Homenaje a las víctimas del A330 en Notre Dame

COMENTARIO: Una vez más, y en esta ocasión ha sido la laica Francia, se ha conculcado la libertad de conciencia, al realizarse una ceremonia de Estado (común), bajo un rito religioso (particular).

La catedral de Notre Dame de París ha sido escenario de una ceremonia religiosa organizada para las familias de las víctimas del Airbus 330 de Air France que se precipitó al Atlántico el pasado domingo. El acto ha comenzado con un ligero retraso porque el presidente Sarkozy, acompañado de su mujer, Carla Bruni, ha llegado seis minutos después de lo previsto. En las puertas de la catedral se congreban los miembros del Gobierno en pleno y diversas personalidades políticas. Antes de entrar, el jefe del Estado galo ha saludado a las autoridades religiosas.
 
La ceremonia, que se ha desarrollado en francés, portugués y latín, ha estado oficiada conjuntamente por el cardenal André Vingt-Trois, arzobispo de París; Haïm Korsia, Gran Rabino; Mohamed Moussaoui, presidente del Consejo francés de culto musulmán; Emmanuel, presidente de la Asamblea de obispos ortodoxos de Francia y el pastor Claude Baty.
 
El recuerdo a los desaparecidos, en una celebración interconfesional, ha comenzado con un mensaje del Papa Benedicto XVI, que ha expresado sus condolencias por lo sucedido. Acto seguido, el cardenal de París, André Vingt-Trois, ha evocado al escritor y aviador Antoine de Saint-Éxupery, desaparecido también cuando volaba sobre el mar.
 
228 velas por las 228 víctimas
Un total de 228 velas han sido encendidas en el acto, en recuerdo de los desaparecidos, la mayor parte de ellos franceses, brasileños y alemanes y de hasta un total de más de treinta nacionalidades, entre ellos tres españoles. En la ceremonia, organizada a iniciativa de Air France, el coro de la aerolínea ha interpretado los extractos de los Requiem de Duruflé y Verdi, el 'Da nobis pacem' de Mendelssohn y una coral de Bach. Pilotos de Air France vestidos de uniforme han leído un fragmento del Libro de las Lamentaciones de Jeremías y un emotivo poema del brasileño Ademar de Barros titulado 'Pasos en la arena'.
 
Una hora antes de que diera comienzo la ceremonia numerosos curiosos se aproximaban a la catedral como muestra de solidaridad con los familiares de los que viajaban en el fatídico vuelo AF447. El Elíseo y los edificios oficiales tienen hoy la bandera a media asta y el presidente Sarkozy recibirá a las familias en los próximos días, probablemente el lunes 9 de junio. Mientras, el jefe de la Diplomacia francesa, Bernard Kouchner, viajará a Brasil para representar al Gobierno galo en las ceremonias de homenaje de las víctimas brasileñas del A330.
 
El de Notre Dame ha sido el segundo homenaje del día a las víctimas. El primero se ha celebrado hacia las 14.00 horas en la Gran Mezquita de París, que ha organizado una oración llamada 'del ausente' para rendir honores a quienes perdieron su vida en el accidente.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...