Granada, entre las ciudades que más donan a la Iglesia católica por el IRPF

Aumenta el número de contribuyentes que marca la casilla de los fines religiosos Casi el 37% de los granadinos hizo en 2002 esta aportación frente al 33,39% del año anterior

Los contribuyentes granadinos se encuentran entre los que más aportan de todo el país a la Iglesia católica mediante sus declaraciones de renta, según se desprende de los datos aportados por la Conferencia Episcopal Española referentes al último ejercicio fiscal evaluado, el del 2002, que corresponde a la declaración de la renta del año anterior.

   Los granadinos están por encima de la media española, que ronda el 32%. Así, el 36,93 de los ciudadanos de Granada marcó la casilla que destina el 0,52% del IRPF a la Iglesia. Este dato supone un incremento de tres puntos con relación al ejercicio fiscal de 2001, cuando el 33,39% de los granadinos señaló la casilla de la Iglesia católica, y también representa un punto y medio con relación a 2000.

   Según los datos de la Conferencia Episcopal, el 11,37% de los granadinos marcaron las dos casillas, tanto la de la Iglesia como la de Otros fines sociales.

En el puesto14 de 49
Del total de 49 provincias, Granada se ubica en el puesto 14. El primero es para Badajoz, en donde el 45,51% de los contribuyentes destina parte de su renta a la Iglesia; el último lugar quedó en el noreste español: Barcelona, con un 18,69%.

   Desde 1999 se puede elegir entre destinar el 0,52% a la Iglesia o a fines sociales. A partir de ese año, son más los contribuyentes españoles que marcan esta última opción. Si en 1999 el 29,59% de declaraciones tenían marcada la opción de fines sociales, en 2001 -último año en que la Agencia Tributaria ha facilitado datos- este porcentaje se incrementó a un 31,60%. Por el contrario, la tendencia con respecto a la Iglesia ha sido inversa y se ha pasado de un 29,36% a un 22,01%.

   Aparte, la Conferencia Episcopal Española recibirá 135,97 millones de euros anuales hasta 2005, cantidad contemplada en los Presupuestos Generales del Estado en función de un acuerdo firmado en 1979 con el Vaticano.

   La deuda contraída con la Iglesia expira en esa fecha, momento en que la aportación pública a esta institución dependerá exclusivamente de lo que cada ciudadano destine personalmente mediante los donativos tradicionales o por medio del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas

Cada vez menos
Pero los ingresos de la Iglesia por esta vía son cada vez más reducidos. En el último ejercicio de la declaración de la renta, según fuentes de la Agencia Tributaria, 4.709.646 contribuyentes marcaron la casilla de fines sociales, mientras que 1.679.674 optaron por destinar el 0,52% de sus impuestos a la Iglesia. El dinero que fue a parar a otros fines sociales en la campaña fiscal anterior fue de más de 105 millones de euros

   Este capital se distribuye entre las entidades que trabajan con los colectivos más desfavorecidos.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...