Huelga de alumnos ante el boicot de un padre a los símbolos religiosos

Los estudiantes del colegio Zona Norte de Vélez Málaga no irán a clase los lunes

COMENTARIO: Sorprende la respuesta de un grupo de madres y padres de este colegio ante la valiente actitud de un padre defendiendo la laicidad de la escuela retirando símbolos y celebraciones religiosas que vulneran la libertad de conciencia de su hija. Un derecho que no puede ser atacado por muchos profesores o padres a quienes no les guste, pues se trata de un derecho fundamental. No entendemos cómo esa defensa de una escuela laica puede afectar, pues se trata de que el colegio mantenga una actitud acorde con lo que es común a todos y no realice actividades o coloque simbología que sólo es de una parte, por grande o pequeña que pueda ser. Aquí no se trata de decir que por UN sólo padre hay que quitar símbolos o actividades confesionales, porque la escuela es el espacio de todos y a nadie se le impide realizar o tener esos símbolos o actividades, pero en el lugar propio para practicar la religión, no ocupando el espacio común. Pero seguimos viendo que hay quienes no terminan de entender el respeto a la libertad de conciencia. Así que desde aquí el apoyo a este padre que está luchando por un derecho humano básico.


Desde hace ya unos cuatro años en el Colegio de Educación Infantil y Primaria Jose Luis Villar Palasí de Vélez Málaga, más conocido en el municipio como Zona Norte, los alumnos no han visto ni los adornos con motivos de la celebración de la Navidad ni han organizado actividades con motivo de la Semana Santa. Esto se debe a que uno de los padres de una alumna de 2º de Primaria critica que se realicen este tipo de actividades en un centro público, alegando el carácter religioso de este tipo de eventos.

Sin embargo, todas estas acciones a lo largo de los años han motivado el debate entre otros progenitores, que incluso piensan que algunas de las medidas se han llevado hasta el extremo. De hecho, la mayoría de los padres de alumnos de esa clase de 2º de Primaria ha decidido a modo de protesta que sus hijos no acudan al colegio los lunes.

Así lo señaló Carlos Castro, uno de los muchos padres que han decidido impulsar esta medida en el aula afectada. «Esto no es porque esta persona sea o no sea religiosa, en eso no entramos; sino porque se está perjudicando la realización de muchas actividades para los niños e incluso hay profesores que no pueden desarrollar su labor profesional porque continuamente se les está recriminando», amparándose en la ley sobre símbolos religiosos en centros educativos públicos.

«Queremos que se vea que somos mayoría y que si todos estos cambios se hacen porque lo quiere una sola persona queremos que también se tenga en cuenta la opinión del resto de los padres de los alumnos de esta clase, que son un total de 26», apuntaba Castro. «Se está llegando a límites en los que incluso se tiene que tener mucho cuidado a la hora de organizar las excursiones que se hacen», cuando éstas son a monumentos o lugares de índole religioso.

«Además, es algo que está afectando a los profesores, que muchas veces no pueden explicar adecuadamente los contenidos de algunas de sus clases; y de hecho alguno se ha dado de baja por esa constante presión. Y esto es algo que está sucediendo desde que entró la alumna en primer curso de Infantil».

Los padres de otros niños que están en otros cursos también critican esta situación, ya que afecta a todo el centro. «Ni siquiera se puede poner un belén, ni el árbol cuando llega Navidad, mientras que en otros colegios sí se ven; la verdad es que es algo que no entiendo», apuntaba María Ruiz, otra de las madres.

Los progenitores afirman que la protesta de no llevar a sus hijos al colegio los lunes continuará hasta que reciban una respuesta por parte de los servicios de Inspección Educativa en Sevilla, a los cuales la dirección del centro ha transmitido el problema existente a raíz de este conflicto.
La directora del José Luis Villar Palasí, Aurora Pino, declaró que «se está creando una situación de tensión por cada actividad que se hace.

Los padres han decidido no traer a los niños, una vez visto que se ha llegado a este punto. Se trata de una situación muy difícil, sobre todo porque nuestra principal preocupación son los niños que están en clase porque los padres no son capaces de ponerse de acuerdo. Además de afectar al centro por los temas de cuestiones religiosas, que son realmente más culturales, –añade la directora– también afecta a los niños al verse privados de actividades».

La dirección del centro apunta que el profesorado sufre continuas críticas por el desarrollo de su labor profesional y que, en todo momento, han dialogado con el padre de la alumna; y que están pendientes de los informes de la inspección. Este diario ha intentado reiteradas veces ponerse en contacto con el padre implicado sin resultado.

Archivos de imagen relacionados

  • Colegio ZonaNorte Vélez Málaga
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...