Indultos de Semana Santa: ¿Gracia ‘divina’ o disparate legal?

En una década los distintos gobiernos han dado la libertad a 150 presos en Semana Santa

De los once indultados este año seis seguían en prisión por delitos contra la salud pública

Semana Santa es sinónimo de devoción, fervor, descanso, vacaciones, operación salida. En las carreteras y también en las prisiones. Como cada año, el ministro de Justicia ha procesionado hasta el Consejo de Ministros para presentar la redención de los presos propuestos por diferentes cofradías de penitentes que jalonan toda España. En esta ocasión, el Gobierno ha concedido 11 indultos con motivo de la Semana Santa. Una tradición. Así lo ven los devotos. Un anacronismo, según muchos otros. Cada año, procesión de polémica.

«Los reos cumplen los requisitos de cualquier indulto ordinario, en los que concurren razones de justicia, equidad o utilidad pública», defienden desde el Gobierno. En la última década, el Ejecutivo ha indultado por Semana Santa más de 150 reos, destacando los 17 de 2011, los 19 de 2012 y 2014 o los 21 del año 2013. Socialistas y populares han mantenido la tradición.

«Es una costumbre ancestral y confesional que han seguido cada año todos los Gobiernos de la democracia, sin tener en cuenta la vulneración de, al menos, tres principios constitucionales», explican de la asociación Europa Laica.

«Estos indultos privilegian a los devotos y a las entidades de una determinada doctrina religiosa que, con ello, gozan de unos derechos diferentes al resto. Principio que se vulnera: ‘Todos somos iguales ante la ley’. A la vez, consideramos un disparate político y jurídico este privilegio, que no respeta la neutralidad estatal en materia religiosa: ‘Ninguna confesión tendrá carácter estatal’», añaden.

Frente a esta postura, las cofradías defienden el perdón. En 2015, de los 11 indultados, cuatro corresponden a Andalucía, tres a hermandades de la Comunidad de Valencia, dos a Aragón y otros dos a Castilla y León. La decisión afecta a seis condenados por delitos contra la salud pública, dos por robo con violencia, uno por atentado a la autoridad, otro por tráfico de drogas y uno más por revelación de secretos.

«Nuestra cofradía destaca por su labor social y humanitaria y lo demuestra pidiendo todos los años el indulto de un recluso del Centro Penitenciario de Teruel. Algo de lo que nos sentimos tremendamente orgullosos y a día de hoy seguimos cumpliendo con esta tradición», describen desde la Hermandad de Jesús Atado a la Columna y de Nuestra Señora de la Esperanza de Teruel.

‘Motivo de gran orgullo’

«Nuestra hermandad, fiel a su espíritu trinitario de redención y esperanza hacia las almas cautivas que luchan diariamente por su libertad e integración social ha conseguido consolidar una petición de indulto. Es motivo de gran orgullo la consecución de esta medida», apuntan desde la Hermandad de la Santísima Trinidad de Sevilla.

Este año, uno de los indultos más polémicos ha sido el concedido a la Cofradía Penitencial de Nuestra Señora de la Piedad de Valladolid. Según adelantó el blog El BOE nuestro de cada día, este reo fue sentenciado por facilitar miles de datos personales de los archivos de la Seguridad Social a agentes de la Guardia Civil y Policía Nacional y al jefe de seguridad de El Corte Inglés. Preguntados a este respecto, desde la Cofradía rechazaron realizar cualquier comentario sobre este caso concreto.

«Pensamos que de acuerdo a nuestros estatutos hay personas que pueden ser merecedoras de una recompensa. En ellos, para tramitar la solicitud no deben figurar delitos de sangre, de violencia de género o contra la salud pública. Así nos regimos», sí explican a este diario desde la Cofradía Penitencial de Nuestra Señora de la Piedad de Valladolid. Hace un año, tramitaron y concedieron el indulto para un director de una oficina de un banco que robó 30.000 euros a un cliente.

«Se está hablando mucho sobre nuestros indultados. Nosotros no conocemos a la persona en cuestión hasta la víspera del Jueves Santo, donde se hace un acto, con el reo con la cara tapada, en compañía de gente de la judicatura», añaden. «Los medios viven de crear polémica. Ojalá los indultos perduren en el tiempo. Cada vez lo tenemos más difícil, pero afortunadamente lo estamos consiguiendo».

Este año la Cofradía había solicitado dos indultos. Sólo se le ha concedido uno. El trabajo empieza en septiembre, en colaboración con la Audiencia Provincial de Valladolid y la prisión de Villanubla. El mecanismo es el mismo para todas las hermandades. Se estudian diversos expedientes y los escogidos se hacen llegar a la sección de indultos del Ministerio de Justicia. Después el Gobierno hace público cuáles concede.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...