Incorrecto, irrespetuoso e inmoral

ACABA de ocurrir en Zamora un hecho insólito para los tiempos que corren (o que debían de correr). Resulta que una cofradía de Semana Santa (la de Nuestra Madre de las Angustias) propuso a la Diputación que aceptara el nombramiento de Hermana Honoraria de dicha asociación.

Y resultó que todos los votos, menos el de IU, aceptaron tal honor.

Subyace en todo esto una concepción tan diferente de la vida, y no solo de la política, que es bueno que se sepan las razones del NO; ya que las del sí parece que le es mas fácil a cada mortal entenderlas (tal y como están las cosas y las entendederas).

Nos parece a algunos que aceptar tal ofrecimiento ha sido incorrecto, irrespetuoso e incluso amoral (carente de moral).

Tal vez el lector, esté, de buena fe (y nunca mejor dicho) discrepando en su interior, pero… medítese.

Es incorrecto que una institución que representa a todos los habitantes de la provincia (y por tanto de todos los credos y religiones) acepte un nombramiento que le vincula estrechamente con una de esas creencias.

A parte de que además, sienta precedentes. ¿No empezarán a hacer cola distintas cofradías para otorgar y recibir ese honor, llegando así la cosa a desvirtuarse aún más?

Lo correcto era: ante el delicado y exquisito detalle de tal cofradía proponiendo se acepte tal designación, que toda la Corporación conteste agradeciendo tal honor, y disculpándose por no poder aceptarlo, en aras a la corrección, que como tal entidad política y por tanto sin confesión propia (aconfesional), debe mantener.

Pero es que además, haber aceptado ese nombramiento es irrespetuoso. Es decir falta al respeto a los no creyentes de esta fe.

Viviendo el ambiente en que se vive, y partiendo de la enseñanza católica que recibimos, no estamos capacitados para notarlo; pero se ponen dos ejemplos que hagan ver que estas cosas hacen chirriar los oídos de la razón.

¿Cómo caería que una supuesta cofradía de los Beatíficos Padres de Buda, en base a que le vendría bien (como dice la propuesta en cuestión: «Enriquecería su larga tradición histórica») hubiese pro-puesto lo mismo?

Pues, se les agradecería el detalle y ya está.

Y por supuesto, se entendería de perlas el «no aceptar»… «como no somos budistas».

El otro ejemplo: Este en honor a los ateos:

¿Qué haríamos si los que hacen la propuesta son de toda la vida de la provincia y ofrecen a la Diputación ser la hermana mayor de las Peñas del Toro Enmaromado?

A que chirría la propuesta.

Pues así chirría la decisión de la Diputación (aceptando) a los ojos y oídos de las minorías.

Pero es que, haberlo aceptado es amoral:

Forma parte de esa carencia de moral (el aceptar) que hizo que durante la última dictadura se nombrara a la Virgen del Pilar, Capitana General de los Ejércitos Nacionales.

Esa falta de moral que permite utilizar lo sagrado para fines paganos (y en la Diputación, aceptando, hubo algo de. eso).

Que la cofradía quisiera premiar, con su distinción, a quien ellos creen le dio a la Semana Santa tantos bienes (materiales), es lógico; pero que los políticos sigan dando pasos que acrecientan ese confusionismo entre el dinero y el espíritu (confusionismo tan grande que la gente olvida que la subvención a una Semana Santa, no procede de la devoción, sino del fomento del turismo, y tiene el mismo valor espiritual que la subvención a los carnavales de Toro); que se sigan dando pasos en ese confusionismo es amoral.

Y es más, un acto así, y lo digo a los que no lo ven claro por ser católicos y lo digo desde el recuerdo del ateo que fue creyente, es del mismo calibre que los que motivaron que Jesús (el Hijo de la Madre de las Angustias) la emprendiera a golpes con los mercaderes y fariseos que estaban utilizando su templo (la casa de Dios) para realizar sus negocios. Negocios de este mundo.

FRANCISCO MOLINA (*) (*) Diputado provincial de IU. La Opinión de Zamora. 1996

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...