Grupos laicos replican al Gobierno que exponga en museos los símbolos religiosos escolares

El Gobierno quiere prohibir esos símbolos en los centros públicos, salvo los que tengan un valor artístico-cultural

  Los grupos laicos quieren que todos los símbolos religiosos salgan de las aulas de la escuela pública, aunque tengan cierto interés artístico. Sí tienen valor cultural, que los lleven a un museo, dicen. Responden así a las palabras del ministro de Justicia, Francisco Caamaño, que anunció que la futura ley de libertad religiosa obligará a retirar esos símbolos de los centros públicos, a no ser que tengan un valor artístico-cultural. 

Tanto la confederación de padres de alumnos Ceapa como el Sindicato de Estudiantes apuntaron esa posibilidad, la de exponer en museos algunos de estos objetos. Para Pedro Rascón, presidente de Ceapa, la única excusa para que uno de esos símbolos permanezca en un centro público es que, teniendo un incuestionable valor artístico, sea imposible de trasladar a un museo. "Llevamos 30 años de retraso en materia de libertad religiosa", se quejó Francisco Delgado, de Europa Laica. 

Sin matices de este tipo, el teólogo y director de la cátedra de Teología y Ciencias de la Religión de la Universidad Carlos III de Madrid, Juan José Tamayo, dijo ayer en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo, en Santander, que la medida es "muy positiva", dada la situación de "privilegio" que ostenta la religión católica. "El espacio público en España está cargadísimo, lleno de símbolos religiosos confesionales católicos, que me parece que no responden a la neutralidad que el Estado tiene que tener en relación con este tema", ha afirmado el teólogo. Así, hizo un llamamiento a los dirigentes católicos que, en su opinión, "tenían que ser los primeros que apoyaran estas iniciativas porque supondría la renuncia a los privilegios". 

Sin embargo, la FERE, patronal mayoritaria de los centros concertados católicos, no entiende por qué hay que quitar esos símbolos de las escuelas, a no ser que los alumnos del colegio lo pidan, ya que la mayoría de la población española se define como católica, dijo Manuel de Castro, su secretario general. Por su parte la asociación católica de padres Concapa acusó al Gobierno de "tener aversión por lo católico", y la patronal de centros privados CECE dijo que la retirada de símbolos va en contra de la libertad de las familias. Los católicos no ven por qué hay que retirar estos símbolos de las escuelas públicas.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...