Importante, situar claramente el principio de laicidad de la Carta Magna

El pasado 30 de Octubre de este año 2011, el semanario arquidiocesano “Desde la fe”, órgano de comunicación de la iglesia católica, publicó una editorial titulada: “Vergüenza legislativa.” 

En la mayor parte del contenido de la editorial en comento, se profieren una gran cantidad  de insultos e injurias en contra de la Cámara de Diputados, órgano legislativo del Estado Mexicano. 

De esta manera, encontramos señalamientos que denigran y ofenden el tan importante papel que a lo largo de su devenir histórico ha desempeñado esta institución parlamentaria en beneficio de México. 

Y es que pareciera que los autores de este ignominioso escrito, no quisieron ver lo fundamental que para nuestro Pueblo ha representado el trabajo parlamentario que se lleva a cabo en la Cámara de Diputados, y que constituye una de las fuentes de nuestro andamiaje jurídico y por tanto de las instituciones de la Patria.

De esta manera dentro de los comentarios infames que contempla esta editorial, encontramos el siguiente: “La Cámara de Diputados se ha convertido en una de las instituciones más desprestigiadas y despreciadas en la opinión pública nacional, debido a la falta de resultados y a la mediocridad de sus integrantes, siempre preocupados por sus mezquindades partidistas, siempre lejanos de la altura de miras para comprometerse con el desarrollo que el país necesita”.

En cuanto al quehacer legislativo que realizan los Diputados Federales como representantes de la voluntad de las ciudadanas y ciudadanos de México, esta editorial precisa que los mismos tienen una actitud indigna, que solamente están para insultar y calumniar a propios y a extraños, sin ninguna propuesta, sin ideas de por medio, con la única finalidad de romper cualquier acuerdo. La editorial en referencia, en este mismo contexto mencionó lo siguiente: “¿Quién puede pedir cuentas a los legisladores? El absurdo y el escandaloso fuero del que inmerecidamente gozan les hace sentirse intocables, buenos para criticar y malos para legislar.”

Frente a estas declaraciones vertidas en el Semanario Católico “Desde la Fe”, los Legisladores de las diversas corrientes políticas representadas en la Cámara de Diputados en la sesión del día 8 de noviembre fijaron posición al respecto.

Es así, que los Diputados señalaron que cuestionar al Estado Laico es una forma de increpar libertades y derechos individuales y colectivos que se han ido consolidando a lo largo de 200 años de vida independiente.

Recordaron, que la laicidad está ligada a la conformación de instituciones y formas democráticas de ejercicio del poder, que se ha logrado consolidar a través del diálogo, la negociación y la participación social.

Mencionaron también con respecto a la editorial, que la misma representa  un rompimiento bárbaro del Estado laico, que no había una declaración tan injuriosa contra una de las instituciones de la República desde el siglo XIX.

Exigieron, que la Secretaría de Gobernación haga lo que por ley está mandatada a hacer y actué en consecuencia frente a este atentado al Estado laico.

Precisaron, que se debe tener cuidado de aquellos conservadores que buscan confundir libertades con privilegios. Señalando que la intromisión de las instituciones religiosas en la vida política, es un privilegio que por nuestra historia, por nuestra república y por nuestro futuro, no podemos permitir.

Comentaron, que con el contenido de la editorial que publicó el semanario de la jerarquía católica, no sólo se desprestigia a una institución de la República, a uno de los poderes de la Unión, sino que se pretende de paso polarizar, dividir y encender los ánimos; en vez de construir, destruir.

Los Legisladores Federales comentaron, que en la pasada legislatura se presentó una iniciativa de ley para elevar a rango constitucional el carácter laico del Estado mexicano, reforma que es fundamental para asegurar un trato igualitario a los seres humanos que profesen diferentes religiones y convicciones, para mantener el respeto al ejercicio de los derechos ciudadanos, cualquiera que sea su pertenencia o no pertenencia a una religión, para elaborar normas colectivas libres de convicciones particulares, que estén por encima del Poder Civil y las instituciones públicas.

Asimismo, invitaron a la Cámara de Senadores para que vote favorablemente la minuta que reforma el artículo 40 de nuestra Constitución, que va a darle por fin y de una vez por todas, un carácter laico a la República.

Sin duda, el contenido de este libelo publicado en el semanario católico “Desde la fe”, contraviene de manera fundamental el principio de laicidad que debe imperar en nuestro País, contraviniéndose con ello el contenido del inciso e, párrafo segundo del artículo 130 de nuestra Carta Magna, mismo que señala: “Los ministros no podrán asociarse con fines políticos ni realizar proselitismo a favor o en contra de candidato, partido o asociación política alguna. Tampoco podrán en reunión pública, en actos del culto o de propaganda religiosa, ni en publicaciones de carácter religioso, oponerse a las leyes del país o a sus instituciones, ni agraviar, de cualquier forma, los símbolos patrios.”En razón de lo anterior, resulta fundamental que las autoridades competentes tomen cartas en el asunto para sancionar esta grave violación a lo mandatado por la Constitución General de la República.

Comparto con mis lectores, que en mi desempeño como Diputado Federal en la LX Legislatura, presenté iniciativa con proyecto de decreto para reformar el artículo 40 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y con ello reafirmar el carácter laico de nuestro País. Esta iniciativa fue aprobada en primera instancia por la Comisión de Puntos Constitucionales y posteriormente por el pleno de la Cámara de Diputados, actualmente se encuentra como minuta en el Senado de la República.

Estoy cierto, que es momento de situar de manera clara y contundente el principio de laicidad en nuestra Constitución, para de esta manera garantizar no únicamente la libertad de creer o no creer, sino también valores democráticos, como lo son: la pluralidad, la tolerancia, la inclusión y la libre manifestación de las ideas. Con ello, estaremos contribuyendo de manera sustancial en el avance de nuestra sociedad hacia una democracia plena.

En virtud de los lamentables decesos de funcionarios públicos federales, que aconteció el pasado 11 de noviembre, envío mis más sentidos deseos de pronta recuperación para sus deudos.

Pero expreso también, que en la renovación que por la desgracia acontecida se realice, quién asuma la nueva responsabilidad al frente de la Secretaria de Gobernación, deberá tener presente en su desempeño, una acción comprometida con los preceptos constitucionales de la laicidad del Estado Mexicano.

Alfonso R. Izquierdo Bustamante

Diputado Local, Presidente del Consejo Directivo Nacional

De la Fundaciòn Carlos A. Madrazo, A.C.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...