Iglesia anglicana: cisma asiático

La Iglesia Anglicana en el sudeste asiático anunció la suspensión de sus nexos con la diócesis estadounidense de New Hampshire, que designó al primer obispo abiertamente gay de la comunidad anglicana mundial.

El reverendo Yong Ping Chung, arzobispo primado del sudeste asiático, describió la homosexualidad como «un acto abominable contra Dios», que no se corresponde con las enseñanzas de las Sagradas Escrituras ni con la doctrina de la Iglesia.

El prelado agregó que el vínculo eclesial con la diócesis de New Hampshire podría reanudarse sólo si se revoca el mandato del obispo Gene Robinson, quien es abiertamente homosexual y vive con su pareja desde hace 13 años.

Robinson fue consagrado obispo en una ceremonia que tuvo lugar a principios de noviembre en el estadio deportivo de Durham, en New Hampshire, con la presencia de unas 4.000 personas, entre ellas 50 prelados estadounidenses.

Más lejos

El mes pasado, líderes eclesiásticos anglicanos de los países en desarrollo emitieron una declaración deplorando la consagración de Robinson.

Pero los anglicanos del sudeste asiático, a quienes tradicionalmente se les asocia con ideas conservadoras, han ido más lejos.

Representantes de las iglesias de Malasia, Singapur, Tailandia, Vietnam, Indonesia, Camboya, Laos y Nepal votaron por unanimidad suspender sus relaciones con la diócesis de New Hampshire.

La ruptura ocurre a pesar de que la Iglesia anglicana pidió a sus fieles, unos 80 millones en todo el mundo, tratar a los homosexuales, bisexuales y transexuales «con compasión» y a considerarlos «iguales» como cristianos.

Un documento sobre sexualidad humana, elaborado por la Cámara de Obispos Anglicanos y dado a conocer en la capital británica, sugirió iniciar un debate acerca del tema de la homosexualidad dentro de la comunidad anglicana mundial.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...