Iglesias de California demandan al gobernador Newsom por prohibirles cantar en sus servicios por la covid-19

Varias iglesias cristianas presentaron una demanda contra el gobernador Gavin Newsom el 15 de julio, diciendo que las nuevas directrices del gobernador de California, que prohíben cantar durante los servicios bajo techo, violan sus derechos constitucionales.

El Departamento de Salud Pública de California anunció el 1 de julio las directrices para los lugares de culto y las ceremonias culturales, las que ordenan que deben “descontinuar los cantos en los interiores y las actividades de coro” y limitar la asistencia al 25 por ciento de la capacidad del edificio en los servicios en el interior o a un máximo de 100 asistentes, lo que sea menor, para frenar la propagación de COVID-19.

La iglesia Río de Vida en Oroville, la capilla del Calvario de Fort Bragg y la capilla del Calvario de Ukiah, figuran como demandantes en la causa, mientras que Newsom y la Oficial de Salud Pública de California, la doctora Sonia Angell, se encuentran entre los demandados. Las tres iglesias se encuentran en el norte de California.

“Prohibir el canto en las iglesias de California es un abuso de poder inconstitucional, y hacerlo en nombre de una pandemia es despreciable”, dijo el abogado demandante, Jordan Sekulow, a través de un comunicado. “Esta prohibición está claramente dirigida a la religión. Es claramente una violación de la Primera Enmienda y una violación directa de la libertad religiosa”.

La demanda dice que Newsom apoyó plenamente las protestas masivas en todo el estado, citando un posteo en Twitter del 5 de junio, en el que escribió que los manifestantes “tienen derecho a protestar pacíficamente”, pero no está transmitiendo el mismo entusiasmo por los cristianos evangélicos que desean ejercer su libertad de religión.

Cada iglesia celebra servicios de culto semanales que incluyen cantos, recitación de las escrituras y oraciones. Cantar y orar en voz alta “como un cuerpo de Cristo” es una parte esencial del culto, afirma la demanda, y poner restricciones a tales prácticas es una violación directa de sus derechos de la Primera Enmienda al libre ejercicio de la religión.

Newsom también está violando los derechos de las iglesias a la igualdad de protección bajo la ley, según la demanda, al hacer “distinciones arbitrarias entre individuos, basadas únicamente en diferencias que son irrelevantes para una objeción gubernamental legítima”.

Newsom y la oficina del gobernador no respondieron con comentarios antes de la publicación del artículo.

“Permítanme ser claro, el Estado no tiene jurisdicción para prohibir a las casas de culto que canten alabanzas a Dios”, dijo el abogado Robert Tyler a través de un comunicado.

Las directrices del gobernador prohíben el canto y los coros durante los servicios religiosos y los ensayos, incluso si las congregaciones siguen las recomendaciones de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), que fomentan el uso de mascarillas y el distanciamiento social.

Las directrices del estado citan una “mayor probabilidad de transmisión” de COVID-19 por “gotas contaminadas exhaladas” que se liberan a través de cantos o coros, por lo que recomiendan métodos alternativos de culto, incluyendo la transmisión por Internet.

El incumplimiento de la orden “se castiga con multa, prisión o ambas”, dice la demanda.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...