Gürtel organizó la visita del Papa por orden del exdirector de Canal 9

El exjefe del departamento técnico de la Radio Televisión Valenciana, Luís Sabater, ha asegurado esta mañana ante el instructor del caso Gürtel, Pablo Ruz, que el contrato de imagen y sonido de la visita del Papa a Valencia entre el 7 y el 9 de julio de 2006 se adjudicó a Teconsa, la supuesta tapadera de la trama corrupta, por órdenes superiores. Sabater ha apuntado como autor de esas órdenes al entonces director del ente público, Pedro García Jimeno, también imputado en la causa.

Sabater ha afirmado que no fue su departamento el que redactó el informe en el que se bendecía la adjudicación del contrato a Teconsa por 7,2 millones de euros. El exjefe del servicio técnico de la radiotelevisión autonómica asegura que en la fecha en la que se elaboró ese documento, el 4 de mayo de 2006, los miembros de esa sección se encontraban en Roma presentando los actos del Encuentro Mundial de las Familias presididas por el pontífice, por lo que no pudieron hacerlo.

Cuando volvió a Valencia, según su declaración, fue el director económico de la empresa pública, Ricardo Calatayud, el que le conminó a firmar el informe a favor de la adjudicación a Teconsa. Sabater, según su testimonio, le advirtió de que un concurso público de tal importancia no se podía resolver "a dedo", pero Calatayud le replicó que había órdenes superiores, concretamente de Pedro García Jimeno. Finalmente, Sabater, que hoy ha declarado como imputado, firmó una semana después.

Acto seguido ha declarado también como imputado Antonio de la Viuda, el exdirector de antena del ente público. De la Viuda ha ratificado los datos aportados por Sabater, su entonces subordinado. Es decir, que cumplió órdenes de Pedro García Jimeno al firmar el informe a favor de la adjudicación a Teconsa. "Yo firmaba todo lo que me ponían por delante", ha llegado a asegurar ante el juez.

La adjudicataria, Teconsa, una constructora sin ninguna experiencia en sonorización de eventos, tuvo que subcontratar con otras empresas los trabajos que se le habían encomendado. El ingeniero de sonido del evento, que declaró como testigo hace dos semanas, aseguró que esa empresa no era más que una tapadera a la que se facturaban los servicios prestados y el material utilizado, mientras que las órdenes y las contrataciones las llevaba personalmente el número dos de la trama Gürtel, el exsecretario de Organización del PP gallego Pablo Crespo, con la colaboración de Álvaro Pérez, El Bigotes.

De la Viuda y Sabater fueron los dos técnicos a los que Pedro García Jimeno acusó de haber informado a favor de la adjudicación supuestamente fraudulenta al asegurar que él solo firmaba lo que le presentaban los técnicos de la mesa de contratación. Ruz investiga a todos ellos por un delito continuado de prevaricación y otro de malversación de caudales públicos.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...