Grupos cristianos se oponen al ultranacionalismo religioso en EE.UU.

Distintas denominaciones cristianas estadounidense se mostraron «preocupadas» por la amenaza persistente que representa el ultranacionalismo con bases religiosas.

Un conglomerado de agrupaciones cristianas de Estados Unidos emitieron un comunicado en el cual condenan el ultranacionalismo cristiano que, si bien ha sido parte importante de la cultura nacionalista estadounidense, ha venido creciendo en los últimos años, aún más en la era del presidente Donald Trump.

“Como cristianos, nuestra fe nos enseña que todos somos creados a imagen de Dios y nos ordena amarnos unos a otros. Como estadounidenses, valoramos nuestro sistema de gobierno y el bien que se puede lograr en nuestra democracia constitucional. Hoy nos preocupa una amenaza persistente tanto para nuestras comunidades religiosas como para nuestra democracia: el nacionalismo cristiano”, dice el comunicado publicado en el sitio Christians Against Chrstian Nationalism (Cristianos contra el Nacionalismo Cristiano).

Según alertan, el nacionalismo cristiano busca fusionar las identidades cristiana y estadounidense, distorsionando tanto la fe cristiana como la democracia constitucional de Estados Unidos. “El nacionalismo cristiano exige que el cristianismo sea privilegiado por el Estado”, agregan, y continúan diciendo que “implica que para ser un buen estadounidense, uno debe ser cristiano”.

Supremacía blanca y discriminación

A menudo se superpone y proporciona cobertura para la supremacía blanca y la subyugación racial, usando la religión como herramienta de segregación. “Rechazamos esta ideología política perjudicial e invitamos a nuestros hermanos y hermanas cristianos a unirse a nosotros para oponernos a esta amenaza a nuestra fe y a nuestra nación”, continúa el documento firmado por la Iglesia Bautista, el Lobby de la Red para la Justicia Social Católica, el Movimiento Cristiano de la Letra Roja, la Red de Acción Franciscana, la Iglesia Episcopal y la Iglesia Unida de Cristo, entre decenas de otras.

Remarcaron que la Constitución de los Estados Unidos garantiza libertad religiosa porque “el compromiso histórico de Estados Unidos con el pluralismo religioso permite a las comunidades de fe vivir en armonía cívica entre sí sin sacrificar las convicciones teológicas”, y que “todas las personas y religiones tienen el mismo derecho y la misma responsabilidad de participar constructivamente en la vida pública”.

“La afiliación religiosa, o la falta de ella, debe ser irrelevante para la posición de uno en la comunidad cívica. El gobierno no debe preferir una religión sobre la otra o sobre la falta de religión”, concluyen.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...