Giovanni Sartori: «Vivimos una guerra de religión»

El profesor italiano, que a sus 91 años acaba de publicar un nuevo libro, recibe a ABC en un pueblo de la Toscana. «Occidente y sus valores están en peligro», advierte

«Estamos viviendo una guerra de religión. Y yo digo que a la guerra se responde con la guerra, no con asambleas como hacen en lasNaciones Unidas, que yo llamo desunidas». Así de rotundo se muestra el más brillante politólogo italiano, Giovanni Sartori (Florencia, 1924), profesor de asombrosa cultura, considerado uno de los máximos expertos en ciencia política. Premio Príncipe de Asturias de Ciencias Sociales (2005), acaba de publicar «La carrera hacia ninguna parte. Diez lecciones sobre nuestra sociedad en peligro», una especie de manual de supervivencia que viene a enriquecer su producción de 35 libros traducidos en todo el mundo. Para combatir el calor del verano en Roma, el profesor, que se autodefine como liberal moderado, se refugió en un pueblo toscano, donde conversó con ABC.

«Occidente y sus valores están en peligro», advierte Sartori, quien considera que «la guerra a la que asistimos es inédita, con cuatro características: terrorista , global, tecnológica y religiosa». «El extremismo islámico crece porque atrae a jóvenes de todo el mundo y su fuerza deriva de que se alimenta de fanatismo religioso. La guerra terrorista del EI es de una ferocidad que nuestra memoria histórica no recordaba. Es secundario el componente militar. Solo se gana si sabemos reaccionar y no dudamos de nuestros valores y de nuestra civilización ético-política».

Cree el profesor Sartori que «Occidente no está dando la respuesta adecuada al EI» y desconfía de la capacidad de liderazgo de Barack Obama, al que se refiere con cierta ironía recordando que en sus años de profesor en Columbia, donde estaba inscrito el hoy presidente norteamericano, impartía dos cursos que hubieran sido «muy importantes para él, uno sobre teoría de la democracia y otro sobre el método y el lenguaje en política, pero no asistió a mis clases». Y con una sonrisa añade: «Si hubiera seguido mis cursos no habría hecho tantas estupideces». Sartori critica el empeño de Occidente por exportar la democracia a algunos países árabes, con el resultado del fracaso de las «primaveras árabes»: «La democracia no es exportable, sobre todo en los países islámicos, porque sus regímenes son teocracias fundadas sobre la voluntad de Alá, no sobre la voluntad del pueblo. Dios y pueblo son dos principios de legitimidad opuestos».

No solo es crítico con Obama, también con los lideres europeos «porque demuestran que comprenden poco y mal lo que está sucediendo enEuropa». La ampliación de la UE a 28 países no le gusta: «Ha sabido expandirse, pero no es capaz de hacer una buena gestión», dice, explicando que «Europa ha sido concebida como una entidad sin defensas económicas y, por tanto, fácilmente conquistable». Sartoriconsidera ridículo el intento de algunos países europeos de construir muros para defenderse de los inmigrantes y se muestra especialmente duro con la política sobre inmigración de la UE: «La gran sorpresa ha sido que los musulmanes de tercera generación no solamente no se han integrado, sino que son los más rebeldes, porque no tienen trabajo, el Islam fanático los atrae y odian a Occidente. Europa creyó que esos inmigrantes serían integrados en la tercera generación, como ocurrió enEstados Unidos. Pero allí eran todos de procedencia europea y con la misma religión».

Superpoblación mundial

A Sartori le preocupa especialmente la superpoblación mundial, con algunos casos que hablan por sí solos, como el de Níger, cuya población se duplica cada diez años, con descenso dramático de la vida media, que era de 28 años y ahora lo es de 15. Experto en el tema (uno de sus libros más leídos es «La tierra explota: Superpoblación y desarrollo»), Sartori dice que «el problema de los problemas es la superpoblación. Es la más dramática crisis de nuestro tiempo. La Tierra ha superado los nueve mil millones de personas. En un siglo la población se ha triplicado con creces. Es algo insostenible». Por eso no le gusta y critica que la Iglesia se oponga al control de la natalidad. «¿Dónde meteremos los miles de millones que la Tierra no podrá soportar. ¿Los mandaremos a Plutón?», se pregunta.

Giovanni Sartori culpa a la televisión y a Internet de «producir imágenes y cancelar los conceptos, atrofiando así la capacidad de comprender». En este sentido, alerta del riesgo de que los nuevos medios pueden ser enemigos de la democracia. «La sociedad liberal democrática está construida de abstracciones. No hay nada visible en los conceptos que nosotros hemos usado para construir la democracia liberal. Conceptos abstractos como el de justicia, por ejemplo», señala.

Le indicamos que algunos, al leer su último libro, podrían tacharle de pesimista, pero él subraya que es realista: «Yo tengo un lema muy claro: El pesimismo es peligroso si nos lleva o induce a la rendición; pero el mal lo hace el optimismo o el ‘tranquilismo’ que conducen a no hacer nada. Este es exactamente mi lema y lo que pienso». Confiesa que, originalmente, eligió como título de su libro «La carrera hacia la ruina», para explicar que «caminamos sin ideas de cómo progresar con tantos como somos, demasiados… Las ruinas crean unidades más pequeñas, como en la Edad Media. Algunos quieren crear su pequeño reino».

«Escribiré un nuevo libro y después… basta. No soy infinito»

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...