas desde que los mineros dieron señales de vida, ha prometido cerrar la mina y erigir allá mismo un santuario. ¿Pero a qué santo, a qué virgen? Un día al campamento llega desde Santiago el cardenal Francisco Javier Errázuriz para entregar 33 rosarios bendecidos por el Papa, y otro día el pastor evangélico de la Iglesia del Séptimo Día Carlos Parra se las ingenia para enviar a los mineros 33 minibiblias protestantes.

El pasado lunes, a la caída de la noche, Parra acudió a la mina para rezar junto a los familiares. Pero no consiguió la autorización de las autoridades. "Al curita, sin embargo, lo dejarían entrar sin problemas" y a mí, que he estado aquí, desde el primer momento, no". Parra pretende decirle al presidente Piñera que, si llega a construir ahí un santuario, también "represente algo junto a él que recuerde el milagro de Dios". "Porque al fin y al cabo este milagro lo ha hecho Dios. Los familiares católicos, si han orado pidiéndole algo a San Lorenzo o a la virgen, han sido muy sinceros en su confianza en los santos. Y eso es digno de alabanza. Pero los evangélicos no nos vamos a inclinar nunca ante ninguna figura de santo. Por eso he pensado que en una roca se podría tallar una biblia abierta con el texto que hemos enviado a los mineros, perteneciente al salmo 40, del I al III: "Tú, Jehová, me sacaste del pozo de la desesperación…".

Discrepancias en las propias familias

Parra calcula que la mitad de los 33 atrapados son católicos y la otra mitad evangélicos. "En Chile los evangélicos seremos, como mínimo, unos tres millones, del total de 17 millones de habitantes. Es una cifra importante a la hora de tenerla en cuenta para unas elecciones", concluye el pastor.

Las discrepancias se dan incluso dentro de las propias familias. El minero enterrado Ariel Ticona, de 29 años, cree con especial fervor a la virgen de la Candelaria. Pero su padre, Héctor, se ha vuelto evangélico. "Mi hijo se enoja conmigo, porque él cree demasiado en la Candelaria".

También hay algún testigo de Jehová, como Elvira Valdivia, esposa del minero Mario Sepúlveda, quien ejerce de periodista conductor en las grabaciones que mandan a la superficie. "Yo solía estudiar la Biblia y a ratos venía Mario conmigo. Nosotros sólo adoramos a Dios y a Cristo".

Por muy distintas que sean las creencias, en el campamento se respira un aire de armonía entre las familias. Sin embargo, el pastor lamenta que se esté diluyendo "la corriente de espiritualidad y solidaridad" que impregnó la región y el país durante los 17 días en que no se sabía nada sobre el estado de los 33 mineros. "El otro día un diario bromeaba con la idea de enviarles muñecas hinchables. Es como si ya estuvieran a salvo en la superficie. Pero aún queda mucho".

Archivos de imagen relacionados

  • Inquietud_proyecto_levantar_santuario_mina
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...