Iniciativa Laicista. Especial 2015. Laicidad y proceso constituyente en Chile

Los valores laicos se expresan también en la plena vigencia de la ciudadanía y la soberanía popular, vale decir en la legitimidad del Estado que proviene de la voluntad ciudadana y del respeto a los valores democráticos, y no de una concepción política influida por preceptos religiosos que limitan severamente la autonomía del poder público.

EDITORIAL por Alejandra Sandoval

Cuatro meses han pasado ya desde que el 21 de mayo, la Presidenta de la República anunciara al país el inicio de un proceso constituyente a partir de septiembre. Desde entonces – en rigor desde mucho antes, pero sin el efecto mediático actual – hemos asistido y participado de un incipiente debate, en torno al futuro constitucional que nos espera.

Una nueva Constitución es un pacto social fundado en acuerdos políticos y sociales en la perspectiva del interés común, de tal manera que debemos aspirar a que contenga acuerdos estables y representativos de la voluntad popular.

Muchos han sido los que han abordado el análisis en torno a este desafío, donde cabe distinguir a los rigoristas-procedimentales, quienes – con matices – concentran la discusión en torno a la inviabilidad de alternativas distintas a la Asamblea Constituyente, y los esperanzados, quienes conscientes de la necesidad de sustituir o reformar profundamente la actual Carta Constitucional, asignan la prioridad en el fondo, más que en la forma.

Lo cierto es que, afortunadamente, el debate ya se encuentra instalado, y no existe en el espectro social una voz sinceramente convencida de lo contrario. Si bien es cierto que como instrumento jurídico la actual Carta funciona aún, y podría seguir funcionando, cierto es también que esta, como expresión del pacto social, ya no responde a las necesidades que plantea el Chile contemporáneo.

Demostración de aquello – sin entrar en el prolongado debate sobre su legitimidad en cuanto al pacto social que debería subyacer – resulta ser el enorme trabajo de ajustes y reformas, más y/o menos profundas que desde 1989 se le han aplicado, sin que satisfaga a la mayoría del país.

Para septiembre queda poco, y aunque han mediado ya anuncios que advierten sobre la excesiva duración del proceso, lo imperioso es comenzar cuanto antes. Lo primordial es dar por iniciada, formal e institucionalmente, una discusión y un proceso que ya no puede seguir esperando. Desarrollar el debate es una necesidad social indispensable para seguir avanzando en la construcción de un Chile más justo, efectivamente laico en su institucionalidad política, y más democrático.

Instalar en la agenda de desarrollo la formulación de una Nueva Constitución, fruto de un pacto social, es una verdadera necesidad, sobre todo cuando hay grandes desafíos en la agenda país que no pueden enfrentarse sin el concepto ordenador que corresponde a una Carta Magna pensada para la democracia.

Como una contribución al debate que deberá darse en el país, revista Iniciativa Laicista ha pedido a distintas personas que reconocen la importancia de la laicidad en las instituciones del Estado, y que tienen un irrenunciable compromiso democrático, además de una manifiesta adhesión a la profundización de los derechos humanos, para que entreguen su reflexión sobre el proceso constituyente y  los objetivos esperados en una nueva Carta Magna, planteamientos que ponemos a disposición de nuestros lectores.

SUMARIO:

Asamblea Constituyente: La frustrada experiencia de 1925. Manuel Romo del Comité Editorial de Iniciativa Laicista

Nueva Constitución y reforma constitucional. Francisco Zúñiga Urbina. Abogado, académico y constitucionalista

Conciencia de un cambio constitucional. Leslie Sánchez Lobos. Abogada, Doctora en Estado de Derecho y Gobernanza Global

Reflexiones sobre un proceso constituyente para Chile. Julio Muñoz Villa. Abogado, Cientista Político y Profesor de Derecho Constitucional

¿Por qué una nueva Constitución? Alejandra Placencia Cabello. Profesora de Filosofía y Concejal de Ñuñoa

Cambiar la Constitución de 1980: poder y orden en disputa. Danny Gonzalo Monsálvez Araneda. Historiador y Académico de la Universidad de Concepción

Libertad de Expresión y Derecho a la Comunicación en la Constitución Política. Ethel Pliscoff. Comité Editorial de Revista Iniciativa Laicista

Hacia la renovación de la relación Iglesia-Estado. Rvdo. Dr. Jorge Cárdenas Brito. Moderador del Sínodo de la Iglesia Evangélica Presbiteriana de Chile

Nueva Constitución y la oportunidad de un verdadero Estado laico. Marcela Sandoval Osorio. Periodista, Especialista en Derechos de Género y Derechos Humanos, Secretaria General de Revolución Democrática

Reforma constitucional y movimientos sociales. Marcelo Carvallo Ceroni. Arquitecto, ex Subsecretario de Planificación y Cooperación y ex Subdirector de Chile Barrios

La crisis institucional y la necesidad de una nueva Constitución. Gonzalo Herrera del Comité Editorial de Iniciativa Laicista


Pulse sobre esta imagen para acceder al PDF con el contendio completo de la revista:

Iniciativa Laicista 2015 agostoIniciativa Laicista Especial 5 2015 agosto

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...