Gürtel redactó el pliego del concurso que ganó para la visita del Papa a Valencia

Un ex empleado de Orange Market da una copia del documento

La trama Gürtel sabía que iba a organizar la visita del Papa Benedicto XVI a Valencia un año antes de su celebración. El Bigotes sería el encargado «institucional» y el enlace con la banda de Francisco Correa en Madrid. Tan buena información tenían que redactaron, meses antes, el pliego de condiciones para quedarse con la organización de todo el evento. Ramón Blanco, el blanqueador de Gürtel, lo inspiró.

La trama coordinó el proceso de adjudicación con Presidencia de la Generalitat, que filtró la llegada a la comunidad de un jefe de Estado por la buena sintonía que Gürtel mantenía con el PP de Valencia, según el relato ante el juez del Tribunal Superior de Justicia de un ex trabajador de Orange Market.

Tras el chivatazo, la red empezó a cocinar el presunto amaño de la sonorización y la instalación de pantallas por el recorrido durante el último trimestre de 2005; es decir, seis meses antes de que concluyera el proceso administrativo. Hasta el punto de que redactó un pliego de condiciones técnicas para quedarse con la organización (ver documento adjunto).

Para conseguir información del concurso, Orange Market habría recurrido al ex vicepresidente Víctor Campos y a Enrique Pérez Boada, ex director del Instituto Valenciano de Finanzas y comisionado de la visita de Benedicto XVI. Un hombre de la estricta confianza de Juan Cotino, actual presidente de las Cortes y entonces investido en factótum del evento con el Papa. «El que partía el bacalao», según ha declarado un colaborador.

El testigo

El testigo clave que ha irrumpido en la pieza de Gürtel que investiga la visita del Papa a Valencia, Juan Carlos Rincón, ha dado un giro a la instrucción. Ex productor de Orange, era la sombra de El Bigotes en los meses previos a la llegada del Pontífice y aportó al juez José Ceres datos muy concretos.

Según su testimonio, Gürtel urdió el plan a finales de 2005 después de que ex altos cargos de Radio Televisión Valenciana (RTVV) enviaran a la sede de Orange los planos del escenario. El productor arrepentido fijó a finales de noviembre una reunión clave en la sede de Trasgos, la empresa a la que se adjudicó el logotipo de la visita. Allí estaban El Bigotes, Blanco, Correa, Pablo Crespo y los gerentes de Trasgos. También insinuó que estaría Pérez Boada, algo que éste niega rotundamente.

«El peso de la reunión lo llevaba Orange, Correa estaba sentado a mi lado. Al final era poner encima de la mesa este evento que les iba a caer y en la reunión se habló de cómo hacerle frente. Había que decidir lo que aportaba cada uno y qué partidas se autoasignaban», subrayó al juez el testigo clave.

Según el productor, «se habló de formar una UTE. A partir de esa reunión es cuando se empieza hablar de un pliego, porque si se está hablando de hacer una UTE se entiende que hay que tenerlo lo más amarrado posible. Y es cuando surge la idea de hacer un pliego».

«Allí se habló de construir las cláusulas de tal manera que cuando se hace público el concurso, la empresa que ha estado preparando el pliego tiene todas las papeletas de llevárselo, en definitiva hacer un traje a medida», especificó al juez.

Ramón Blanco, consejero de Teconsa, habría asumido este encargo, que finalmente les valió un contrato de 7,4 millones de euros.

Francisco Correo Gürtel

Archivos de imagen relacionados

  • Francisco Correo Gürtel
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...