Hazte Oír lanza otra campaña cristofascista de acoso contra mí

La Inquisición fue una realidad presente durante siglos en la sociedad católica. Instrumento del poder religioso y político se llevó por delante todo lo que se desviara de la doctrina oficial y de paso a aquellos que supusieran un peligro para el poder establecido, en muchos casos lo mejor de la sociedad, los que la impulsaban a un futuro mejor con sus ideas y sus acciones.

Nadie estaba a salvo de su largo brazo ejecutor, ni en las ciudades más grandes ni en la más pequeña aldea; los documentos que siguen dan fe de ello. Sus métodos: el soborno y la tortura, conseguían arrancar las confesiones más extravagantes y poner a vecinos contra vecinos, padres contra hijos y esposas contra esposos, a pesar de ser sobradamente conocidas las consecuencias de la denuncia: vergüenza, desposesión de bienes, azotes, destierro, galeras, cárcel perpetua y muerte en la hoguera.

Me permito abrir esta entrada-denuncia con una cita del magnífico texto del Ayuntamiento de Cañamero titulado La Inquisición en Cañamero. Y lo hago porque relata hechos reales, sucedidos y documentados (con nombres) en esa España que la putrefacta Iglesia Católica y sus numerosas organizaciones-mafias-sectas –generosamente financiadas– intentan recuperar a cualquier precio. Son los herederos de la Inquisición. Mercenarios de la Industria del Odio que es la Iglesia Católica, esa empresa inmobiliaria fraudulenta que vende parcelas en el más allá a precios del muy acá.

Una de las principales organizaciones-mafias-sectas financiadas por la Iglesia para intoxicar a las que aludía antes es Hazte Oír o, como me gusta llamarlos cariñosamente, HazteOrín (y únete a nosotros, somos la urea de España… Cuanto mayor sea la concentración de urea, más fuerte será el olor de la orina).

Esta organización cristofascista debería ser declarada ilegal a raíz de los procesos abiertos judicialmente por su vinculación con la organización paramilitar ilegal El Yunque. Para quien no sepa qué es El Yunque, unos pequeños datos denunciados desde dentro de la propia Iglesia Católica por el abogado Pedro Leblic, en representación de una docena de padres y profesionales católicos muy activos en el asociacionismo cristiano, que recoge el medio conservador El Confidencial (nada sospechoso de anticlerical) en su artículo Padres católicos denuncian a El Yunque, una ‘secta secreta’ integrista que capta a adolescentes:

El Yunque, una organización de corte paramilitar vinculada al integrismo religioso y la ultraderecha política, capta a adolescentes en ambientes católicos de clase alta y media-alta para nutrir sus filas. “Les someten a un auténtico lavado de cerebro sobre su tarea mesiánica como elegidos de Cristo y les obligan a guardar un secreto absoluto acerca de la identidad y las actividades de la organización, incluso a sus propios padres, lo que ha provocado auténticos dramas familiares en muchos hogares”, asegura a El Confidencial uno de los denunciantes, el abogado Pedro Leblic.

“Actúan por Dios, pero sin Dios. Manipulan y destruyen la voluntad del individuo para alcanzar sus objetivos; son el nuevo nazismo”, añade Leblic, que asegura que el presidente de los obispos españoles, Antonio Rouco Varela, conoce y tolera la actividad encubierta de El Yunque. “Estamos indignados con la Conferencia Episcopal, porque les permite actuar al margen de la Iglesia y no ejerce ningún control sobre ellos”, insiste. Diversos documentos y testimonios que obran en poder de la cúpula de los obispos, a los que ha tenido acceso El Confidencial, prueban sus palabras.

Los miembros de El Yunque, una sociedad secreta nacida en México en 1952 para luchar contra el laicismo del gobernante Partido Revolucionario Institucional (PRI) y exportada a nuestro país tras la muerte de Francisco Franco, consagran sus vidas a “preparar una aristocracia del espíritu que debe gobernar España según los dictados evangélicos”. Pero su existencia misma colisiona con la Constitución, que prohíbe en su artículo 22 las asociaciones secretas; su carácter paramilitar y sus técnicas de manipulación de la personalidad vulneran el artículo 515 del Código Penal; y su doctrina ultra -rechazo a los homosexuales, los inmigrantes y los judíos- difícilmente encaja en un Estado democrático.

