Gorrón

El Estado Vaticano, presidido por el Sr. Ratzinger, es la única nación (como tal dispone de correo, Policía, Ejército, transportes, cuerpo diplomático, territorio, censura etc.) de toda Europa que no es democrático.

No pueden votar todos sus habitantes, sólo un reducido número de «Príncipes de la Iglesia» que, recordemos, tampoco han sido elegidos con las pautas del sufragio universal. Pues bien, este dignatario extranjero, que valiéndose de sus simpatizantes se ha inmiscuido, y lo sigue haciendo, en la vida política de los españoles, es recibido en España con todos los honores y gastos pagados, para que continúe con su labor de proselitismo.

Sus afines alegan que, además de dignatario político, es líder religioso con gran peso entre los católicos españoles.

Pues bien, siguiendo el mismo razonamiento, ¿por qué no le invitan a Mohammed VI, que además de político es la máxima autoridad religiosa islámica, como «Comendador de todos los Creyentes» y «Presidente del Consejo de Ulemas»? Podría, en el mismo centro de Madrid, reunir a los millones de árabes que viven en el Estado español, más a todos los que quisieran venir, con todos los gastos pagados, y de paso vindicar, Ceuta, Melilla, y la isla de Perejil, ocupados por los infieles.

A fin de cuentas, ambos tienen muchas cosa en común, y sus fieles los mismo derechos. Después, y bajo los mismos principios, pueden continuar otros dignatarios ocupando Madrid

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...