Grave enfrentamiento durante el rezo en la mezquita principal de Ceuta

Las dos facciones principales de musulmanes discrepan sobre el papel que debe desempeñar Marruecos en la dirección religiosa de la ciudad

La mezquita principal de Ceuta Sidi Embarek se ha convertido esta tarde en escenario de un violento enfrentamiento verbal entre las dos facciones en las que se encuentra dividida la población musulmana de Ceuta. La Policía Nacional ha rodeado el edificio y apaciguado los ánimos de varios grupos de fieles enfrentados entre sí durante el tradicional rezo de los viernes, según señalan testigos presenciales. Las fuerzas de seguridad han hecho un pasillo para escoltar a los fieles de las dos tendencias enfrentadas, cuyos líderes se han disputado la dirección del rezo entre gritos, insultos y descalificaciones mutuas. Ahmed Liazid, que había cesado en su puesto de imán de la mezquita principal de Ceuta se ha presentado en el templo rodeado por sus fieles y ha dirigido el rezo mientras los acólitos de otra tendencia le insultaban y llamaban ladrón. Posteriormente ha abandonado el templo y ha dirigido el rezo de los viernes el actual imán, que representa la corriente tradicional de Marruecos.

La comunidad musulmana de Ceuta está dividida en dos facciones, la que apoya la unión de comunidades islámicas de Ceuta, que agrupa a la mayoría de las agrupaciones religiosas de la ciudad y lidera Laarbi Maateis, de 47 años, dirigente del movimiento Tabligh, una tendencia religiosa que predica la paz pero que se considera rigorista en sus planteamientos y costumbres. La otra facción está representada por la Federación Española de Entidades Religiosas, es minoritaria y la dirigía Mohamed Alí.

Laarbi Maateis propugna que los imanes que predican en las mezquitas de Ceuta sean nombrados en la ciudad y no vengan impuestos por el ministerio de Asuntos Religiosos de Marruecos como ocurría hasta ahora. Rabat pagaba sus sueldos y dictaba y organizaba sus discursos y mensajes religiosos. Mohamed Alí defiende, en cambio, que Marruecos siga controlando la dirección religiosa en Ceuta. El cambio de algunos imanes en las principales mezquitas de la ciudad, como Side Embarek ha provocado en los últimos meses enfrentamientos entre los fieles. Los defensores de la corriente Suní Malekí acusan a la corriente Tabligh de imponer en Ceuta un islam importado Wahabista y fundamentalista.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...