Fundamentalismo católico

Llamemos a las cosas por su nombre. Tras la aprobación de la reforma educativa, impuesta por el Partido Popular, no es la Religión la asignatura que ha ganado la batalla. Aunque se le designe de este modo escueto, su nombre es más largo y concreto: Religión Católica. Conviene no olvidarlo para no caer en equívocos de importancia. La religión es un concepto bien abstracto que incluye múltiples religiones de diferentes voces. Desde el momento en que los seres humanos se hicieron conscientes de la propia muerte -estamos hablando de hace miles y miles de años-, se elevaron a la categoría de pensadores que miran más allá de la condición mortal. De esa mirada surgieron progresivamente preguntas acerca del sentido de la propia existencia, del alma, de la posible inmortalidad y trascendencia, etc. Son interrogantes que hallaron respuestas de diversa índole a lo largo de milenios. Incluso tuvo que pasar muchísimo tiempo hasta que la gama amplia de dioses imaginados por los humanos fueran relevados por la idea de una "deidad verdadera en exclusiva". La temprana historia de los humanos, de la que tan poco sabemos, es de una duración desproporcionadamente larga si se la compara con las épocas conocidas. Viene estimada en torno a unos 150.000 años. De estos los pocos más de 2.000 años de cristianismo quedan minimizados, aunque su historia sanguinaria no sea motivo de menosprecio.

Aterrizando en el presente, el catolicismo se ha erigido en religión superior, tratando la Iglesia de poner a los humanos bajo el yugo de su ideología como si se tratara de la verdad. De este modo el fundamentalismo católico se cuela, reforzándose todavía más bajo el Gobierno del PP, en las aulas. Se obvia así que toda religión es una ficción más entre otras posibles. Una necesidad que parte del miedo, de la incertidumbre y de la búsqueda de respuestas. De ahí tal vez la importancia de reivindicar una asignatura dedicada a la historia de las religiones y a la educación ciudadana. Ello pasa por exigir la retirada de la religión católica de la escuela.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...