Pues unos párrafos más adelante, el contrastado artículo denuncia:

El Yunque no existe oficialmente en España. No tiene sede, ni estatutos, ni está registrada en el Ministerio del Interior. Pero sus miembros utilizan como altavoces sociedades legalmente constituidas para “instaurar el reinado de Cristo en la tierra”. Las más conocidas son Hazte Oír, presidida por Ignacio Arsuaga; Profesionales por la Ética, dirigida por Jaime Urcelay; A Contracorriente, que lidera Leonor Tamayo; la Organización del Bien Común, con Liberto Senderos a la cabeza, o el Instituto de Política Familiar de Eduardo Hertfelder. Todas ellas tuvieron un gran protagonismo en las movilizaciones ciudadanas contra la ley del aborto y la asignatura de Educación para la Ciudadanía.

La Policía tiene constancia de las actividades de El Yunque por las denuncias de padres de alumnos de varios colegios privados y concertados de la Comunidad de Madrid, que aseguran que la secta integrista ha tratado de captar a sus hijos en los propios centros escolares. Y fuentes muy cercanas al Centro Nacional de Inteligencia (CNI) han reconocido a El Confidencial que los servicios secretos conocen la presencia de El Yunque en España, aunque rehusaron confirmar si están investigando sus actividades.

A estas denuncias se sumó la del mismísimo exportavoz de Hazte Oír –que digo yo que sabrá de lo que habla–, como nos cuenta este otro artículo:

Quien señala con su dedo acusador a El Yunque y las plataformas que le sirven de altavoz es Alejandro Campoy, exportavoz de Hazte Oír, una de las asociaciones utilizadas como tapadera por la secta integrista católica para infiltrarse en las estructuras del poder político y mediático. Campoy abandonó en 2009 la entidad presidida por Ignacio Arsuaga tras enfrentarse a éste precisamente por su oposición a que El Yunque dictase soterradamente a Hazte Oír la estrategia a seguir en las movilizaciones contra la ley del aborto y la asignatura Educación para la Ciudadanía.

Esa serie de denuncias y filtraciones desembocó este año en un juicio que resume el titular La Justicia da por “acreditada” la relación de miembros de Hazte Oír con la sociedad secreta y paramilitar El Yunque. Al igual que ese, este otro artículo venía a exponer:

La juez María Belén López Castrillo, titular del Juzgado de 1ª Instancia número 48 de Madrid, considera probada y “esencialmente veraz” la relación entre la secta secreta de extrema derecha El Yunque y miembros de la organización integrista católica Hazte Oír, una de las plataformas más activas en las masivas movilizaciones ciudadanas de los últimos años contra la ley del aborto, el matrimonio homosexual y la asignatura de Educación para la Ciudadanía.

En una sentencia fechada el pasado día 19, López Castrillo resalta la “trascendencia pública” de un informe elaborado en 2010 por Fernando López Luengos, vicepresidente de la asociación de cristianos laicos Educación y Persona, en el que denunciaba cómo El Yunque se ha infiltrado en el PP, la Iglesia, el grupo de comunicación Intereconomía, la universidad San Pablo-CEU o la plataforma Hazte Oír, que preside Ignacio Arsuaga.

En 2012, El Confidencial ya reveló los detalles del exhaustivo informe de López Luengos –que incluye 39 testimonios de exmiembros de la secta y militantes de grupos cristianos–, en el que se describen los “métodos de control, infiltración y ocultación” que emplea El Yunque para “acosar, presionar y desestabilizar” al poder político e influir en la Conferencia Episcopal. Una copia del mismo fue entregada al entonces presidente de los obispos, Antonio Rouco Varela.

