Asóciate
Participa

¿Quieres participar?

Estas son algunas maneras para colaborar con el movimiento laicista:

  1. Difundiendo nuestras campañas.
  2. Asociándote a Europa Laica.
  3. Compartiendo contenido relevante.
  4. Formando parte de la red de observadores.
  5. Colaborando económicamente.

González-Sinde, «tonta, sectaria e inútil» por mencionar la condición homosexual de Caravaggio ante Rouco

Los ‘puritanos’ de la derecha no pierden el gusto por descalificar a las ministras de Zapatero

Este sábado le ha tocado a Ángeles González-Sinde pasar por la 'picota' de la derecha. La ministra de Cultura ha sido calificada de “tonta del voto”, “gentil peliculera”, “sectaria”, “inútil”, “mediocre”, entre otros adjetivos. Todo porque mencionó la condición de homosexual de Caravaggio ante la presencia de algunos miembros de la jerarquía católica, incluido el cardenal Rouco Varela.

No ha dejado de ocurrir desde que Zapatero llegó al Gobierno y se propuso equilibrar el poder entre políticos y políticas. Todas ellas han pasado por la picota de la derecha, ya sea del Partido Popular o de los medios conservadores. No por su gestión al frente de su correspondiente ministerio, sino, digámoslo claramente, por ser mujeres.

Las palabras de González-Sinde
“Caravaggio siempre ha sido apartado por los poderes dominantes, y después fue recuperado con el tiempo. Fue un criminal perseguido por la ley, un homosexual disoluto, un rebelde que no respetó ninguna convención del arte y que fue rescatado mucho tiempo después”, fueron las palabras de la ministra, el pasado jueves en el Museo del Prado, con motivo del recibimiento de la obra de Caravaggio El Descendimiento, proveniente del Vaticano.

Lo que la Iglesia lleva afirmando veinte siglos
En ABC, el puritano Juan Manuel de Prada escribe: “La ministra Angelines, ante El Descendimiento de Caravaggio ha querido epatar a Rouco poniendo este huevo: ‘La fragilidad humana, la espiritualidad e incluso la fe religiosa no pertenecen a un solo modelo de hombres, sino a todos’. Ante lo cual Rouco ha tenido que mearse de la risa, pues la pobre ministra no ha hecho sino repetir, con mala retórica y peor teología, lo que la Iglesia lleva afirmando veinte siglos”. Mira por dónde, que salvo De Prada, el resto de ignorantes mortales no nos habíamos enterado de que la Iglesia bendice, también, a los pecadores homosexuales.

Tonta del voto
“La tonta del voto”, es el titular del artículo con el que Tomás Cuesta, también en ABC, da su visión sobre el asunto. “Del mismo modo que hay otros personajes que si no son más tontos es porque no se entrenan, a la señora Sinde no cabe reprocharle que tase el entusiasmo o escatime en la entrega. Rara es la vez en la que no echa el resto; en la que no se abre de capa, o de orejas”, afirma.

La calentura del beatario laicista
Según Cuesta, la ministra, “nuestra gentil peliculera”, estuvo “mayestática; arcangélica, inmensa” en un acto en el que, “se trataba de mitigar la calentura con la que el beaterio laicista aguarda la visita del sucesor de Pedro”.

Cultura, a la altura del betún
Y en El Confidencial, Francisco Quevedo afirma que lo que consiguió Zapatero con el nombramiento de Ángeles González Sinde “fue dejar el pabellón del Ministerio de Cultura a la altura del betún: nunca ha habido un ministro/a tan profundamente sectario, tan increíblemente inútil y tan espantosamente mediocre”.

Los bemoles del cardenal
“La ministra optó por tocarle los bemoles al cardenal que estaba presente y, por extensión, a quienes habían cedido la obra para que se pudiera contemplar en Madrid, y se dedicó a hacer un panegírico de la condición homosexual de Caravaggio…”

Quevedo hace una salvedad, por si alguien piensa lo contrario: “No tengo nada contra el hecho de que Caravaggio fuera homosexual (…) Pero no era el momento ni el lugar”.

¡Bravo, ministra!
Se disiente de Quevedo, era la ocasión adecuada para defender la condición homosexual. Nunca está de más en un mundo en el que falsamente se vende que la homofobia está superada. Y sobre todo, si se hace delante de la jerarquía católica, que no pierde oportunidad para condenarla. ¡Bravo, ministra!

González-Sinde, junto al presidente de la Conferencia Episcopal Española, Antonio María Rouco Varela, ante la obra de Caravaggio. EFE

Archivos de imagen relacionados

  • caravaggio

Total
0
Shares
Artículos relacionados
Total
0
Share