Iniciativa Laicista nº 25. Mayo 2016

SUMARIO:

Iglesia y Despenalización del Aborto. Por Carlos Leiva Villagrán

Mirada al mundo de hoy. Por Carlos Cortés Barrios

Como estamos viviendo una época que, como hemos dicho, se caracteriza por el permanente cambio, pudiéramos suponer que la Ética como expresión humana no ha escapado ilesa de esta situación. Nos parece que no podríamos pensar en términos de la Ética de Aristóteles en el tiempo actual, salvo que intentemos un análisis filosófico de ella.

Estado Laico y aborto por tres causales. Por Karol Cariola

El problema de legislar imponiendo nada más que la visión propia, en este caso sin análisis de políticas públicas en materia sanitaria o sin una perspectiva de derechos, es que se traduce esa visión unipersonal en una razón de Estado que además termina siendo obligatoria para la generalidad de la población, cuestión que contradice totalmente la mínima exigencia que se puede hacer a un Estado Laico en el que todos los puntos de vista deben tener asegurado su espacio.

Michelle Bachelet con logias femeninas

Los feriados religiosos en un Estado Laico. Por Sylvie Moulin

Si queremos respetar la igualdad entre todos los ciudadanos, condición básica de un estado laico que deja a sus integrantes la libertad de tener la religión que quiera o ninguna, o damos un espacio a todas las celebraciones religiosas sin que se conviertan en feriados, o las borramos todas del calendario.

La nueva hoguera de la ¿nueva? Inquisición. Por Eduardo Quiroz

El temor a la poca efectividad que tiene el discurso religioso incluso entre sus propios adherentes voluntarios obliga a las cúpulas eclesiásticas y sus guiñoles a buscar, dentro de la legislación de una nación que debiese respetar el laicismo, los pilares que soportan la débil estructura de un discurso que se aleja de las prácticas civilizadas.

Símbolos religiosos en un Estado Laico. Por Manuel Romo

País con esquizofrenia. Por Claudia Hasbún

Durante la década de 1970 y 1980, Chile fue protagonista de una de las más terribles y repugnantes de las asociaciones ilícitas, que liquidaron el derecho de un número incalculable de madres a ejercer la natalidad deseada. Lo más terrible fue que, como parte de esta asociación delictiva, no solo ejercía un rol un cura sin criterio moral y un médico sin ética profesional, sino que las propias familias de las mujeres afectadas concurrieron como parte protagónica del grupo, que cometió los ilícitos de sustracción de menores.

Gabriela: un verso político y feminista. Por Constanza Guerrero

…se podría concluir que el discurso feminista de Gabriela es profundamente politizado e impregnado de conciencia de clase, diferenciándose de la injusta y reducida imagen que la historia chilena ha pretendido construir sobre ella. La escritora se plantea como una feminista con reservas al movimiento que le fue contemporáneo, asistiéndole ideas más progresistas, fue una mujer dispuesta a contribuir en tanto el movimiento feminista chileno verdaderamente no solo consiguiese como reivindicación el voto femenino…

El lenguaje: pastel con varios sabores y matices. Por André Grimblatt

La facultad de la comunicación de crear situaciones imaginarias en los términos expuestos abre también la posibilidad de utilizar esta facultad para transformar en realidad inmutable e indiscutible un mensaje nacido de la necesidad humana de imaginar explicaciones para aquello que no la tiene.
Así se da nacimiento al dogma

El Proceso Constituyente como oportunidad. Por Sebastián Jans

Solo en la medida que haya una clara especificación del Estado Laico en el texto constitucional se evitarán los abusos cometidos por los funcionarios del Estado, sean electos o de planta, que toman decisiones o realizan actos contrarios a las garantías que las instituciones estatales deben dar, a todas las visiones sobre la vida y la realidad, y a las instituciones de la sociedad civil que las representan.

Nuevos retos de la laicidad. Por Andrés Carmona

El debate sobre la interrupción voluntaria del embarazo, el matrimonio homosexual o la eutanasia, en el ámbito público, no es un debate sobre si son morales o inmorales, pues no le corresponde al Estado ni a la sociedad en su conjunto decidir eso, sino a cada individuo particularmente, de acuerdo a su conciencia. Lo que la sociedad debe debatir y el Estado legislar, es qué leyes y normas comunes son las necesarias para que cada cual pueda vivir esas cuestiones de acuerdo a su conciencia y sin imposiciones de unos y otros.

Para acceder a la revista descargue el siguiente archivo PDF:

Iniciativa Laicista 25 mayo 2016

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...