Gracias a la Junta de Personal Docente de Córdoba

Carta al director publicada en «El Día de Córdoba« en relación con el acuerdo de la Junta de Personal Docente de Córdoba para instar a la retirada de símbolos religiosos en los colegios.

Entiendo que la escuela es un espacio cuya actividad de investigación y desarrollo del conocimiento científico es incompatible con las afirmaciones dogmáticas basadas en los credos de identidades parciales.

En una sociedad cada vez más plural y más diversa, la laicidad en el sistema educativo y en los espacios públicos es la mejor garantía de una convivencia solidaria y respetuosa, desarrollando los valores generales humanos y preservando las distintas creencias religiosas o ideológicas en el ámbito individual y en los distintos grupos particulares.

Aclaro que no se trata de ir contra ninguna confesión religiosa, con total seguridad se levantaran voces inquisitorias contra lo que ha pedido esta valiente y racional Junta de Personal Docente y todas/os aquellas/os que opinamos igual, porque seguro que esas voces nos tildarán de intolerantes.

Quisiera recordar que las/os maestras/os que imparten religión en los colegios o institutos están más indefensas/os que las /os demás pues no se le aplica el estatuto de las/os trabajadoras /es, cobran de los presupuestos generales del estado, de nuestros impuestos, pero las/os contrata y despide la jerarquía eclesiástica a su propio interés y criterio gracias al inconstitucional Concordato con la Santa Sede.

Podría argumentar muchísimo más mi apoyo a la decisión tomada por la Junta de Persona Docente pero no tengo espacio suficiente para ello sólo quiero terminar exponiendo la inquisición que se ha desatado en el colegio de mi hija por el intento de la señora directora por querer llevar a cabo la petición que le hice por carta y luego resulta que las/os intolerantes somos las/os laicos.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...