Individualización, la revolución laica de los europeos

Los valores de la individualización dependen probablemente de un alejamiento de la idea de una norma trascendental, de un orden divino, vinculante para el hombre y la sociedad.

Una encuesta publicada en ‘Le Monde’ como base del artículo ‘L'individualisation: la révolution silencieuse des Européen’ pone de manifiesto que Europa solo se puede construir en base a una interconexión y armonización entre la individualización y la ética social. Que conjugue la libertad de decisión y la individualización con una existencia orientada a los demás, que de sentido a la vida.

Este amplio estudio sobre diez valores del Viejo Continente revela el creciente deseo de autonomía. Pero no en todas partes ni con el mismo ritmo.

Del matrimonio homosexual a las decisiones impuestas desde arriba, en Estambul como en Notre-Dame-des-Landes, del derecho a la eutanasia a las nuevas formas de democracia participativa, es difícil no ver las aspiraciones de los europeos a la autonomía y la libertad de decisión.

Esta gran individualización activa es una revolución silenciosa de valores. Cubre todas las áreas de la vida. La familia ha evolucionado, especialmente en Europa occidental, rompiendo con el modelo tradicional en favor de un modelo de relación libremente elegido entre los individuos. Las expectativas de las relaciones de trabajo también están cambiando en su combinación cuantitativa y cualitativa: deben responder a la realización personal y no únicamente a un buen sueldo. La sociabilidad responde más a la afinidad, cada uno trata de desarrollar su red de relaciones acorde a sus gustos, más que por las obligaciones sociales. Lo mismo ocurre con los valores políticos: las grandes divisiones ideológicas debilitan la protesta, pero la acción política (reivindicaciones, manifestaciones…) tienden a incrementarse. La religión es cada vez menos central en la estructuración de los valores; las creencias religiosas no desaparecen, sino que se convierten más flexibles y a la carta.

La individualización debe distinguirse cuidadosamente del individualismo que consiste en centrarse en el interés propio sin tener en cuenta a los demás. Si el individualismo parece bastante estable, la individualización se desarrolla, especialmente en torno al deseo de cada uno para construirse como una persona autónoma, sin estar limitada por las instituciones religiosas, políticas o de presión normativa del entorno social y familiar. La individualización puede estar muy bien combinada con los valores de tolerancia hacia los demás y la apertura al mundo.

El desarrollo de la individualización es todavía muy desigual en Europa. Es muy confuso en los países escandinavos, pero también en los Países Bajos y Francia. Pero es bastante alto en Europa occidental, con la excepción de Italia, Irlanda y Portugal. Los valores de individualización son mucho menos comunes en los países del este y sur de Europa.

La individualización se relaciona con factores económicos. Su situación geográfica unida a la riqueza del país. Todo indica que la búsqueda de la autonomía es más pronunciada cuando el nivel de vida es alto, las personas desarrollanaspiraciones cualitativas si no tienen que asegurar su subsistencia. La individualización también se correlaciona con el gasto social nacional. La protección contra los riesgos sociales -favorecida por el desarrollo económico- puede también contribuir a la construcción de la autonomía individual.

Si el desarrollo económico es probablemente una condición necesaria para el aumento de los valores de la individualización, no es una condición suficiente. Otros factores son determinantes, incluyendo los orígenes religiosos culturales. Es en los países de tradición protestante son en los que la individualización más florece, mientras que los musulmanes y los países ortodoxos están muy rezagados. Más allá de la religión tradicionalmente dominante en un país, el grado medio de la religiosidad, también es nivel muy explicativo de individualización. El mapa muestra que cuando la religiosidad está más desarrollada, la individualización se extiende menos. Es en las áreas geográficas de Europa, Francia es una de ellas, donde la individualización más creció en los últimos años. Los valores de la individualización dependen probablemente de un alejamiento de la idea de una norma trascendental, de un orden divino, vinculante para el hombre y la sociedad.

La matriz religiosa de las culturas -con una más ortodoxa protestante del norte de Europa, predominantemente católica en el centro y sur, y este y sureste musulmana- no sólo influye en la individualización, sino también en otros fenómenos que están más o menos relacionados. La responsabilidad cívica y el interés en los asuntos públicos, la política y la participación comunitaria, la confianza en los demás y en las instituciones se valoran más en el norte que en el sur. La brecha entre un Occidente tolerante y un Oriente más tradicional permite también explicar una visión de que en el oeste se dibuje una visión más abierta de los miembros de la familia. La aceptación del suicidio, la eutanasia o el adulterio progresa en los países del oeste, mientras que las costumbres liberales se estancan en el este y en ocasiones incluso disminuyen. El apoyo a las nuevas formas de vida de pareja es mucho menos respaldado en el sur y el este de Europa, donde el modelo de matrimonio tradicional sigue siendo muy influyente.

En general, los europeos evolucionan en sus sistemas de valores, el deseo de autonomía también conduce a reclamar y comparar diferentes formas de convivencia. Pero estos acontecimientos son a ritmos muy diferentes en los distintos países. Los resultados del estudio no confirman que los valores de los europeos se hayan aproximado entre 1981 y 2008. La cultura nacional, profundamente arraigada en la historia, no se transforma más que lentamente. Y los individuos, si aspiran a una mayor libertad de elección, también están muy influenciados por su entorno social.

Confianza instituciones políticas 2013

Archivos de imagen relacionados

  • Confianza instituciones políticas 2013
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...