Iglesias, unidas contra matrimonios homosexuales

La misa en la Catedral Metropolitana reunió ayer a representantes de las iglesias Ortodoxa, Evangélica y Católica, para mostrar su unidad contra las reformas que permiten las uniones de personas del mismo sexo y la posibilidad de adoptar.

En un mensaje del arzobispo primado de México, Norberto Rivera Carrera, que se leyó al término de la homilía dominical, se especificó que “no se puede obedecer primero a las leyes de los hombres que a Dios, porque él es la ley suprema”.

En su mensaje, el cardenal Rivera Carrera aseguró que “nosotros, pastores del pueblo de Dios, tampoco podemos obedecer primero a los hombres y sus leyes antes que a Dios, pues la ley suprema y perenne es la de Dios; toda ley humana que se le contraponga será amoral y perversa”.

El prelado mencionó que actualmente a los representantes de las iglesias se les quiere prohibir hablar en nombre de Jesús, predicar su doctrina y defender el vínculo sagrado del matrimonio.

Sin embargo, “no nos podemos callar, pues podremos escapar de los tribunales de los enemigos de Cristo, pero no evadiremos el tribunal supremo de Dios, quien nos pedirá cuentas de nuestra cobardía por avergonzarnos de su nombre”.

Norberto Rivera indicó que las leyes que se contraponen a Dios son inmorales y perversas, porque al ir contra su voluntad, terminan por llevar a la sociedad a la degradación moral y a su ruina.

El prelado señaló que México es un país que ama a la familia, porque es su célula fundamental y el centro de cohesión social, “es por ello que vemos con profunda preocupación cómo se ataca al matrimonio y cómo se burlan de los valores cristianos y de nuestras creencias más sagradas”.

El PRD revira contra Iglesia Católica

La secretaria general del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Hortensia Aragón, reconoció que las críticas de la Iglesia Católica contra el sol azteca, por haber apoyado los casamientos de personas entre personas del mismo sexo, puede impactar negativamente en los comicios de este año.

Sin embargo, subrayó que mantendrán la defensa de derechos, porque, advirtió, México no es Pakistán, país en el que los representantes religiosos dictan las leyes.

“Posiblemente sí (nos afecte en las urnas), yo no dejo esto al margen, lo que también hemos dejado claro es que no claudicaremos como lo hizo el PRI, en la defensa de los derechos y las libertades que dieron origen a lo que hoy en México y la defensa del Estado laico, eso no es moneda de cambio.

“No estamos en Pakistán, donde la Iglesia dicta las leyes. Requerimos de un Estado con libertades religiosas y participación en todos los ámbitos de acuerdo a la voluntad de las personas, con la definición muy clara de la laicidad y la participación de todos los actores políticos”, aseveró.

En entrevista, Aragón afirmó que representantes de la Iglesia Católica han confundido su posición sobre la unión de personas entre el mismo sexo, con el tema de la familia, el cual, a su consideración está superado desde las Leyes de Reforma.

“Lamento que la Iglesia Católica haya confundido nuestra posición, aclaro al mismo tiempo, que no es nuestro interés limitar el derecho a la discusión y que el acento lo hemos puesto en el debate que permita que sabiendo que tenemos posiciones diferentes, las cuales, se comparten en la sociedad mexicana”.

“La discusión sobre la familia viene desde la Reforma, y ha sido superada con la definición civil del concepto que está en la Constitución que difiere un tanto de la concepción religiosa y las Leyes de Reforma dan testimonio de ello, en tanto que se ha considerado una institución legal”, apuntó.

Los argumentos de ambas partes

"El pueblo de Dios no pueden obedecer primero a los hombres y sus leyes; la ley suprema y perenne es la de Dios"
Norberto Rivera, arzobispo primado de México.

"Entendemos pero no compartimos la diferencia que tiene la Iglesia; existen muchísimas uniones de esa naturaleza y lo que hace el Estado es legalizar sus derechos" Hortensia Aragón,
secretaria general del PRD.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...