Herrikoa insiste en retirar la simbología religiosa de los colegios públicos

NaBai e IUN defienden la ausencia de símbolos religiosos en las aulas, mientras que UPN, PSN y CDN afirman que «no es un problema» en los centros navarros

El presidente de la Federación de Asociaciones de Padres y Madres del Alumnado de Navarra Herrikoa, Pedro Rascón, insistió hoy en que "todo símbolo religioso debe quedar fuera de los centros escolares públicos", aunque afirmó que "en Navarra no existe un problema real" de convivencia por este tema en los colegios.

Rascón compareció hoy junto a la representante de Stee-Eilas, Amaia Zubieta, en la comisión de Educación del Parlamento de Navarra a petición de Nafarroa Bai y ambos defendieron que la religión es "una opción privada" que corresponde a "lo más íntimo de cada persona". Por ello, abogaron por que la simbología religiosa "quede fuera de las aulas".

En concreto, Rascón argumentó que "actualmente en los centros escolares navarros cada vez hay más culturas", algo que "exige plantear ese respeto", con el fin de que "no haya un símbolo religioso que prevalezca sobre los demás". "Desde el máximo respeto a todas las religiones, la simbología religiosa debe quedar fuera de las aulas", añadió.

Por otro lado, indicó que en Navarra, "que ha sido tradicionalmente católica, ahora esa especie de pelea está superada". Sin embargo, también apuntó que "queda algún reducto de simbología que puede molestar a algún padre o alumno". "Hay una realidad y hay que hablar de ella", defendió.

Por su parte, Zubieta destacó que "en algunos centros escolares públicos todavía perviven símbolos de la iglesia católica y en ellos, este tema, ha sido objeto de debate, aunque sin que haya llegado la sangre al río". LOS GRUPOS PARLAMENTARIOS

En el turno de intervenciones de los grupos, el portavoz parlamentario de NaBai, Ioseba Eceolaza, sostuvo que la Constitución Española "ya resolvió este debate" al señalar que "ninguna religión tendrá carácter estatal". Así, insistió en que "no puede haber ningún símbolo religioso" en las aulas.

Por ello, Eceolaza mostró su "desacuerdo" con la postura del Gobierno de Navarra, en el sentido de que "no puede ser que los consejos escolares sean los que decidan si se quita o no un crucifijo". "Esto no es un asunto de autonomía de los centros públicos", insistió. Además, abogó por "avanzar en la laicidad de las instituciones públicas", sin confundir "lo mayoritario con lo universal".

En representación de UPN, Carmen González acusó a Eceolaza de "dar a este debate un carácter partidista", ya que "es un tema que no existe en las aulas y no crea conflicto en los centros escolares". A su juicio, "es un debate que no aporta nada a la sociedad".

En la misma línea, el portavoz parlamentario del PSN, Román Felones sostuvo que en los centros escolares navarros "no existen símbolos religiosos, porque la sociedad ha ido tratando de incorporar lo que tiene de positivo el Estado aconfesional". "No es un problema de la sociedad navarra de hoy, en todo caso sólo habrá excepciones", afirmó.

Asimismo, en representación de CDN, Andrés Burguete defendió que "esta es una realidad superada en Navarra" y añadió que "no hay problemas de convivencia" por el tema religioso en las aulas. Por ello, criticó que "este debate nos lleva a debatir lo que no es un problema".

En cambio, la portavoz parlamentaria de IUN, Ana Figueras, reivindicó "el derecho a una escuela pública laica", ya que, según defendió, "la religión es una expresión del ámbito privado". Según Figueras, "la simbología religiosa debería quedar fuera de lo que es común".

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...