Asóciate
Participa

¿Quieres participar?

Estas son algunas maneras para colaborar con el movimiento laicista:

  1. Difundiendo nuestras campañas.
  2. Asociándote a Europa Laica.
  3. Compartiendo contenido relevante.
  4. Formando parte de la red de observadores.
  5. Colaborando económicamente.

Gays de Madrid crean un calendario laico con vírgenes transexuales

Organizaciones cristianas lo consideran ofensivo con la Iglesia y hablan de “inquisición rosa”

Un virgen negra, con rostro orgulloso, sostiene una bola de discoteca y a un niño Jesús pálido que mira hacia al infinito creador. Es La Moreneta catalana. Montserrat gay, visible, orgulloso. Pastorcillos, musculosos, con tatuajes, y rasgos oso, se postran ante su señora: la sagrada virgen transexual. Marías con liguero y semblante sexy, o Marías que asustan al orador que se arrodilla frente a su presencia. Mostrando pechos. O luciendo cadera con semblante desdeñoso ante el rapado arcángel que exige clemencia. El condón como símbolo devoto. Divas María. Vírgenes transexuales de la modernidad.

Lo profano y lo sagrado, lo estético y lo irreverente, han sido mezclados en un calendario que lleva el adjetivo remarcado de laico. El calendario laico 2010 del Colectivo de lesbianas, gays, transexuales, y bisexuales de Madrid (Cogam) ya está a la venta sirviendo una polémica que crece. ¿Por qué no hacerlo si el día del Orgullo reúne en Madrid a más personas que las festividades católicas de la Almudena o de la Inmaculada?, se preguntan en Cogam. El objetivo es resaltar la ausencia de un "auténtico estado laico" en el que todas las festividades están relacionadas con santos y vírgenes católicas. "En España hay ateos, judíos, testigos de Jehová, musulmanes, ¿por qué no celebrar festividades laicas como el día internacional de la mujer o de la democracia?", explica su portavoz Raúl García. El calendario laico está enraizado en preguntas, y también tiene sus respuestas en Internet: diversos colectivos católicos lo consideran "muy ofensivo a la Iglesia" y hablan de "la inquisición rosa". Organizaciones conservadoras lo han calificado de "blasfemo y pornográfico".

En Cogam no lo consideran ofensivo. "Es muy respetuoso. Tan solo tomamos la iconografía actual, es un trabajo artístico. Hay cuadros en el Louvre o en el Prado que podría ser más ofensivos", explica García. El motivo de que sus modelos sean transexuales se explica dentro de las campañas de sensibilización internacional en relación con este colectivo, que empezaron la semana pasada en diversas ciudades españolas, y que tendrán su desarrollo en 2010. Este año ha sido el elegido para presionar a la Organización Mundial de la Salud, y que retire la identidad transexual como una patología médica.

"Es arte transgresor, contemporáneo, lo importante del calendario es su mensaje: el uso del condón y medidas anticonceptivas frente a posturas intransigentes que hacen un flaco favor a la sociedad", explicó Isabel Torres, una de las modelos. "Lo que busca es desenmascarar la realidad, encontrar matices distintos, puede agradar o horrorizar, pero es un antídoto frente a la pereza mental", explicó su fotógrafo Juan Antinoola.

Para Cogam un estado laico sería aquel en el que se respetaran las creencias, que no se impusieran religiones, y que no tuvieran que celebrarse festivos por obligación. ¿Por qué celebrar la Inmaculada y no el Yom Kipur (festividad hebrea)?, se pregunta García. El calendario ha sido compuesto por voluntarios y personalidades como la actriz Carla Antonelli, y sus fondos serán dedicados a campañas por la sensibilización del VIH-SIDA, ya que, según este colectivo, desde el 1 de septiembre de 2008 la Comunidad de Madrid no ha invertido en subvenciones para este tipo de campañas.

Vírgenes negras, transexuales divinos, pastorcillos con tatuajes, Marías con ligero y semblante sexy, transexuales, ellas y ellos, y ante todo un mensaje que fluye como el maná reivindicativo desde los cielos: los transexuales tienen derechos y se debe despatologizar su identidad.

El calendario COGAM 2010 nace con la polémica y el objetivo de despertar simpatías y odios. Es un calendario laico, pero que rescata toda la iconografía religiosa de un modo irreverente, levantando, desde su puesta a la venta la semana pasada, una nutrida polémica al ser clasificado como "ofensivo para la Iglesia Católica". Sin embargo, en COGAM consideran que nada tiene de ataque. "Todo se ha tratado con sumo respeto, partiendo de la iconografía actual, es un trabajo artístico", explica su portavoz Raúl García.

Total
0
Shares
Artículos relacionados
Leer más

Colonoscopia

La plaza de Colón de Madrid se ha convertido, por desgracia, en el lugar en el que la derecha…
Total
0
Share