Hasta católicos protestan por la visita del Papa…

Compartir con el mundo su incondicional compromiso con Jesucristo es el motivo de muchos de los jóvenes cristianos que del 16 al 21 de agosto abarrotarán las calles de Madrid en la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ). Sin embargo, no todos los creyentes comparten ese entusiasmo. En el Foro Curas de Madrid o en la popular 'Iglesia roja' de Vallecas califican el evento de "poco evangélico" porque busca "éxito, notoriedad y negocio".

"Porque puede suponer un gran estímulo para tu vida cristiana y una oportunidad de vivir en primera persona la universalidad de la Iglesia (…), puede ser una experiencia única de profundizar más en tu fe y acercarte a Cristo, con la oración y los sacramentos, junto a miles de jóvenes que comparten tus mismas inquietudes y aspiraciones". Así invitan desde la JMJ al que llaman "encuentro festivo" con el papa que la semana que viene tendrá lugar en la capital. Sin embargo, no faltan las burlas, críticas y ataques contra el acontecimiento religioso. La Asociación de Ateos y Librepensadores, apoyados por más de 120 asociaciones de diversa índole (feministas, ecologistas o políticas, entre otras) ha organizado de hecho una agenda paralela a la visita de Joseph Ratzinger que contará incluso con una marcha 'antipapa' que discurrirá, en principio, por Lavapiés.

Pero que los ateos se opongan a un evento que, según calculan, costará 50 millones de euros en servicios públicos, no es sorprendente. Lo llamativo son los colectivos cristianos que tampoco comparten ese fervor. El Foro 'Curas de Madrid', una asociación surgida a raíz del "malestar originado en las comunidades eclesiales por el alejamiento de la jerarquía de la Iglesia" emitió un comunicado donde critican el coste económico del evento mientras, en tiempos de crisis, "hay tantos recortes en derechos sociales". Además, no comparten que se presente "un modelo de Iglesia triunfalista, que utiliza medios espectaculares, que confía demasiado en la fuerza de los números y las multitudes, mostrando una figura deslumbradora del papa" ya que la consideran "poco evangélica". Reconocen, no obstante, que para algunos jóvenes puede resultar "una experiencia religiosa sincera y honesta".

En la Parroquia de San Carlos Borromeo, popularmente conocida como la 'Iglesia roja' de Vallecas, tampoco hace gracia la multitudinaria jornada. Su sacerdote, Javier Baeza, teme que la JMJ sea un engaño en búsqueda de notoriedad, triunfalismo o negocio. De hecho, su parroquia no participa en la organización de las jornadas y él mismo no estará en Madrid esa semana ya que el pasado martes, 9 de agosto, partió rumbo a Rumanía, donde permanecerá hasta que su santidad abandone la capital.

"Jesús viajaba para hablar de Dios. Y para eso viene el papa a Madrid. Jesús viajaba para buscar a los alejados de Dios. Y para eso se ha organizado la Jornada Mundial de la Juventud, ya que hay razones para pensar que los jóvenes son uno de los sectores de la población más alejados de la fe en Dios. (…) Pero me pregunto estando como están las cosas en los países del cuerno de África (…) ¿por qué el papa no se va a Somalia?" Quién así se expresa es otro de los que se muestran críticos con la organización de la JMJ, el teólogo José M. Castillo a través de un artículo publicado en Redes Cristianas, organización que critica el "despilfarro" para anunciar el reino de Dios y lo contrapone a la manera de actuar de Cristo. "Jesús no cayó en la tentación en la que está cayendo la Archidiócesis de Madrid apoyada por el Vaticano", dice Evaristo Villar, presidente de la citada entidad.

Redes Cristianas, asociación que aglutina a unas 150 comunidades cristianas en todo el país, envió precisamente una carta al Fiscal General del Estado para alertar sobre los posibles discursos del pontífice. "Benedicto XVI no se puede entrometer en las leyes que han sido aprobadas en el Parlamento como la de matrimonios homosexuales, el aborto, la de muerte digna o la de igualdad, porque sería un intento de imponer la moral católica sobre la ética civil independientemente de que nuestras normas -las españolas- no vayan acorde con el Evangelio", afirma Villar, quien no se corta a la hora de calificar la JMJ de "disparate".
A su juicio, la jerarquía de la Iglesia prepara estos "montajes espectaculares" para paliar el descenso del número de católicos que se amplía año a año. Y es que, según el último barómetro del CIS, el 73,5 de los españoles se declara católico -cifra que ha descendido diez puntos en la última década-, de los cuáles el 58,2 por ciento confiesa que "casi nunca" va a misa, dato que agranda si se habla de la población joven. "La Iglesia piensa que estos eventos son la solución, pero se equivocan, Jesús lo hacía todo de manera modesta y sencilla", asegura el presidente de Redes Cristianas.

Organizaciones al margen, son también muchos los jóvenes cristianos que no terminan de ver con buenos ojos la "parafernalia" que tendrá lugar en la capital. Miguel Ángel, un madrileño de 23 años voluntario de una parroquia de Aluche, tachó de "dispendio" el evento y criticó que "se note demasiado la jerarquía y no se de voz a las parroquias de base". Pese a ello, será voluntario durante las jornadas porque considera que será una bonita experiencia "ver a toda esa gente junta más que ver al papa en sí".

La Jornada Mundial de la Juventud se celebra desde 1985, Año Internacional de la Juventud proclamado por Naciones Unidas. El primer encuentro entre jóvenes católicos fue promovido por el papa Juan Pablo II y congregó a 350.000 cristianos en la plaza de San Pedro de Roma. Desde entonces se ha celebrado en Buenos Aires (1987), Santiago de Compostela (1989), Czestochowa (1991), Denver (1993), Manila (1995), París (1997), Roma (2000), Toronto (2002), Colonia (2005) y Sydney (2008).

Archivos de imagen relacionados

  • visita papa DC
  • cartel mani visita papa
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...