Gobierno e Iglesia rechazan la clonación de embriones

La Conferencia Episcopal emitió un comunicado en el que definió la clonación terapéutica como «una instrumentalización criminal de la vida humana». «La palabra asesinato no es exacta en este caso», matizó Juan Antonio Martínez Camino, secretario general de los obispos, para quien la clonación «pretende ser benéfica», pero «es contraria a la dignidad humana». Lo cuenta Alex Navajas en La Razón.

Ni el Gobierno ni la Iglesia son partidarios de clonar humanos. Tras el anuncio de la clonación con éxito de 30 embriones, realizada por científicos coreanos y bajo la dirección de Woo Suk Hwang, el vicepresidente segundo, Javier Arenas, reafirmó la posición «rotundamente negativa» del Ejecutivo. Un portavoz del Vaticano, por su parte, comparó el hallazgo surcoreano con la experimentación nazi en la Segunda Guerra Mundial. Mientras, el líder del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, acusó al PP de «dar la espalda al progreso» por rechazar lo que considera «un gran avance científico que da muchas esperanzas». El portavoz de la Iglesia respondió que «no puede utilizarse a un ser humano para curar a otro».

La posibilidad de clonar embriones humanos con fines terapéuticos no es aceptable en ningún caso. Ésta es la opinión del Gobierno y de los máximos responsables de la Iglesia. Tras el anuncio de un grupo de científicos coreanos de que han logrado clonar treinta embriones, publicado el pasado jueves en la revista «Science», el vicepresidente segundo del Gobierno, Javier Arenas, reafirmó ayer la posición «clara y rotundamente negativa» del Ejecutivo.
   En declaraciones a Radio Nacional, aseguró que la clonación, así como la investigación con células madre, requiere «la unanimidad» de los científicos y tiene que ver con «la conciencia de las personas». No obstante, Arenas, quien reconoció que la investigación ha suscitado un gran debate, negó que desde el Gobierno haya «cerrazón» a que la investigación pueda implicar finalidades terapéuticas y «sirva al conjunto de la humanidad». Pero, añadió, «hay que hacerlo con todas las prevenciones, con todas las cautelas y todas las certificaciones técnicas». La ministra de Sanidad, Ana Pastor, por su parte, señaló ayer que el hallazgo de los científicos surcoreanos hará que los países europeos tengan que plantearse «si algo ha cambiado» en torno a la cuestión, y afirmó que la legislación española es «una de las más avanzadas de Europa»

Como un experimento nazi

El anuncio de la clonación de 30 embriones tampoco ha gustado a la jerarquía eclesiástica. Monseñor Elio Sgrecia, consejero del Papa sobre bioética, comparó ayer el hallazgo surcoreano con los experimentos realizados por los nazis en los campos de concentración durante la Segunda Guerra Mundial. «No puedes matar una vida humana en la esperanza de encontrar medicinas para salvar otras vidas», señaló.
   Para Juan Antonio Martínez Camino, secretario y portavoz de la Conferencia Episcopal Española (CEE), se trata de un hecho «absolutamente preocupante», pues utiliza «seres humanos como cobayas». En su opinión, «producir un ser humano, aunque sea por medio de técnicas innovadoras, para luego usarlos como cobayas, hiere la condición humana y va en contra de las leyes fundamentales de la ética». Los obispos españoles no aprueban la clonación ni siquiera con fines terapéuticos o médicos, ya que los «adjetivos benévolos no pueden justificar» métodos «contrarios a la vida humana». Martínez Camino se refirió a sendos documentos del episcopado español, de julio de 2003 y de abril de 2001, en los que se hace referencia a la clonación. En este último, la Instrucción Pastoral «La familia, santuario de la vida y esperanza de la sociedad», los prelados condenaban la clonación «aunque sea falsamente presentada como benéfica», ya que, «desde el punto de vista ético, se equipara a la clonación reproductiva». El portavoz leyó la nota del Comité Ejecutivo de julio de 2003 en que se indicaba que «el embrión humano merece el respeto debido a la persona. No es una cosa ni un mero agregado de células vivas, sino la primera fase de la existencia humana».
   Por su parte, el líder del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, acusó al PP de «dar la espalda al progreso» por oponerse a lo que considera «un gran avance que da muchas esperanzas». En este sentido, prometió que en el caso de que su partido gane las elecciones generales el próximo 14 de marzo «no tolerará que nadie inponga sus creencias para provocar retrasos» en la investigación. El portavoz de los obispos replicó a estas declaracones de Zapatero que «la ética racional expresa que nunca puede utilizarse un ser humano para curar a otro». Añadió que «por más que se hable de sus fines terapéuticos, la clonación no deja de jibarizar [en referencia a las prácticas de la tribu de los jíbaros] la vida humana».

«Seguir por este camino»

El presidente de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves, señaló que los resultados obtenidos por los investigadores de Corea del Sur «avalan» la iniciativa andaluza de investigar con células embrionarias. Chaves, que calificó el descubrimiento de «buena noticia», afirmó que «creemos que estamos en el camino correcto», y anunció que la Junta va a «seguir por ese camino porque es potencialmente razonable y curativo para muchas personas». De forma similar se manifestó el consejero Portavoz de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, quien aseguró que el Ejecutivo regional apostará por la clonación de células madre con fines terapéuticos «abriendo un camino científico seguro».
   La Asociación de Familiares de Enfermos de Alzheimer y la Liga Europea de Diabéticos, por su parte, apostaron por abrir un amplio debate para fijar el punto ético del que no se debe pasar en la investigación.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...