Gana el islam político

Túnez abrió la primera fase de la primavera árabe y ha abierto ahora la segunda con las elecciones para la formación de una Asamblea Constituyente y al mismo tiempo un Gobierno que, sin ser provisional como el actual, será de transición hasta la aprobación y promulgación de la Carta Magna que debe elaborar dicha asamblea. Estas elecciones han sido muy importantes. Para Túnez, desde luego, pero también para el resto de los países árabes, los que ya han hecho su revolución y los que todavía no la han culminado, porque marcarán el camino a seguir por estos países.

Una primera constatación es la abultada participación que han tenido los comicios. Han concurrido alrededor de 100 formaciones y ha votado más del 90% de los electores registrados. También merece ser destacado el clima totalmente pacífico.

Una segunda consideración es la gran victoria del partido islamista moderado En Nahda, prohibido durante 22 años por la dictadura. Es una victoria muy superior a la esperada, que contrasta con la derrota del histórico Partido Demócrata Progresista, de centroizquierda, aspirante a ocupar un segundo lugar, que será para un partido de izquierda.

En Nahda, que nació a imagen de los islamistas Hermanos Musulmanes egipcios, se mira ahora en el espejo del islamismo moderado turco para reconciliar los principios religiosos con la democracia occidental. Ya antes de las elecciones había anunciado que, en caso de victoria, no gobernaría en solitario y ayer mismo lanzó un mensaje tranquilizador a los socios económicos de Túnez. La tarea que tiene por delante la nueva Asamblea es la de fundar el Estado de derecho, mientras el nuevo Gobierno debe reflotar la economía, que ha empeorado en los nueve meses transcurridos desde el inicio de la revuelta.

El resultado tunecino confirma la aparición del islam político con capacidad de gobierno en el norte de África y los países árabes. Sin embargo, este islamismo político moderado no parece ser el que vaya a instalarse en Libia. Al proclamar la liberación de la dictadura de Gadafi, las nuevas autoridades han declarado que el nuevo Estado se edificará sobre la ley islámica y han recordado que la ley de Dios permite la poligamia, de modo que no va a ser ilegalizada.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...