Ganemos Córdoba no votará las ordenanzas fiscales si no se incluye que la Iglesia pague el IBI

La agrupación de electores reclama al cogobierno que haga como Badalona y empiece a revisar las exenciones fiscales a las propiedades de la Iglesia Católica

La asamblea de la agrupación de electores de Ganemos Córdoba ha decidido que los cuatro concejales de su grupo en el Ayuntamiento no votarán a favor del proyecto de ordenanzas fiscales del cogobierno si no se inicia el proceso para que la Iglesia Católica pague el Impuesto de Bienes e Inmuebles en sus propiedades inmobiliarias en la ciudad.

Los concejales Rafael Blázquez y Vicky López han denunciado que “a estas alturas” aún “nadie” del cogobierno “se ha sentado con nosotros para hablar de las ordenanzas fiscales”. Su voto es necesario para que este proyecto salga adelante.

Además de volver a reclamar que se incluyan sus demandas de ejercicios pasados, como la tasa turística o el impuesto a los veladores de Córdoba, Ganemos reclama ahora que se inicie el proceso de revisión de las exenciones fiscales que disfruta la Iglesia Católica en la ciudad. Según cálculos de Andalucía Laica, el Ayuntamiento deja de ingresar unos 1,5 millones de euros al año por las propiedades inmobiliarias (433 inmuebles) que posee la Iglesia en la ciudad.

“Ya tenemos sentencias que abren la puerta a revisar esa exención”, anunció Blázquez, quien dijo que el Ayuntamiento de Badalona ya ha iniciado un proceso para obligar a la Iglesia a pagar el IBI basándose en la última sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea.

“Es una propuesta de justicia”, dijo Blázquez, que reconoció la dificultad de aplicar la medida por el “acuerdo preconstitucional con la Santa Sede” que “ata determinadas cuestiones” y que habría que revisar “cuando haya mayoría parlamentaria” para hacerlo.


Ganemos Córdoba pide revisar las exenciones al IBI de la Iglesia como condición para apoyar las ordenanzas

20 minutos

El grupo Ganemos Córdoba en el Ayuntamiento de la capital cordobesa ha comunicado este viernes su intención de incluir como condición para la aprobación del proyecto de Ordenanzas Fiscales de 2018 el estudio y valoración de las exenciones del Impuestos de Bienes Inmuebles (IBI) de las más de 400 propiedades inmobiliarias de confesiones religiosas, «casi todas de la Iglesia católica, para anular las que se puedan, por ejemplo las exenciones a inmuebles con actividad económica».

Así lo ha destacado en una rueda de prensa el portavoz del grupo, Rafael Blázquez, quien ha dicho que «hay sentencias que abren la puerta para replantear las exenciones a las confesiones religiosas», de manera que «otros ayuntamientos, como Badalona, ya han iniciado este proceso amparándose en la sentencia del Tribunal de Justicia de la UE que juzgó como prohibidas las exenciones fiscales a los edificios religiosos en los que se desarrollan actividades económicas», ha reiterado el edil.

«Ganemos Córdoba ya anunció en julio que no negociaría las propuestas para las nuevas ordenanzas hasta que no tuviesen la garantía de que todas las exigencias que se acordaron en 2017 van a ser cumplidas», ha recordado por su parte la coportavoz Vicky López, quien ha subrayado que «a día de hoy nadie se ha sentado con Ganemos con propuestas concretas», por lo que, ha avisado, «no negociaremos hasta que no nos confirmen el cumplimiento férreo de las condiciones para el 2017».

Sin embargo, ha desvelado una de las propuestas para las nuevas ordenanzas tras aparecer hace unos días el informe de Andalucía Laica donde se desvelaba que «Córdoba deja de ingresar 1,2 millones de euros por exenciones del IBI a la Iglesia». Según el grupo municipal, «esto no es sólo por la cantidad de dinero que el Ayuntamiento deja de ingresar, sino por una cuestión de justicia».

Ganemos plantea la necesidad de revisión de los acuerdos firmados en 1979 con la Santa Sede, pero «mientras que eso se lleva a cabo en el ámbito estatal, hay un margen de acción desde los ayuntamientos para todos aquellos inmuebles no dedicados al culto o a residencias eclesiásticas», ha apuntado.

«Ya en 2012, el PSOE presentó una moción en el pleno del Ayuntamiento en este sentido, a la que se unió IU», ha señalado Blázquez, quien espera que «ahora lleven a cabo los trámites necesarios para que pueda ser efectiva». Ganemos Córdoba ha afirmado que esta será «una de las condiciones para aprobar el proyecto de ordenanzas de 2018».


concejales ganemos-cordoba 2017

Tensión entre Ganemos e IU por las ordenanzas fiscales

ABC

El curso político municipal ha comenzado con un foco de tensión entre Ganemos e Izquierda Unida, que hasta el momento han mostrado buenas relaciones políticas a nivel general. La agrupación de electores ha denunciado que nadie del equipo de gobierno se ha sentado con ellos para negociar las ordenanzas fiscales y ha puesto una exigencia añadida a la aprobación: que la Iglesia pague IBI por sus bienes con actividades lucrativas.

Un informe reciente de Andalucía Laica señala que las confesiones religiosas dejan de ingresar por la exención del IBI 1,2 millones, un tercio del total. La gran mayoría corresponde a la Iglesia. El documento realiza una aseveración que no es correcta. Que los más de 400 bienes raíz de la Iglesia Católica están exentos del tributo, cosa que no es exactamente correcta, según advirtió la teniente de alcalde de Hacienda, Alba Doblas.

La Iglesia, ni nadie, paga IBI por los centros de culto, los monumentos catalogados (incluso cuando éstos se dedican a actividades comerciales como hoteles) o aquellos bienes que estén adscritos a una labor social que se encuentren amparada por la ley de mecenazgo (comedores, aulas formativas, etcétera), de la que se benefician todas las organizaciones no gubernamentales. Según la tesis de Ganemos, la Iglesia ha de pagar por aquellos bienes que le generan rentas de algún modo. Por ejemplo, es propietaria de locales comerciales, pisos por los que percibe alquiler o edificios donde se lleva a cabo una actividad lucrativa.

Ganemos sostiene que la Iglesia tiene que pagar en esos caso aunque la edil de Hacienda puntualizó que la exención en este momento no es universal. Es decir, el Obispado o cualquier orden religiosa (sea cual sea su confesión) tiene que pagar el IBI como cualquiera por las propiedades que no cumplen ninguno de los requisitos anteriores (culto, patrimonio monumental o labor social).

La edil de Hacienda ha explicado que corresponde a la Inspección Fiscal Municipal que eso se cumpla. Es decir, girar los tributos correspondientes cuando eso no ocurre y multar conforme a la legislación. Ganemos sostiene que la ciudad de Badalona ya ha empezado este camino conforme a una sentencia europea e IU mantiene que el régimen de exenciones lo fija una legislación estatal que el Ayuntamiento de Córdoba no puede contravenir. Habitualmente, se suele culpar al concordato con la Santa Sede de esta situación. La realidad es que la legislación de mecenazgo es la que está usando la Iglesia en la mayor parte de los casos fiscales.

Entre IU y Ganemos existe también una situación de tensión por las ordenanzas fiscales. El portavoz de la agrupación de electores, Rafael Blázquez, aseguró que nadie del cogobierno se ha sentado con ellos para negociar los tributos de 2018. Doblas afirmó que lleva desde mayo negociando con la edil Marí Ángeles Aguilera sobre este expediente en concreto y afirmó que tiene todo el intercambio de correos y documentos que se han generado.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...