Uno de los principales testimonios que confirmó el repulsivo papel de Hazte Oír como brazo secreto (y muy bien pagado) de El Yunque en España fue el de Victoria Uroz, la exmujer del exsubdirector de La Gaceta, presentador de informativos de Interconomía y miembro de El Yunke Luis Losada Pescador. En este artículo de El Plural titulado Fue la mujer del expresentador del telediario de Intereconomía quien dijo que Hazte Oír, como parte de El Yunque, adoctrinaba a “menores de edad” se reproduce su declaración que explica, entre otras cosas:

Conocí el Yunque siendo socia de Hazte Oír en 2003. Asistí a la primera asamblea de Hazte Oír en octubre de 2003: La persona que me reveló la existencia del Yunque es mi marido, LLP, que era directivo del Yunque y me lo explicó. Luego le conocí porque venían a tener reuniones en mi casa y por asistir a las convivencias que organizaban en verano. Cuando desmintió en medios de comunicación que fuera del Yunque, mi marido me comentó que se estaba filtrando información, por lo que en febrero de 2012 me dijo que lo iba a desmentir, asegurando: “es mentira, pero lo tengo que hacer”. En esa misma semana se preparó una portada de La Gaceta en la que Carlos Dávila hablaba del Yunque; además de mi marido en Intereconomía trabajaban otros del Yunque como MC.

Mi marido reconocía que sus actividades eran secretas e ilegales, por eso me exigía guardar secreto y decía que estaba obligada a mentir. “He tenido que mentir a sus padres, a su hermano, a mis padres. Él aplicaba la reserva mental afirmando que como la gente no tiene derecho a saber quiénes estamos detrás, y perseguimos un fin que es que Cristo reine en la tierra, estamos autorizados a decir” mentiras.

El adoctrinamiento de menores lo conoce por verlo en Chile, y porque se encargaba su marido. Era adoctrinamiento físico y psicológico, les insistían en no decir nada a sus padres. LT se encargaban de la asociación de montañeros para coger gente de colegios, de centros del Opus Dei, etc. Lo sabe por conversaciones con OV (miembro del Yunque), con MB (esposa de GC, miembro del Yunque) y por su marido.

Hazte Oír y las demás son asociaciones fundadas, promovidas y totalmente controladas por el Yunque. En las reuniones las llamaban externalizaciones, ramas del Yunque para hacer sus obras.

En Hazte Oír pagué las cuotas entre 2003 y 2005; después de casarnos pasamos a pagar en GK Chesterton. En las tres asambleas de Hazte Oír a las que asistí no se decidió nada, sólo se aprobaron los papeles y propuestas, los socios no decidieron nada. Yo lo dije, y no me hicieron caso.

Es irónico que no haya sido la prensa, como se pensaba, la que haya destapado este escándalo, sino ellos mismos atacándose unos a otros como las hienas que son. Al fin y al cabo están peleando por una parte del suculento pastel de la financiación del extremismo cristofascista que parte de los EEUU y pasa por todos los estados más ricos, incluido, como no, el Vaticano. HazteOrín, al igual que otros grupos como Libertad Digital o Intereconomía, ha vivido muy bien de esta subvención a su industria del odio, pero ahora parece muy preocupada porque el gobierno del PP ya ha dado por finalizada su labor intoxicadora durante los años Zapatero y quieren volver a esconderlos y borrarlos del mapa político al que tanto acceso y protagonismo le habían dado desde la TDT y los periódicos mofeta como La Razón o ABC. Como decía, hienas devorando a otras hienas por la carroña.

Por supuesto, una de las señas más destacadas de Hazte Oír es su salvaje homofobia. Una cruzada homófoba que llevan años desatando contra mí y cualquier activista que luche por la libertad y la dignidad. Una homofobia que les llevó a premiar al repugnante obispo de Alcalá Reig Pla por sus reiterados ataques a la comunidad LGTB, como se ve en la foto. Ese es el discurso que les gusta promocionar.

Conociendo la calaña de la que estamos hablando, hay que saber que Hazte Oír a su vez se dedica a alojar a los más extremistas, antidemocráticos y violentos cristofascistas para mantener este asedio a la democracia española con el que hace negocio. Ese es el caso de la delirada Asociación Española de Abogados Cristianos, una organización que, junto a los surrealista Rosario por España,  ya me intentó demandar en el pasado y recibió un “repaso” por parte del fiscal que la desestimó como reflejaron varios medios y este en concreto con el titular La Fiscalía desestima una denuncia de asociaciones católicas contra el activista Shangay Lily y que yo denuncié en mi entrada Cristofascistas colonizando la justicia.

