Informe del Vaticano sugiere recluir y no expulsar a sacerdotes acusados de abusos

Expertos que participaron en su elaboración dicen que las políticas de tolerancia cero son un «desastre» y recomiendan mantener al interior de la Iglesia -aunque alejados de los niños- a curas pedófilos.

El Vaticano hará público en las próximas semanas un informe sobre la manera de abordar los abusos sexuales al interior de la Iglesia Católica, que cuestiona la "tolerancia cero" como el mejor camino para hacer frente al problema. Según la agencia Catholic News Service, vinculada a la conferencia episcopal norteamericana, el documento sugiere que la sociedad está más segura cuando los sacerdotes pedófilos son mantenidos al interior de la Iglesia y recluidos, y no cuando son expulsados.

El informe, de 220 páginas, titulado "Abusos sexuales en la Iglesia Católica: perspectivas científicas y legales", será publicado por la Pontificia Academia para la Vida. Según confirmaron fuentes vaticanas a la agencia Associated Press, el trabajo se distribuirá en las próximas semanas a todas las conferencias episcopales y fue elaborado a partir de las conclusiones de un seminario realizado a puertas cerradas en abril pasado en el Vaticano y en el que participaron expertos no católicos de muchas partes del mundo.

Según la agencia Catholic News Service, el informe hace un análisis de las causas del abuso de menores entre sacerdotes y cuestiona la estrategia de tolerancia cero impulsada por el episcopado de EE.UU. Un hecho confirmado por sicólogos que participaron en la elaboración del documento. "La mayoría de los expertos que estuvieron presentes (en el seminario) no simpatizaban con las políticas de tolerancia cero", reconoció a AP el sicólogo Karl Hanson, asesor del gobierno canadiense en tema de abusos de menores.

Cuestionan tolerancia cero

Para el siquiatra canadiense William Marshall, quien también participó en el seminario, la tolerancia cero es "un desastre". Marshall, quien ha tratado a sacerdotes pedófilos, asegura que no es posible confiar en que un cura no volverá a cometer abusos "si uno lo echa de la Iglesia, ya que así lo que se hace es que pierda su trabajo, sus ingresos, sus beneficios en salud y todos sus amigos". En ese caso, además, "el sacerdote no va a tener ningún tipo de tratamiento", sostuvo. Para el siquiatra, la política de expulsar a los sacerdotes que cometen abusos -y que está siendo aplicada por muchas diócesis de EE.UU. luego de los escándalos de 2002- puede incluso ser peligrosa. Según él, eso lleva a enviar a la sociedad a abusadores sin control por parte de la Iglesia. Una de las razones del rechazo a la tolerancia cero sería el bajo índice de mejoría de los abusadores. Las terapias más exitosas lograron reducir la reincidencia sólo de un 17% a un 10%, según estudios. Por eso, para los expertos resultaría más efectivo recluir a los sacerdotes pedófilos y ofrecerles tratamiento en lugar de expulsarlos de la Iglesia.

En el documento también se proponen técnicas sicológicas para intentar prevenir los casos de abusos en la Iglesia en los postulantes a los seminarios y se sugiere a las diócesis tener más contacto con el mundo científico. "El objetivo es entender el fenómeno, sus diagnósticos, terapias y cómo estas personas pueden ser rehabilitadas", comentó a AP Elio Sgreccia, vicepresidente de la Pontificia Academia para la Vida.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...