Fundamentalistas antiderechos lanzan el Partido Celeste en Argentina

Para buscar representación parlamentaria en el Congreso Nacional y en las legislaturas provinciales, hoy martes se lanzará formalmente la plataforma política del nuevo «partido Celeste», que impulsan referentes y activistas contrarios a la interrupción voluntaria del embarazo (IVE).

La Fundación “Más Vida” y otras organizaciones contrarias a reclamos elementales, como el de la interrupción voluntaria de los embarazos no deseados, lanzaron este medio día su espacio electoral.

Bajo el nombre “Partido Celeste”, presentaron su plataforma en el Hotel Savoy, donde anunciaron que buscarán ganar representación en el Congreso y en las legislaturas provinciales para un objetivo central: impedir que las mujeres avancen en su lucha y conquisten su derecho a no seguir muriendo por la clandestinidad del aborto. Un reclamo que ya se expresó con manifestaciones masivas, como las del 13J y el 8A, y cuyas fuerzas traspasan la lucha lucha por este derecho, con expresiones como las que recientemente se vieron en el movimiento estudiantil, que tomó en sus manos la campaña por la separación de la Iglesia y el Estado y profundizó con su apoyo la exigencia de aborto legal ya.

El lanzamiento del espacio que busca proyectarse hacia el 2019, contó con la presencia de los principales referentes de la Fundación: su presidente Raúl Magnasco y su vicepresidenta Ayelén Alancay, a quienes se conoció durante las audiencias que tuvieron lugar en la Cámara baja. Allí se destacaron por sus ataques constantes a las mujeres que se organizan por este derecho elemental, a las que calificaban de «nazis» y «asesinas». Hoy, en el lanzamiento de su partido, afirmaron que «ya hay 9 distritos en los que nuestro partido está naciendo», y sostuvieron que por la vía electoral buscarán «defender la vida desde la concepción y hasta la muerte natural”.

Como pudo verse en aquella oportunidad y también luego, con la intensa campaña contra las mujeres de la que fueron activos impulsores, la oposición de la Fundación trasciende sin embargo al aborto legal y se extiende también a otros terrenos en los que la marea verde exige su derecho a decidir, como el de la Educación Sexual Integral en las escuelas, el matrimonio igualitario o la interrupción voluntaria del embarazo en las causales que reconoce el propio Código Penal desde 1921.

Las coincidencias con las jerarquías de las Iglesias Católica y Evangélica es clara, y así se expresó también en la conferencia de este martes, en la que sus referentes sostuvieron que en el Partido Celeste habrá representatividad «para todas las iglesias».

La ligazón de la Fundación con referentes de los distintos bloques políticos que integran el Senado también se avisora en cuanto una se pone a indagar. El caso que más se repite es quizá el del macrista Esteban Bullrich. El actuar senador de Cambiemos, ex Ministro de Educación de la Nación, no perdió oportunidad para dar su apoyo a estas instituciones fundamentalistas, que estuvieron a la cabeza del lobby que conquistó que el aborto fuera nuevamente cajoneado por el Congreso de la Nación.

El senador Esteban Bullrich y el presidente de Más Vida Raúl Magnasco, juntos en la Misa de Consagración a la Virgen de Lujan por las Dos Vidas

Durante la conferencia de este martes, Magnasco anticipó que existen conversaciones con quienes impulsan un «partido de los evangélicos», con el «Partido de la Vida» y otras organizaciones en formación para avanzar en los cometidos de este proyecto. Con esas y otras instituciones, Magnasco tiene además una experiencia reciente. Se vio en la movilización impulsada días antes de la votación del aborto en el Senado, en el Obelisco porteño, donde la Fundación que preside fue una de las principales impulsoras de esa concentración nacional contra el derecho al aborto.

Ese día, como relató La Izquierda Diario, pudo verse la colaboración activa que prestaron también otros funcionarios y referentes del oficialismo y de la oposición del PJ, como el gobernador sanjuanino Sergio Uñac, que volvió a ser noticia esta semana porque en su provincia sigue impidiéndose el acceso a niñas violadas y embarazadas al aborto no punible. Otras imágenes que quedarán para el archivo de esta marcha reaccionaria son las de la senadora Miriam Boyadjian y las diputadas macristas Cornelia Schmidt de Liermann, Carmen Polledo y Marcela Campagnoli, así como la del intendente del partido bonaerense de Merlo, Gustavo Menéndez.

De acuerdo a las declaraciones de Magnasco, el Partido Celeste será «un partido parlamentario que impulse y promueva la defensa del primer derecho humano, como es el derecho a la vida”. Detrás de sus declaraciones, sin embargo, se esconde un elemento que quedó a la vista tras ese debate histórico: junto con la jerarquía de la Iglesia Católica, las instituciones evangélicas jugaron un rol fundamental para el ejercicio del lobby contra el aborto legal, dejando a los pastores evangélicos ante la posibilidad de llevar su prédica al terreno político.

Aunque suene muy lejano, la posibilidad de impulsar un movimiento inspirado en del Partido Republicano Brasileño (PRB), que de la mano del PT llegó a contar con bloques legislativos, presencia en importantes medios de comunicación y hasta gobiernos locales como el de Marcelo Crivella en Río de Janeiro, parece estar en el horizonte del nuevo «Partido Celeste». En el país vecino, los grupos evangelicos brasileños se caracterizaron también por su intenso lobby antiaborto y homofóbico que desarrollaron intensamente, en tanto que los grupos mas fundamentalistas estuvieron a la cabeza de desarrollar una intensa campaña contra Dilma Rousseff, que culminó en el golpe institucional que promovieron, siempre claro, en nombre de Dios y la familia.

“Hoy los provida festejamos porque el sueño de un partido que nos represente se hace realidad, y de esta manera aspiramos a tener una mayor representatividad en el Congreso», señaló este martes Ayelén Alancay, vicepresidente de +Vida y también fundadora del partido Celeste. «Será la primera vez que asumiremos un rol activo en la política para comprometernos en la promoción de los derechos humanos de manera firme”, añadió.

En simultáneo, grupos que también se autodenominan «pro-vida» se manifestaron frente a la Legislatura de Tucumán para reclamar contra la adhesión de la provincia a la Ley de Educación Sexual y Procreación Responsable, sancionada hace ya 13 años pero sin aplicación en la provincia que preside Juan Manzur, el ex Ministro de salud del kirchnerismo, ferviente activista también contra el aborto legal.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...