Pues bien, parece ser que la organización de abogados cristofascistas no entendió el auto en el que el Ilmo. Sr Fiscal Jefe Provincial de Madrid D. José Javier Polo Rodríguez les recordaba que “Shangay Lily ha sido, desde hace años, defensor de la causa gay” y que mis respuestas a sus insultos “no pueden sino calificarse como respuestas dadas en un entorno de libertad de religión, expresión y opinión por personas de ideologías radicalmente opuestas, creyentes y no creyentes y que no contienen, al menos, los publicados por Shangay, ataques de índole personal” (señalando claramente que la de estos grupos si que eran ataques personales). La soberbia cristofascista, acostumbrada a machacar, tortura y acosar a cualquiera y llamarlo “libertad religiosa” o “amor cristiano”, no ha digerido bien esta nueva cara de la España democrática que quieren destruir, así que ahora esta patulea ha organizado una nueva caza de brujas contra mí.

En esta ocasión se han saltado las vías legales y han acudido al mierderío de Hazte Oír que desde su página web organiza “peticiones” que no son más que campañas de spam o acoso que, aprovechando el desconocimiento de los firmantes, envía un correo a mi cuenta personal cada vez que alguien firma la “petición” con la intención de colapsármelo (y aburrirme). La petición que los abogados cristofascistas han montado viene a decir:

– Pida diculpas por llamar fascista, canalla y escoria a la Madre Teresa de Calcuta

– Pida disculpas por llamar “pandilla de asesinos” a los misioneros cristianos que están en misiones humanitarias en África.

– Pida disculpas por calificar a la Iglesia Católica como “pura mierda, putrefacción, basura y odio”.

Absténgase de continuar realizando este tipo de escarnios y vejaciones o nos veremos obligados a interponer la oportuna querella ante los juzgados correspondientes.

La entrada que ha motivado esta pueril pataleta de matón de recreo ha sido una que ha tenido una fenomenal repercusión (algo que a ellos les perjudica, viven de la ignorancia y las mentiras) y en la que yo denunciaba la explotación económica que la orden de San Juan de Dios y el PP hacían del ébola con el título El ébola desenmascara al PP y a la Iglesia. La entrada que ya lleva más de 40.000 “me gusta”, destapó las sicavs de la orden a la que pertenecían los misioneros infectados de ébola traídos a nuestra costa por el PP y las inversiones de los religiosos que no eran en los hospitales en África sino en medios de comunicación y especulación en bolsa. A raíz de mi artículo fueron muchos los medios que cubrieron la noticia. Además, mi mención sobre la repulsiva Teresa de Calcuta (que de santa no tiene nada) provocó que el artículo de Público al que yo enlazaba, acertadamente titulado La Madre Teresa no predicaba con el ejemplo, volviese a estar varios días entre las noticias más leídas… ¡un año después de su publicación! Algo que les revienta. Que sus mitos y mentiras se desmonten con datos.

En ese artículo se desvelaba la crueldad, sadismo e hipocresía de esta monjita libanesa:

Durante su vida la Madre Teresa abrió 517 misiones de acogida para los pobres y enfermos en más de 100 países. Sin embargo, estas misiones han sido descritas como “casas de la muerte” por los médicos que las visitaron y trabajaron en ellas en la ciudad de Calcuta.

Lo que se encontraron los doctores fue una gran falta de higiene, unas pésimas condiciones de atención, alimentación inadecuada y una importante falta de analgésicos.

No obstante, el problema no era la falta de dinero, pues la Fundación creada por la propia Agnes Gonxha había recaudado cientos de millones de dólares. Más bien el problema resultó ser su particular concepción cristiana sobre el sufrimiento y la muerte. Ella misma dijo que “hay algo hermoso en ver a los pobres aceptar su suerte, sufren como la Pasión de Cristo. El mundo gana mucho de su sufrimiento”, para responder a las críticas, según recogió el ya fallecido periodista Christopher Hitchens. Pero ella no se consideraba pobre, por lo que su sufrimiento no ayudaba a nadie. Cuando requirió cuidados paliativos los recibió en un hospital moderno de Estados Unidos.

