Francia anula la comida oficial de Hollande con Rohani pues la delegación iraní rechaza que haya vino en la mesa

Ese incidente ya se produjo años atrás y forzó a que, en lugar de un almuerzo, Chirac y Jatami celebraran una merienda

Un tropezón protocolario está complicando los preparativos de la primera visita de Estado a Francia del presidente iraní, el reformista Hassan Rohani, que se entrevistará en El Elíseo el próximo martes 17 de noviembre con François Hollande e intervendrá la víspera en la Conferencia General de la Unesco.

Salvo que se encuentre una solución alternativa, el esperado encuentro entre ambos líderes no se hará en torno a un almuerzo. Según la información difundida este lunes por la emisora RTL, la delegación de Irán ha reclamado, como lo hace a menudo en este tipo de visitas, un menú halal y que no haya alcohol en la mesa, prohibido por la religión islámica, pero Francia se habría negado a renunciar a la republicana tradición de regar las comidas oficiales con una selección de vinos franceses.

NUEVA ERA EN LAS RELACIONES

El vino de la discordia ya ha motivado en el pasado otras tormentas diplomáticas y en El Elíseo no ocultan su malestar por un asunto que intentan atajar antes de que derive en polémica, arruinando una cita con la que se pretende escenificar una nueva era en las relaciones bilaterales entre los dos países tras el acuerdo nuclear.

Para superar el escollo, los anfitriones llegaron a sugerir la idea de undesayuno de trabajo pero a Teherán le parecía poca cosa, añade RTL. Así pues, de momento en el programa se ha fijado un simple encuentro de dos horas, aunque una delegación del Quai d’Orsay viaja esta semana a Teherán para terminar de perfilar el orden del día de la visita.

En la agenda figuran la guerra siria, la lucha contra el terrorismoy la aplicación del acuerdo nuclear alcanzado el pasado julio en Viena tras más de una década de negociaciones con la comunidad internacional. El presidente iraní también se entrevistará con una veintena de grandes empresarios franceses.

UNA MERIENDA

El rompecabezas diplomático del viaje de Rohaní a París no es una novedad. Ocurrió lo mismo en 1999 con su antecesor, Mohamed Jatamí, el primer presidente de la República islámica que pisaba Francia. También exigió que no hubiera bebidas alcohólicas en las recepciones oficiales, obligando a posponer a octubre un viaje programado en abril. En aquella ocasión el presidente Jacques Chirac le abrió las puertas del Elíseo para merendar.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...