Gestos mutuos entre el «bergoglismo» y el populismo español

Gustavo Vera, acompañado por un alto oficial del Vaticano, visitó a la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, y al segundo de Podemos.

No es la primera vez que el populismo español encarnado por Podemos y el Vaticano conducido por Jorge Mario Bergoglio intercambian flores. Debe recordarse, para ello, el discurso del papa Francisco ante el Parlamento Europeo, aplaudido y vanagloriado a rabiar por el líder de los «indignados» españoles y admirador del chavismo, Pablo Iglesias. «Bravo», tuiteó Iglesias, luego de destacar que el pontífice católico «defiende los derechos humanos y sociales como base de la dignidad». Sus ahora socios de Izquierda Unida, en aquel momento  (noviembre de 2014) abandonaron el recinto.  “Las instituciones, las escuelas y los espacios públicos no son lugar para la fe y las creencias religiosas”, dijeron los voceros de la izquierda.

Ahora, mientras se siguen tirando flores de elogios unos y otros, un político argentino muy cercano a Bergoglio, como es Gustavo Vera (tanto, que oficia de vocero muchas veces y en otras, lo ha colocado en situaciones incómodas, aunque nunca fue desmentido por el Vaticano) visitó a Podemos en España.

vera Errejón

Así, publicó la imagen junto al segundo de Pablo Iglesias, Iñigo Errejón. La ONG La Alameda difundió la foto y los datos del encuentro y aseguró que «como parte de una intensa agenda en España, este jueves 27 de mayo Errejón y Vera han debatido y planificado acciones comunes en defensa de los derechos de refugiados y migrantes». En este sentido, «la encíclica del Papa Francisco, Laudato Si, es la inspiración concreta para este trabajo en conjunto del legislador porteño con el diputado español», señalaron.

También se reunió con la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena y lo acompañó otro porteño, eminente y operador de la Santa Sede desde antes que desembarcara Bergoglio, monseñor Marcelo Sánchez Sorondo, jefe de la Pontificia Academia de Ciencias Sociales del Vaticano.

En España, la movida no ha pasado desapercibido, sobre todo tratándose de tiempos electorales y de que España tiene una gran tradición católica. Algunos ven, en forma sutil, una intromisión política que comienza a tomar forma.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...