Floristería cristiana que se negó a trabajar nuevamente en boda gay pierde en la Corte Suprema de Washington

Barronelle Stutzman, propietaria de Arlene’s Flowers en Richland, Washington, se ve aquí en su tienda. |(FOTO: ADF / SCREENGRAB)

«La religión es un derecho fundamental, pero las empresas abiertas al público deben estar abiertas a todos».

La Corte Suprema de Washington ha fallado nuevamente contra la florista cristiana de la abuela Barronelle Stutzman, quien corre el riesgo de multas agobiantes por negarse a crear arreglos florales para una boda del mismo sexo.

La corte más alta del estado confirmó por unanimidad su decisión de 2017, dejando a Stutzman en el apuro de pagar miles de dólares en honorarios legales por violar la ley estatal de no discriminación que protege sobre la base de la orientación sexual.

La Corte Suprema de Estados Unidos anuló 2017 la decisión del tribunal de Washington en junio pasado y devolvió el caso a la corte para un nuevo examen a la luz del 7-2 de la corte fallo a favor de Colorado Cristiano panadero Jack Phillips. Phillips fue acusado de violar la ley de discriminación de Colorado por negarse a hacer una tarta para una boda del mismo sexo.

La Corte Suprema solicitó a la corte superior de Washington que considerara si había o no algún indicio en contra de las creencias religiosas del florista cuando las cortes inferiores se pronunciaron en contra de Stutzman anteriormente.

El tribunal encontró en el caso de Phillips que el gobierno de Colorado mostró una hostilidad religiosa hacia las creencias cristianas del panadero sobre el matrimonio y la sexualidad.

La Corte Suprema de Washington declaró el jueves que en su opinión ni la corte suprema estatal ni la corte estatal inferior en el condado de Benton actuaron con ánimo religioso.

El tribunal volvió a afirmar que la negativa de Stutzman en 2013 a proporcionar arreglos florales para la boda de Rob Ingersoll y Curt Freed es una violación de la ley estatal.

«No actuaron con animosidad religiosa cuando dictaminaron que tal discriminación no es privilegiada o justificada por la Constitución de los Estados Unidos o la Constitución de Washington», se lee en el fallo.

En su conclusión, el tribunal subrayó que «la discriminación basada en el matrimonio entre personas del mismo sexo constituye una discriminación basada en la orientación sexual».

«Por lo tanto, sostenemos que la conducta por la cual Stutzman fue citada y multada en este caso, rechazando sus servicios florales de bodas comercializados a Ingersoll y Freed porque serían una boda entre personas del mismo sexo, constituye una discriminación por orientación sexual bajo la Ley de Washington contra la Discriminación. ], «Dice el fallo.

Alliance Defending Freedom, un grupo legal conservador que representa al florista, respondió a la decisión asegurando que el caso volverá a ser apelado ante el tribunal supremo de la nación.

La organización sin fines de lucro de libertad religiosa argumenta que la Corte Suprema de Washington leyó la decisión de la Corte Suprema en Masterpiece Cakeshop como «lo más estrictamente posible» al sugerir que la condena de la hostilidad del gobierno hacia la religión por parte de la Corte Suprema de los EE. UU. .

ADF argumenta que el fallo de la Corte Suprema de los EE. UU. En Masterpiece dice «exactamente lo contrario».

Stutzman ha argumentado que el fiscal general del estado, Bob Ferguson, mostró hostilidad hacia sus creencias religiosas. ADF argumenta que la hostilidad de Ferguson «es lo que causó que la Corte Suprema de EE. UU. Devolviera el caso en primer lugar».

“Barronelle sirve a todos los clientes; «simplemente se niega a celebrar o participar en eventos sagrados que violan sus creencias profundamente arraigadas», dijo el vicepresidente de la ADF, John Bursch, vicepresidente de la apelación, en un comunicado. “A pesar de eso, el estado de Washington ha sido abiertamente hostil hacia las creencias religiosas de Barronelle sobre el matrimonio, y ahora la Corte Suprema de Washington le ha dado un pase al estado. Esperamos llevar el caso de Barronelle a la Corte Suprema de los Estados Unidos «.

ADF sostiene que la Corte Suprema de Washington ignoró el precedente establecido por la corte Suprema en el caso del Instituto Nacional de Defensores de la Familia y la Vida c. Becerra , que sostuvo que el estado de California violó la Primera Enmienda al exigir que los centros de embarazo pro vida informen Madres embarazadas sobre abortos asistidos por el estado.

ADF también cita a Janus v. Federación Americana de Empleados Estatales, del Condado y del Condado, Consejo 31 , una sentencia de la Corte Suprema de 2018 que declara que es inconstitucional que los empleados públicos que no son miembros del sindicato se vean obligados a pagar las cuotas sindicales.

Stutzman es el dueño de Arlene’s Flowers en Richland. Después de negarse a proporcionar los arreglos florales para la boda de Ingersol y Freed, fue demandada por la pareja, que estaba representada por la American Civil Liberties Union.

En 2015, la Corte Superior del Condado de Benton multó a la florista con $ 1,001 y la obligó a pagar miles de dólares en honorarios legales en los que incurrirá la pareja.

«Nos complace que la Corte Suprema del estado de Washington haya reconocido que la decisión de Masterpiece no otorga a las personas una licencia para usar la religión para discriminar», dijo en un comunicado Michele Storms, directora ejecutiva de la ACLU de Washington . «La religión es un derecho fundamental, pero las empresas abiertas al público deben estar abiertas a todos».

Stutzman ha sostenido que ella le vendió flores a Ingersoll durante casi una década antes de que le pidieran que le proporcionara las flores para su boda.

«El estado no solo persiguió el negocio de Barronelle sino que también la demandó a título personal, poniendo en riesgo todos sus activos personales, incluidos los ahorros de su vida», dijo la vicepresidenta principal de la División de Asuntos Legales de EE. UU., Kristen Wagoner, quien ha defendido en nombre de Stutzman. , dijo en un comunicado.

Wagoner también es el abogado que representó a Phillips ante la Corte Suprema el año pasado.

«En lugar de respetar su derecho a vivir en paz su fe, el gobierno se enfocó en ella por sus creencias», dijo Wagoner. “Mientras tanto, el estado ha aplicado sus leyes de manera desigual, optando por no demandar a un propietario de una cafetería que reprendió y expulsó profanamente a los clientes cristianos , burlándose abiertamente de su fe en el proceso. En Masterpiece, la Corte Suprema de los Estados Unidos dejó en claro que incluso un indicio de hostilidad hacia las personas de fe no tiene lugar en nuestra sociedad «.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...