Francia expulsa a un imán por justificar la violencia de género

El jeque Bouziane defiende la lapidación de las mujeres infieles y se declara polígamo

El Gobierno francés expulsó ayer del país a un imán fundamentalista por justificar la violencia conyugal contra las mujeres, aprobar la lapidación de las esposas adúlteras y preconizar la poligamia. El jeque Adelkader Bouziane, un argelino de 52 años formado en Arabia Saudí, fue detenido en Vénissieux, una barriada de Lyón, donde predicaba sus concepciones integristas del islam en una mezquita dominada por los salafistas.

   El ministro del Interior, Dominique de Villepin, decidió ejecutar de inmediato una orden de expulsión firmada contra el religioso musulmán el pasado 26 de febrero por reiterar sus proclamas radicales en una reciente entrevista. «El Gobierno no puede tolerar declaraciones públicas atentatorias a la dignidad humana, en especial de las mujeres, ni llamamientos al odio, a la violencia o que hagan la apología del terrorismo», explicó una nota oficial.

   En sus manifestaciones, recogidas por el mensual ‘Lyon Mag’, Bouziane afirma que la música es pecaminosa, que Alá castiga con el sida y terremotos a las sociedades infieles y que desea una república islámica mundial. Defiende la poligamia y explica que él tiene dos mujeres, que le han dado ocho hijos cada una.

   El jeque salafista reconoce que es favorable a la lapidación porque el Corán autoriza pegar a la mujer que engaña a su marido, «pero nunca en el rostro, sino en las piernas y el vientre». «El marido puede pegar fuerte para asustar a su mujer a fin de que no vuelva a empezar», añade. Además señala que «la mujer no tiene derecho a trabajar con hombres porque podría ser tentada por el adulterio».

   Las declaraciones escandalizaron a partidos, asociaciones y Gobierno, que anunció la apertura de diligencias judiciales por apología de la violencia doméstica. El alcalde de Vénissieux, el comunista André Gerin, abogó por «combatir a estos seudoreligiosos que pudren la cabeza de nuestros chavales con esta concepción feudal de la mujer objeto, de la mujer animal».

   Gerin llegó a pedir la ruptura de relaciones diplomáticas con Arabia Saudí, «sospechoso de favorecer el proselitismo radical, difundir panfletos antisemitas y ser una enorme hucha para el terrorismo». «Ya es hora de no aceptar a imanes venidos de Argelia, Marruecos o Arabia Saudí», concluyó.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...