Inglaterra y Gales: Diez años después de la abolición de la blasfemia, la libertad de expresión aún necesita defensa

Diez años después que se aboliera el delito de blasfemia en Inglaterra y Gales, Stephen Evans argumenta que la libertad de hablar críticamente sobre creencias que otros consideran sagradas está lejos de estar asegurada.

Esta semana marca el décimo aniversario de la abolición de los delitos de blasfemia y difamación blasfema en Inglaterra y Gales.

Su abolición en 2008 fue la culminación de los 140 años de campaña de NSS (National Secular Society, Sociedad Nacional Laica), en la cual uno de nuestros presidentes anteriores, George William Foote, cumplió condena en prisión por publicar material «blasfemo» en el Librepensador (the Freethinker).

Por lo tanto, era apropiado que el NSS desempeñara un papel prominente en deshacerse de las leyes sobre blasfemia, ayudando a nuestros asociados honorarios en el Parlamento, Evan Harris y Lord Avebury, a redactar la enmienda al Proyecto de Ley de Justicia Penal e Inmigración que eventualmente llevó a los diputados a votar la abolición de los delitos de blasfemia por 378 votos contra 57.

Para celebrar la abolición, el NSS organizó una fiesta en la que sir Ian McKellen leyó en voz alta «El amor que se atreve a pronunciar su nombre». Este poema de James Kirkup fue objeto de la última acusación por blasfemia en 1977, cuando Gay News lo publicó, y su editor, Denis Lemon, recibió una sentencia de nueve meses de cárcel.

Pero estaba claro que la libertad de hablar libremente sobre creencias o deidades que otros consideraban sagradas estaba lejos de ser ganada. Desde el caso Rushdie en 1988, hemos visto surgir una ley de facto sobre la blasfemia, impuesta por la intimidación y la siempre presente amenaza de violencia.

El mismo año en que se abolieron las leyes contra la blasfemia, la editorial estadounidense Random House lanzó la novela La joya de Medina después de recibir «consejos de advertencia» de que su publicación «podría ser ofensiva para algunos en la comunidad musulmana, pero también que podría incitar a actos de violencia por un segmento pequeño y radical «. Después de que la editorial británica Gibson Square anunciara planes para publicar el libro en el Reino Unido, una bomba de gasolina fue arrojada por la puerta de la casa del editor, que se convirtió en la sede de su editorial. Después del intento de incendio premeditado, la publicación del libro fue «pospuesta indefinidamente» y hasta el día de hoy nunca se ha publicado en el Reino Unido.

Unos años más tarde, el irreverente webcomic «Jesus & Mo» llegó a los titulares después de que miembros de un grupo de estudiantes recibieran órdenes de su universidad de cubrir sus camisetas con dibujos de Jesús y Mohammad. Entonces, Channel 4 News eligió censurar a Mohammed de una tira de «Jesus & Mo» diciendo que no quería «ofender a su audiencia».

Una razón por la que podría no querer «ofender» fue ilustrada el año siguiente cuando dos pistoleros islamistas ingresaron a la sede de Charlie Hebdo en París, que publicaba regularmente dibujos animados de Mohammed, y abrieron fuego, matando a doce personas.

Más tarde, ese mismo año, Bath Student Union y capellanes universitarios bloquearon un boceto de una comedia estudiantil con material sobre Mahoma y Jesús porque causó «gran ofensa», mientras que una exhibición de dibujos animados del Profeta Mahoma fue cancelada en Londres después de que los servicios de seguridad avisaran a los organizadores que había una «posibilidad muy real de que las personas pudieran ser heridas o asesinadas, antes, durante y después del evento».

¿Quién necesita leyes sobre la blasfemia cuando se puede crear un clima en el que las personas se sienten intimidadas por la sumisión y el silencio por parte de aquellos que creen que tienen derecho a no ver ofendida su sensibilidad religiosa?

Sin embargo, en el reciente lanzamiento de la Revisión de la Ley de Igualdad, me llamó la atención cómo muchos de sus patrocinadores parecían estar presionando para algún tipo de legislación adicional para proteger específicamente a los musulmanes de la «islamofobia». Según el diputado Naz Shah, «la islamofobia está creciendo a un ritmo sin precedentes. Debemos fortalecer la ley de igualdad para garantizar que la discriminación contra los musulmanes sea ilegal». Esto es desconcertante, porque la Ley de Igualdad ya hace que sea ilegal discriminar o tratar a alguien injustamente debido a su religión o creencia, o su falta de religión o creencia. Las leyes contra el odio también prohíben la incitación o los actos de violencia u hostilidad dirigidos a las personas debido a quiénes son o se perciben como tales. Entonces, ¿qué nuevas protecciones adicionales para los musulmanes están buscando estos activistas?

Las restricciones religiosas a la libertad de expresión, ya sea por parte del Estado o autoimpuestas, también son peligrosas porque corroen la democracia. La libertad de expresión es el derecho humano fundamental que sustenta todas las libertades civiles.

Nadie tiene el derecho a no ser ofendido. Sin embargo, desde la abolición de las leyes sobre la blasfemia en Inglaterra y Gales, hemos visto innumerables intentos de suprimir la libre expresión por motivos de blasfemia u ofensiva. Con demasiada frecuencia, estos intentos han sido apoyados por los llamados «liberales». Con leyes de blasfemia o leyes de no blasfemia, no podemos darnos el lujo de ser complacientes. Si tienes algo crítico que decir sobre religión, alguien en algún lugar quiere callarte. El extremismo islámico y el surgimiento de la extrema derecha antimusulmana en Gran Bretaña están proporcionando nuevas justificaciones para la censura. Esto no debe ser tolerado. El debate y el cuestionamiento siempre deben ser el primer recurso ante visiones extremas u objetables. Diez años después de la abolición de las leyes sobre blasfemia, el derecho a ofender aún necesita defensa.

Fuente: https://www.secularism.org.uk/opinion/2018/07/ten-years-on-from-the-abolition-of-blasphemy-free-speech-still-needs-defending

Publicado: miércoles, 11 de julio de 2018 por Stephen Evans (director ejecutivo de la National Secular Society, Sociedad Nacional Laica)

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...