Francisco Delgado. Entrevista al presidente de Europa Laica

Francisco Delgado es presidente de Europa Laica. Acudía este jueves, 22 de mayo, a Alcázar de San Juan a presentar la Carta Europea de la Laicidad y la Libertad de Conciencia en la sede de IU.

Aprovechamos para saber más sobre la Carta y conocer la labor de su asociación.

¿Qué es Europa Laica?

Es una asociación filosófica y de agitación social fundada en 2001 que tiene socias y socias en todo el Estado e incluso en algunos países europeos y de América latina. Sus principales objetivos son la defensa de la libertad de conciencia y la separación del Estado de las religiones. Entre otras campañas y actividades mantenemos el “Observatorio de la laicidad” y un boletín que se envía diariamente. La financiación es sólo con las cuotas de los socios.

¿Cuáles son las principales campañas o acciones que lleváis a cabo actualmente?

Pues son muchas. Por ejemplo: la campaña por la Escuela Pública y Laica, la campaña para no marcar ninguna X en la declaración de la renta, para que la Iglesia católica no tenga privilegios fiscales y pague impuestos como el IBI, contra las inmatriculaciones de la Iglesia, contra la simbología religiosa en los espacios públicos y los actos oficiales, por la anulación de los Acuerdos con la Santa Sede…

¿Es lo mismo laicismo que laicidad?

Son términos que van en paralelo: uno es el medio y otro el fin. En la práctica se puede entender por laicismo la lucha permanente para conseguir la laicidad, entendida como el establecimiento de las condiciones jurídicas, políticas y sociales idóneas para el desarrollo pleno de la libertad de conciencia, base de los Derechos Humanos, y que implica la defensa del pluralismo ideológico y la plena separación del Estado y las religiones.

A menudo se identifica el laicismo con un radicalismo que condena la existencia de la religión, pero una de vuestras máximas es garantizar la libertad de conciencia. ¿Nos puedes explicar cuál es la diferencia?

Se hace de forma deliberada desde las corporaciones religiosas y desde ciertos ámbitos de la política más o menos conservadora. Hay que tener en cuenta que el laicismo, al igual que el ateísmo, el librepensamiento e, incluso, la democracia, la libertad, etc., fueron considerados durante siglos como “ejes del mal” en un Estado que era católico por obligación. Sin embargo, el laicismo no condena la existencia de la religión, sino que promueve que las religiones no han de tener privilegios jurídicos, sociales y políticos y que ha de ocupar su espacio privado y no tratar de imponer su determinada moral, ritos y dogmas al conjunto de la ciudadanía.

Has venido a Alcázar a presentar la Carta Europea por la Laicidad y la Libertad de Conciencia. Explícanos, ¿qué es y qué objetivo perseguís con ella?

Son 11 puntos que tratan de remarcar principios y valores cívicos de igualdad y no discriminación que ya están en la Declaración Universal de los Derechos Humanos y los Convenios de la Infancia, pero que no se tienen en cuenta en su verdadera dimensión. También se tienen en cuenta algunos principios de la ley francesa de separación del Estado de las religiones. Es una llamada de atención ante la constante pérdida de derechos, y el avance de las religiones y de grupos políticos de corte totalitario y populista en Europa, algo que se va a ver reflejado en las próximas elecciones europeas.

Ante esto, Europa Laica y otras organizaciones europeas laicistas desean llamar la atención de los gobiernos, instituciones, partidos y organizaciones sociales en Europa para generar un estado de opinión, unas leyes y unos acuerdos políticos favorables para evitar ese avance, muy preocupante, que restringe derechos y libertades en todos los ámbitos.

¿Cómo la han acogido los diferentes partidos políticos de cara a los comicios electorales del próximo 25 de mayo?

Bueno, estamos en pleno proceso de que la conozcan en toda su dimensión. Pero por los primeros datos que tenemos las organizaciones y movimientos más de izquierdas y de sensibilidad cívica la han acogido bastante bien. Aunque el proceso es muy largo.

En el caso de España, estado aconfesional según su Constitución, ¿es cierta esa aconfesionalidad del Estado?

En lo formal, con ciertos matices, lo es. En la práctica, la mayoría de las instituciones y poderes públicos tiene un comportamiento confesional católico.

Para Europa Laica, ¿sería imprescindible reformar la Constitución Española para lograr que España sea un país laico?

Sí, hay que reformar los artículos 16 y 27 de la Constitución, así como el título de la Jefatura del Estado. Pensamos, como objetivo en un horizonte no muy lejano, en un riguroso proceso constituyente hacia un Estado laico y republicano. No obstante, al margen de la reforma constitucional y mientras ese proceso llega y se modifican algunas leyes, se cancelan privilegios de la Iglesia, etc., en España lo que hace falta, urgentemente, es modificar actitudes políticas para eliminar ciertos rasgos de confesionalidad institucional

Muchos detractores de la LOMCE critican que la religión tendrá una mayor presencia en la Educación. ¿Cuál es la postura de Europa Laica ante la LOMCE?

Ante la LOE y la LOMCE. Porque la LOE ya inicia, aunque de forma tenue, el proceso de privatización, segregación y competitividad que emana del Tratado de Lisboa. Además, en materia de confesionalidad, la LOE incluye en el Servicio Público de enseñanza a los centros privados concertados (en su mayoría católicos), también da un estatus laboral mayor a las personas que imparten religión que son designados por los obispados.

La LOMCE da un valor añadido a la religión y profundiza en la privatización y segregación del sistema educativo para ponerlo al servicio del sistema capitalista más depredador. Por ello nuestra postura es radicalmente en contra de la ley producto de ambas.

En Alcázar de San Juan, el pasado viernes 16 de mayo tuvo lugar el primer acogimiento o mal llamado "bautizo civil". Ha recibido algunas críticas en las redes sociales. ¿Crees que se debe a una falta de información? ¿Qué argumentos hay para explicar la legitimidad de estos acogimientos civiles?

Los ritos no tienen por qué ser sólo religiosos. Anteriormente al Cristianismo había infinidad de rituales paganos, sociales, etc. y en todas las culturas. El Cristianismo, así como otras religiones monoteístas y politeístas, se ha apropiado de esos ritos sociales.

Los ritos sociales, en nuestra opinión, han de ser ante todo cívicos, universales. De toda la comunidad, independientemente de las convicciones y creencias de cada ciudadano o ciudadana en particular. Por lo tanto, de acuerdo en fomentar ritos cívicos, desde las instituciones y desde la sociedad civil. Que, por supuesto, no son incompatibles con los religiosos.

***

Francisco Delgado Ruiz ha sido diputado constituyente, senador, presidente de la Confederación Española de APAS (CEAPA) y miembro del Consejo Escolar del Estado y del Consejo Escolar de Castilla-La Mancha. En la actualidad es presidente de Europa Laica.

Ha escrito varios libros, entre los que destacan La escuela pública amenazada. Dilemas en la enseñanza (Editorial Popular, 1996), Hacia la escuela laica (Laberinto, 2006) y Evanescencia de la Educación Pública (Cultivalibros, 2014).

Para más información sobre Europa Laica: www.laicismo.org

Carta Europea por la Laicidad y la Libertad de Conciencia:

http://laicismo.org/detalle.php?pk=31153&tp=ds

* Entrevista publicada en Fonda Dolores el viernes 23 de mayo de 2014.

Francisco Delgado

Francisco Delgado  Entrevista al presidente de Europa Laica. Fotografía: Sara Bravo

Archivos de imagen relacionados

  • Francisco Delgado
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...