Gonzalo Anaya es despedido en la Universitat con un rito procesional de inspiración romana

La comitiva ha iniciado el acto encabezado por un ujier que portaba en un cojín negro el birrete azul celeste del catedrático y el féretro estaba cubierto con una bandera republicana y un centro de flores tricolor

El catedrático emérito Gonzalo Anaya , que falleció el pasado miércoles con 94 ha sido despedido con un rito procesional de inspiración romana en el que ha participado numerosos miembros de la comunidad educativa de la Universitat de València, según han informado fuentes de este centro.
Según este rito, implantado en la UV por el humanista Lorenzo Palmireno a finales del siglo XVI, la comitiva que ha iniciado el acto estaba encabezada por un ujier que portaba sobre un cojín negro el birrete azul celeste del catedrático y el féretro estaba cubierto con una bandera republicana sobre la que reposaba un centro de flores tricolor.
Miembros del equipo de Gobierno de la Universitat, del Departamento de Sociología y profesores de la Escuela de Magisterio se han turnado para llevar a hombros el ataúd.
Siguiendo la tradición, el féretro ha dado tres vueltas al claustro del edificio histórico de la Nau, seguido por un amplio séquito de profesores, presidido por el rector y la familia del fallecido.
En señal de duelo, los trajes de los académicos llevaban las mucetas vueltas, para que el raso negro ocultara los vivos colores que identifican los distintos estudios universitarios.
El silencio se ha visto interrumpido por la música del Cant dels Ocells, interpretada por Aída García, violoncelista de la Orquesta Filarmónica de la Universitat de València.
Según las citadas fuentes, el acto ha contado con una amplia representación de partidos de izquierda, nacionalistas y sindicatos, así como de miembros de Escola Valenciana, de la Confederació de Pares i Mares d'Alumnes Gonzalo Anaya y profesores universitarios y de enseñanza media.
La Administración central ha estado representada por el subdelegado del Gobierno, Luis Felipe Martínez.
En sus palabras de despedida, el rector de la UV, Francisco Tomás, ha destacado "el compromiso con la enseñanza pública y liberadora" de Anaya .
Tomás ha recordado unas palabras del filósofo Kant que Gonzalo Anaya siempre repetía: "Únicamente por la educación puede el ser humano llegar a convertirse en tal. Y que él, el ser humano, no es sino aquello que la educación le hace devenir".
También la directora del Departamento de Sociología y Antropología Social, Josepa Cucó, ha intervenido en el acto para recordar al catedrático emérito como un maestro "lúcido, charlador y brillante" y como un gran renovador de la escuela valenciana, defensor de la enseñanza laica.
El rector y la profesora Cucó han recitado sendos poemas de Cavafis en su último adiós a Gonzalo Anaya

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...