Francia califica de éxito la supresión de los símbolos religiosos en clase

La ley del velo se implantó hace tres años a raíz de las disputas producidas entre musulmanes y judíos Los conflictos han desaparecido de las escuelas después de que se vetase la exhibición del «hiyab»

Implantada en el curso escolar 2004-2005 en medio de una encendida polémica que cruzó fronteras, nadie cuestiona hoy en Francia la ley que prohíbe la exhibición de signos religiosos en la escuela pública. Tres años después, y mientras Catalunya debate cómo evitar problemas tras el conflicto en un colegio de Girona, la ley del velo goza de un consenso político y social envidiable –de los 639 incidentes registrados el primer año se ha pasado a cero– pese a tener efectos secundarios, como el trasvase de 50.000 alumnas musulmanas a la escuela privada católica (que permite el pañuelo) y la creación de centros educativos exclusivamente para musulmanes.

Para el padre de la normativa, Luc Ferry, ministro de Educación del 2002 al 2004 con el Gobierno conservador de Jean Pierre Raffarin, no hay duda de que el balance es altamente positivo. «De los 12 millones de escolares que hay en Francia, unos 1.800 van a escuelas musulmanas, lo que significa que en términos de integración hemos ganado». Pero es inevitable que «las familias más conservadoras busquen una alternativa en la escuela privada, pero en términos absolutos el saldo es netamente favorable», asegura.

OLA DE ENFRENTAMIENTOS
Ferry recuerda el contexto en el que se gestó la ley, en el 2002. Ese año, Francia vivió una ola de ataques antisemitas que tuvieron su fiel reflejo en las escuelas, donde se registró una escalada de confrontaciones violentas entre musulmanes y judíos. La situación, según el exministro, tenía más que ver con la segunda Intifada y con los atentados del 11-S en EEUU que con un enfrentamiento doméstico entre dos comunidades muy numerosas (Francia tiene más de cuatro millones de musulmanes y un millón de judíos).

«Había que actuar, había que preservar la escuela republicana y laica», sostiene Ferry, que recuerda que tan prohibido está el pañuelo musulmán como la kippa judía y las cruces católicas. Asegura también que quien más presionó para aprobar la ley fueron las asociaciones de mujeres musulmanas. «Eran ellas las que más pedían que se prohibiera el velo, muchas veces impuesto por la familia», asegura.

La ley del velo –que afecta a primaria y secundaria, pero no a la universidad– es de las pocas cuestiones que escapan a la política de reforma de Nicolas Sarkozy. El presidente, que preconiza la discriminación positiva de los ciudadanos de origen inmigrante para facilitar su acceso al mundo laboral y que mantiene una buena relación con la comunidad musulmana –recientemente ha acudido a la Gran Mezquita de París para participar en un ritual del Ramadán–, es un firme defensor de la laicidad de la escuela.

No obstante, y pese a este veto de los símbolos religiosos en el aula, el presidente francés ha incluido entre sus propuestas la de introducir en el programa educativo, aunque no como asignatura, el conocimiento de las diferentes culturas religiosas.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...