Por no mencionar su amistad con los peores dictadores y genocidas del momento o su manía de obligar a limpiar las jeringuillas con agua corriente para reutilizarlas y así contagiar a todos de las peores enfermedades. Un ser despreciable que se merece todos los adjetivos que le dedico. Es mi opinión sustentada en hechos no en mentiras del verdugo.

Sobre el segundo punto, como respuesta a ese zafio intento de manipular y desvirtuar mis palabras sobre los misioneros, me limito a reproducir un comentario aparecido en Menéame a raíz de la difusión de un delirante artículo en Negocios.com de Intereconomía titulado Un bloguero de Público llama ‘pandilla de asesinos’ a los misioneros:

No quisiera acabar sin recordar que en este momento, la Iglesia Católica a la que se atribuye tanta santidad como a este cura que suscribe toda la discriminación cristofascista, ha declarado a través del Arzobispo católico Lewis J. Zeigler, junto a otros 100 obispos y curas de varias iglesias cristianas, que el ébola es un castigo divino por “actos inmorales como la homosexualidad” (aquí la fuente original en inglés con fotos de católicos a los que no menciona el artículo en español). ¿Y éstos son los que dicen que están allí para ayudar a todos sin entrometerse en la política ni generar odio? Venga ya, pandilla de asesinos. Luego desentenderos cuando se crean leyes para matar a homosexuales o meternos en la cárcel. Sois siempre vosotros los que con esa cutre y deficitaria asistencia metéis el odio y la tortura.

Es a la Iglesia Católica en su conjunto a quien llama “pandilla de asesinos”. Pero qué esperar de Intereconomía, si tuviesen mayor comprensión lectora que un niño de Primaria no serían Intereconomía… :roll:

Siento comunicaros que esta ya no es esa España sometida por la escoria clerical que robaba bebés, asesinaba a homosexuales, abusaba de niños, robaba a familias, e insultaba y humillaba a personas decentes por decir la verdad mientras todo el atemorizado e ignorante pueblo miraba en otra dirección. La gente ya no se traga vuestras burdas manipulaciones.

En cuanto al último punto, sobre mis consideraciones de la Iglesia Católica, debía tener un buen día cuando lo escribí porque se me ocurren epítetos mucho peores a diario (y a muchos y muchas más). En cualquier caso os recomiendo leer La puta de Babilonia de Fernando Vallejo para documentaros o enteraros de lo que la mayoría piensa de vuestra empresa del odio. Por cierto, hasta esa Iglesia os repudia por ser demasiado extremos, así que hacéoslo mirar.

Finalmente, concluyo esta respuesta a la petición/amenaza cristofascista diciendo:

Queridos cristofascistas, ya no estamos en la España franquista, aunque a veces lo parezca. Mucho menos en la Inquisición, esos métodos de acoso y tortura que queréis recuperar y aplicar para silenciarnos a los que decimos la verdad (vuestro enemigo mortal) ya no funcionan con la impunidad de antes. Aunque vuestras arcas sigan llenas a rebosar del botín de guerra, vuestras iglesias están vacías.

Y sobre esa petición/amenaza que creéis me vais a imponer inundando mi correo de pobres infelices latinoamericanos (la mayoría de correos vienen de esos países que seguís saqueando y explotando en su pobreza y analfabetismo impuesto por la Iglesia), esclavas agradecidas y pijos adolescentes españoles buscando la aprobación de papá o de los profes, me limpio el culo con vuestra amenaza disfrazada de petición.

Y dejad a los menores en paz. Solventad vuestras causas judiciales con la democracia y luego podréis dedicaros a buscar jueces o juezas cristofascistas que amparen vuestra mafia acosaniños, acosapobres y acosahambrientos.

Por cierto: DIOS NO EXISTE, LA PEDERASTIA SÍ.

inquisición

Archivos de imagen relacionados

  • inquisicion
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...