Francisco Delgado, de Europa Laica: «El PSOE comete un error al ignorar la secularización de la sociedad»

El exdiputado socialista y exdirigente de la CEAPA cierra el ciclo sobre libertad de conciencia que hoy comienza en la UGR

Francisco Delgado (Albacete, 1950), presidente de la asociación Europa Laica, participa esta semana en el ciclo sobre libertad de conciencia organizado por Granada Laica y Uni Laica. Diplomado en Psicología Industrial y Salud Laboral, fue diputado y senador por el PSOE, partido en el que militó hasta 1999. Durante 14 años ha sido directivo de la Confederación de Asociaciones de Padres de Alumnos y miembro del Consejo Escolar del Estado. Ha escrito diversas obras sobre la escuela pública laica y ha coordinado el libro colectivo 'Aprender sin dogmas' (Ed. Milrazones, 2011).
-¿Cual es la propuesta de Europa Laica para la Ley de Libertad de Conciencia?
-La propuesta de ley, elaborada en colaboración con compañeros del mundo de la judicatura y de la universidad, se puede consultar en nuestra página (www.laicismo.org). Consta de cinco artículos con distintas disposiciones: derechos individuales, derechos colectivos, deberes de las administraciones públicas -que establece la separación estricta del Estado y las iglesias, para evitar, por ejemplo, que los ministros juren su cargo delante de un crucifijo o asistan en virtud de su cargo a actos religiosos- y, por último, el dedicado al ambito de la enseñanza.
-El nombre que proponen no es un matiz sin importancia…
-Venimos insistiendo hace ya tiempo en que hay que eliminar los Acuerdos del 79 entre el Estado y la Santa Sede y la Ley de Libertad Religiosa de 1980, que privilegian a la Iglesia católica. Hay que aprobar una ley que identifique no solamente a las personas creyentes de las más de 2.000 religiones que hay en España, sino también a las personas que no tienen religión. Nosotros planteamos que se denomine Ley de Libertad de Conciencia, que lleva implícita la libertad religiosa.
Ley 'aparcada'
-Pero el Gobierno decidió el año pasado 'aparcar' su tramitación…
-El Gobierno estuvo trabajando en un articulado con el que pretendía dar las mismas oportunidades a todas las religiones de 'notorio arraigo': judíos, evangélicos y musulmanes. Pero ni siquiera a eso se ha atrevido, porque se ha encontrado la contestación de la Iglesia católica, de los otros grupos religiosos y, por supuesto, del movimiento laicista.
-¿Por qué el PSOE, en sus cálculos electorales, cree que le va a ir mejor manteniendo los privilegios de la Iglesia, cuando la sociedad está cada vez más secularizada?
-El partido socialista histórico era laicista, pero en las últimas décadas tiene un fuerte lobby interno que presiona a favor de la Iglesia católica, encabezado por José Bono y donde están también Miguel Ángel Moratinos y Ramón Jáuregui. En mi opinión, esa postura del PSOE es un error: es evidente que le van a votar muchos católicos, personas de otras religiones, ateos y agnósticos, pero los que nunca van a votar al PSOE son los que quieren una Iglesia católica dominante. Esos van a votar a partidos de derecha. [Los socialistas] están en un grave error que incluso pueden pagar en las urnas: el nivel de religiosidad de los cientos de miles de jóvenes que se incorporan a las votaciones es bajísimo, no llega al 9%, según la propia Fundación Santa María, que depende de la Iglesia.
-¿Qué ocurrirá con la ley si el PP gana las elecciones en 2012?
-El PP no va a aprobar una ley como la que defendemos, pero es difícil que le conceda a la Iglesia católica más privilegios de los que ya tiene.
-¿Por qué una escuela laica?
-Porque es la única que puede proporcionar distintas cosmovisiones al alumnado. En la escuela laica es donde los intereses de todos los ciudadanos están protegidos.
-¿En qué países hay escuela laica?
-La noción de escuela laica surge en Francia con la ley de separación de la Iglesia y el Estado de 1905. A esa tradición se suman algunos países latinoamericanos, como México y Uruguay, aunque se ve frustrada por los golpes militares. En Gran Bretaña, los países nórdicos y Estados Unidos, un país ultrarreligioso y multirreligioso, la religión no está en la escuela. No son modelos perfectos. Lo que no ocurre en ningún país democrático es que el Estado subvencione a las escuelas religiosas.
-Los católicos ven el laicismo como un ataque, no como un espacio neutral para la convivencia entre personas con creencias distintas.
-Los dirigente de la Iglesia católica lo ven así porque durante muchos siglos han tenido el poder, el monopolio de las ideas y de la escuela. Ante cualquier avance de la neutralidad, la jerarquía católica se siente amenazada: les causa pavor ir perdiendo privilegios históricos.
-¿Es verdad que en España ya son más los alumnos que optan por la alternativa a la religión?
-Sí, pero hay que matizar que son cifras de los alumnos no universitarios de centros públicos en el curso 2008/2009. Hay que tener en cuenta que en España un 30% de alumnos van a escuelas católicas subvencionadas por el Estado donde se les obliga a dar religión. Hay muchas circunstancias de tipo cultural y sociológico por las que los padres eligen religión en la escuela pública: muchos no quieren señalarse cuando les preguntan si quieren dar esa asignatura; en realidad, lo correcto es que sean los padres los que la pidan. Pero a los centros educativos les interesa que haya profesores de religión, porque los maestros tienen así unas horas libres y el centro cuenta con un profesorado que les puede servir de apoyo en ciertos momentos.
 

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...