Hechos ponen en evidencia que en Veracruz (México) no hay separación de Iglesia y Estado

El laicismo en México y las fronteras del Estado laico a lo largo de nuestra historia por regla general se han definido de acuerdo a las circunstancias históricas, y para complicar más, se puede decir que de paso localmente, consideró Juan Hernández Mercado, analista político.

Quien fuera parte de la primera generación de diputados federales del PRD refirió que hay regiones y comunidades que son tan fervorosas de sus creencias al grado de FORMAR hasta un nuevo asentamiento, como lo es la Nueva Jerusalén.

“En el pasado inmediato tenemos dos hechos trascendentales con respecto a este tema: la consagración que hace Javier Duarte de Ochoa de su administración al Corazón de Jesús, con misa solemne, en donde tanto su partido como los demás fueron silentes, pero no fue el único, también el Duarte de Chihuahua hizo lo mismo”, apuntó.

El segundo hecho, dijo, fue el robo del Santísimo en Orizaba, con manifestación nada despreciable, la recuperación del mismo y la llegada del propio ex gobernador en helicóptero para hacer entrega de la prenda robada.

Con estos antecedentes, remarcó, si alguien asegura que existe separación de la Iglesia Estado en Veracruz y Orizaba, quedarían fuertes dudas.

“En realidad estos actos, junto con el presente y otros que omito intencionalmente, me hacen suponer una buena relación de gobierno-Iglesia en lo local y en lo federal, sólo basta recordar a Peña Nieto y Vicente Fox en el Vaticano”, destacó.

El analista político resaltó que lo verdaderamente importante y de fondo es que si bien al realizarse una misa en un edificio municipal es un acto externo del culto religioso otorgado por la autoridad, mismo que puede implicar violaciones a la construcción y a la Ley de Cultos, tienen rutas y formas legales para dirimir la controversia.

Por lo mientras, expuso, lo justo sería que ese sitio fuese un espacio ecuménico, es decir, que el espacio concedido a una forma de fe estuviese abierto a las otras formas religiosas y de este modo no se vulneraría la laicidad, por qué se generaría un principio de equidad y no de exclusión, como es en estos momentos.

Hernández Mercado precisó que el Estado laico dejo de existir constitucionalmente al reformarse el artículo 40 y establecer que “es voluntad del pueblo mexicano constituirse en una República representativa, democrática, laica”, ya que sólo se conserva este término en el artículo tercero de la Ley de Asociación Religiosas y Culto Público, misma que en orden jurídico está abajo de la Constitución, así, el término Estado laico es un anacronismo jurídico y político, mismo que se usa por inercia histórica de tiempos pasados.

«Algo importante, me parece, es el fracaso del gobierno y de la autoridad como fuente de seguridad para todos nosotros, lo cual convierte hoy por hoy a la religión y en especial a la iglesia católica como un ente confiable y último refugio de esperanza ante la violencia, adicciones, corrupción impunidad, la inseguridad, demagogia política, cerrazón de la clase política gobernante o en estado de aspirante a cargo, así Dios y todas las religiones son determinantes para los Veracruzanos, le hacen la competencia los horóscopos, astrólogos, adivinos y todo tipo de amuletos y oraciones, para colmo hasta la Santa Muerte, Jesús Malverde y todo lo que ayude a la protección y la buena vibra», expresó.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...