Iglesias vacías

La Iglesia evangélica de Alemania ha puesto a la venta varias de sus propiedades inmobiliarias a través de Internet. La compra de un antiguo templo por parte de una comunidad musulmana ha desatado una polémica en Hamburgo y en el resto del país, con protestas incluso de un pequeño grupo de neonazis.
El problema es más profundo y afecta a la Iglesia católica en toda Europa, también en España. Lo que está sucediendo es que los templos se están vaciando. Hoy, para muchos españoles, la Iglesia es solo un lugar para celebrar bautizos, comuniones, matrimonios y funerales. Cientos de templos cristianos se cierran en Europa por falta de fieles. Por eso se ven obligados a vender un patrimonio que ya no se utiliza para evitar su degradación.
A esto hay que añadir la grave crisis de vocaciones sacerdotales. La falta de curas españoles se solventa cerrando parroquias rurales y trayendo sacerdotes de otros lugares, sobre todo de América Latina, una región donde el poder e influencia de la Iglesia se asemeja al que tuvo en España hace décadas. La llegada de inmigrantes latinoamericanos y de países árabes tampoco ha supuesto un resurgir de la religión. La transformación de una iglesia en mezquita es un hecho curioso pero no representativo, a pesar de que algunos quieran agitar la bandera de la islamofobia.
La gente no está abandonando el cristianismo para hacerse musulmanes. Lo que sucede es que la religión tiene menos presencia. Es muy difícil creer en una Iglesia que predica la pobreza y la humildad y vive rodeada de lujos. Además, dicen estar de lado del débil y del oprimido mientras encubren casos de abusos sexuales a menores. Protegen a un personaje tan siniestro como Marcial Maciel, el fundador de los Legionarios de Cristo, que tuvo un retiro dorado dedicado a ‘una vida de oración y penitencia’ cuando debería haber sido juzgado. Ante tanta corrupción no debemos extrañarnos de que las iglesias estén cada día más vacías.
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...