Francia: Chirac defiende un laicismo sin símbolos religiosos y sin proselitismo

En un coloquio con alumnos de un instituto de Túnez, Chirac confió el viernes pasado su opinión al respecto: «Francia, en su tradición laica, no puede aceptar signos ostentosos, cualquiera que sean, ni de proselitismo, cualquiera que sea la religión», dijo.

La sociedad apoya mayoritariamente una ley sobre el laicismo que restringa los símbolos religiosos. La polémica sobre el uso del velo islámico entra en una fase decisiva: hoy un colectivo de famosos lanzará un llamamiento a favor del laicismo y el próximo jueves un grupo de sabios entregará un informe al presidente francés, Jacques Chirac, quien se dirigirá a los franceses sin esperar al mensaje del 31 de diciembre.

Sin atender a que los integrantes de la comisión Stasi le entreguen el resultado del estudio sobre el laicismo que él mismo encargó, Chirac ha dado pistas sobre cuál será su postura sobre un asunto espinoso que apasiona a la sociedad francesa.

DIVISIÓN DE POSTURAS ENTRE LOS CIUDADANO
A imagen y semejanza de sus representantes políticos, los ciudadanos se muestran divididos sobre la utilidad de aprobar una ley sobre el laicismo que prohíba el uso del velo islámico y de otros signos religiosos en las escuelas. El 57% de los franceses se posiciona a favor de la prohibición de todos los signos religiosos en los centros escolares, desde la cruz cristiana a la kippa judía pasando por el pañuelo islámico, frente al 41% que se muestra en contra, según un sondeo divulgado ayer.

De paso, el jefe del Estado francés enterró secamente la idea lanzada por su ministro de Interior, Nicolas Sarkozy, de una «discriminación positiva» para favorecer la integración de los musulmanes en la sociedad francesa. Esa descalificación presidencial a Sarkozy, quien ambiciona sustituir a Chirac en el Elíseo, adquiere tintes políticos, y más aún cuando el primero se destaca como el político más popular. El 52% de la población estaría dispuesto a votar a Sarkozy en las próximas presidenciales de 2007, muy por delante del socialista Bernard Kouchner (48%) y del propio Chirac (47%), sobre quien se rumorea que podría intentar renovar para un tercer mandato. Por eso, los comentaristas no descartan que Nicolás Sarkozy, que es ministro también de Cultos, quede relegado a un segundo plano el jueves cuando está previsto que el Gobierno galo se reúna para abordar, entre otros temas, el problema del laicismo.

Esa comisión de sabios terminó sus audiciones el viernes pasado, cuando le dio la palabra a dos francesas de origen musulmán, Saida Kada y Fathia Ajbli, quienes fueron a la cita ataviadas con velo. Sin querer entrar en la libertad de la mujer ni en la igualdad de sexos, las dos mujeres defendieron el derecho a las niñas que eligen «en conciencia de la expresión de su fe» cubrirse la cabeza. Ese análisis es discutido con mucha fuerza por los partidarios de una ley que prohíba el uso del velo islámico en las escuelas.

Hoy, en la revista Elle, numerosas mujeres famosas lanzan un llamamiento a Chirac para que impulse una ley que refuerce el laicismo y la igualdad de sexos. Elisabeth Badinter, Julia Kristeva, Isabelle Huppert, Isabelle Adjani y Emmanuelle Beart son algunas de las influyentes intelectuales y actrices que reclaman una ley que prohíba signos visibles religiosos en la escuela y los servicios públicos.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...