Humberto Lagos: “Transformar las iglesias en partidos políticos es el peor desastre posible”

Definido como cristiano protestante, el sociólogo experto en historia de las religiones conoce de cerca la situación de las iglesias evangélicas. Señala que con las divisiones que hay entre las distintas entidades, nadie puede arrogarse la representación del mundo evangélico, menos en un escenario electoral.

Desde su oficina ubicada frente al Palacio de La Moneda, el doctor en sociología Humberto Lagos Schuffeneger, dice que prefiere hablar en su calidad de experto en la historia de las religiones, más que como director de la Oficina Nacional de Asuntos Religiosos (Onar), repartición gubernamental que sirve de puente entre el Estado y las distintas entidades religiosas y que elabora las reformas a la Ley de Culto de 1999.

¿Qué le pareció lo que ocurrió en el Tedeum evangélico, donde hubo críticas directas a la Presidenta?

Ese fue un domingo aciago. Lo que pasa con el servicio de acción de gracias evangélico es que no se dio la lógica de lo que es una reunión de oración y hubo un comportamiento que fue tremendamente criticado también en las propias iglesias evangélicas. Numerosas iglesias presentaron sus excusas a la Presidenta de la República. Los únicos que no dieron excusas fueron los de la Primera Iglesia Metodista Pentecostal.

El Concilio Nacional de Iglesias Evangélicas dijo después que rompían relaciones con el gobierno…

Se llama concilio, pero la única que está es la Primera Iglesia Metodista, el resto son unas poquitas personas. Fue un comportamiento absolutamente indebido. Aparte de los insultos, si había necesidad de mencionar algunos temas, eso debía hacerse con otro lenguaje. Además, eso se transformó en una proclamación política relacionada con el hijo del obispo (Eduardo) Durán, que es candidato a diputado. Él debió restarse, pero quería posicionar a su candidato que es Sebastián Piñera.

¿Hay un cambio de poder en las iglesias? Antes el obispo Emiliano Soto tenía más influencia, pero ahora Durán se ve con más peso…

Hay otras iglesias, como la Iglesia Pentecostal de Chile o la Iglesia Evangélica Pentecostal, que son las grandotas. Pero piensa que hay cerca de 3.000 iglesias evangélicas. Tienes obispos con 700 organizaciones a lo largo de Chile. Aquí los juegos obispales de poder no se manejan como se manejaban antes. Un dato sociológico relevante: hace 30 años no más del 5% de hijos de familias evangélicas llegaban a la universidad, hoy esa cifra supera el 50% y en la medida que los jóvenes tienen profesiones son más independientes respecto de su participación religiosa. La influencia de los obispos para definir posiciones electorales es cada vez menor, sobre todo cuando se choca con temas tan delicados como intentar clericalizar la política o, en este caso, ideologizar la fe. Transformar las iglesias en partidos políticos es el peor desastre que puede suceder.

¿Pero la iglesia del obispo Durán es la que controla la catedral?

La Catedral Evangélica es de la Iglesia Metodista Pentecostal, que se edificó en los años 60. En los últimos años han tenido luchas internas entre ellos. Hoy tienen relativa importancia, pero no la misma que tenían en la dictadura cuando apoyó incondicionalmente al régimen militar con el obispo Javier Vásquez. Un apoyo absoluto el año 74 en el edificio Diego Portales de evangélicos que decían que Pinochet era el ‘enviado de Dios’. Cuando el cardenal Silva Henríquez creó la Vicaría de la Solidaridad, Pinochet se acercó a los evangélicos para generar ciertos equilibrios y se creó ahí el Tedeum evangélico.

¿Está cuestionada esa instancia?

Claro, quedó un cuestionamiento que es complejo, hay que recordar que en el gobierno del presidente Lagos un servicio de acción de gracias se reemplazó y se hizo en Curicó. Y lo más probable es que en un futuro se tomen determinaciones de este tipo.

Reformas a la Ley de Culto

Desde fines de los 80 los evangélicos están en notorio crecimiento y hoy representan entre el 18% y 20% de los chilenos, y en el pueblo mapuche el 37% se reconoce como evangélico, señala Lagos. “Pero con todo este tema de la atomización de las iglesias, quien hable y diga ‘yo represento a la Iglesia Evangélica’ está mintiendo”.

¿Cuál es el balance de la Ley de Culto de 1999, en la cual usted participó en sus orígenes?

Permitió que no se siguiera con el trato discriminatorio. Antes la Iglesia Católica era una persona de derecho público y a las minorías religiosas se las trataba como corporaciones de derecho privado. Estas últimas no pueden utilizar lenguaje religioso, no pueden decir “obispo” o “pastor”, no pueden efectuar matrimonios válidos ni crear corporaciones o fundaciones asociadas. Pero con la Ley de Culto 19.638, el Estado reconoce la calidad de persona de derecho público a las entidades religiosas que hagan las presentaciones respectivas. Se reemplaza el principio de la tolerancia por el principio del reconocimiento. Esta norma ya lleva 17 años y alrededor de 3.200 entidades religiosas se han acogido a esta ley y otras mil están en trámite.

¿Hay iglesias evangélicas que no dan el salto de transformarse de derecho privado a derecho público?

Diría que son pocos los casos. Lo que sí ocurre es que la gran mayoría aún sigue manteniendo vigentes sus corporaciones de derecho privado, porque hubo dificultades en el tema del traspaso de bienes raíces. Ese fue un tema, los bienes raíces pertenecen a las corporaciones y no a las iglesias.

¿Las personas de derecho público rinden algo en materia de financiamiento o transparencia?

Absolutamente no. Esa es la diferencia con las corporaciones que tienen que entregar informes anuales al Ministerio de Justicia.

¿Cuál es la reforma que se prepara a la Ley de Culto?

Queremos perfeccionarla. Se ha escuchado a las entidades religiosas para avanzar en materia de igualdad y es probable que exista un proyecto en este gobierno. Algunos plantean darle mayor autoridad al Ministerio de Justicia para que las entidades informen sus modificaciones, también para que se ordenen las iglesias que siguen manteniendo corporaciones de derecho privado, para que traspasen sus bienes.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...