Fiesta ultracatólica con dinero público

Con los impuestos de los ciudadanos que residimos en Madrid, la cadena pública de la Comunidad ha dedicado dos horas de su programación a la marcha antiabortista celebrada en la capital. La convocaban más de 40 asociaciones ultracatólicas, con subvención preferente del gobierno regional y los de otras autonomías, empresas, y particulares. “Una marea humana” llenaba el, cortado al tráfico, centro de Madrid, nos decían, incrementada por los llegados en 600 autobuses, un tren y 3 aviones.

Cuatro o cinco enfervorizadas portadoras de micrófonos de Telemadrid seguían la marcha en distintos puntos de su recorrido, jaleando a los entrevistados y opinando tanto como ellos. En el estudio, con la presentadora, dos expertos en contra de la ley, porque quienes se muestran a favor –han aclarado- han declinado su participación. Uno de ellos, como habréis visto en el vídeo, ignora la definición de salud de la OMS, debido probablemente a que es profesor de Derecho y no se ha molestado en ampliar su cultura general. La otra, una catedrática de bioquímica de la Universidad de Navarra, y presidenta de alguna asociación relacionada con la ética médica. “Una mujer española tiene más afectividad que una nórdica”, ha soltado entre sus muchas perlas, al situarse ante la evidencia de que toda Europa dispone de leyes similares a la española, salvo Malta que prohíbe el aborto. La doctora ha dicho también que “el aborto deja irreversiblemente dañado el cuerpo y el cerebro de la mujer y que el 80º de los suicidios femeninos corresponden a mujeres que han interrumpido su embarazo”. Y la presentadora no ha dicho ni mú a semejantes barbaridades.

Por supuesto han presentado lo que afirman son argumentos científicos y médicos, pero no han explicado –porque nadie tampoco se la ha preguntado- porqué, entonces, celebramos el cumpleaños el día que nacemos y no el de la concepción, y qué ocurre con ese embrión, sin bautizar durante nueve meses. Y no me he aclarado mucho en un reportaje lleno de criaturas a punto de nacer, si 2,5 cms son “como el puño de un hombre” o no. La mezcla de conceptos inducía a la confusión.

El festejo ha culminado en la Puerta de Alcalá. Un violonchelista ha tocado lo que la presentadora ha calificado como “homenaje a las víctimas de la ley del aborto”. Y el profesor de derecho ha resaltado “la alegría de los jóvenes participantes en la manifestación, a pesar de que son unos supervivientes, dado que muchos como ellos no llegaron a término”.

Tres mitos de la caverna han leído el manifiesto. Y tantos ellas, como la antigua actriz Verónica Mengod y Benigno Blanco, el artífice del magno acontecimiento, han repetido que perseverarán hasta lograr que no haya un solo aborto en España, hasta que se prohíba.

La vieja y nueva guardia del PP, con De Cospedal, Mato, Aguirre, Aznar, Mayor Zaragoza, y hasta medio centenar de parlamentarios, han acudido a apoyar la manifestación. Todos ellos, y el propio Benigno Blanco, tuvieron cargos de responsabilidad en el gobierno del PP, que nunca osó retirar la ley del aborto, y en cuyo transcurso se practicaron medio millón de abortos legales.

Millones de mujeres han abortado durante toda la historia de la humanidad, tanto si está prohibido como si no. En la España que lo impedía, morían a manos de cualquiera que se aprestara a practicarlo, o viajaban a Londres a interrumpir su embarazo. Nunca conseguirán acabar con el aborto, a menos que se prioricen la información preventiva y la educación sexual que, por el contrario, siguen encontrando serios impedimentos en España. ¿Las metemos entonces en la cárcel? Es a lo que conduce incumplir la ley.

Tener un hijo es, en mi opinión y en mi experiencia, uno de los mayores privilegios que asisten a una mujer, pero ha de ser para cuidarlo y darle los mecanismos óptimos para que se desarrolle como ser humano. Procrear no puede ser obligatorio. Millones de niños en todo el mundo esperan, por otro lado, mejores condiciones de vida y hay muchas formas de dársela. Pero esos ya no importan, han salido del vientre de sus madres.

Forma parte de la eterna estrategia represora que produce el espectáculo, aún impune, de guardias civiles irrumpiendo en los domicilios de mujeres que habían interrumpido su embarazo, cuando el Juez no ha visto indicio de delito alguno, y ha culpado directamente a los agentes del fiasco. El magistrado ha señalado incluso que “el modo de acusar a la clínica se convirtió en una especie de “causa general” sobre el centro privado, de una “investigación ilimitada sobre abortos imaginados” y que se “instrumentaliza al servicio de fines espurios con perfiles publicitarios intimidatorios”.

Los talibanes católicos, en destacadísimos puestos de responsabilidad aún en España, y en Europa -que no sé si me produce más dolor ver quiénes nos representan fuera-, tienen un incomprensible problema con el sexo y con la libertad de la mujer. Porque también es “pecado” –y delito, sobre todo- robar -y su eufemismo: la corrupción política/económica-, y jamás se han manifestado en contra. A la vista de su neoliberalismo militante, tampoco les preocupa el derecho a la vida de quienes mueren de hambre tras salir del útero materno. Ni tampoco, las víctimas -de todas las edades- de la guerra de Irak que ellos apoyaron. Ni la hipocresía manifiesta y la manipulación, que no parecen virtudes muy morales, o éticas. Igualmente, es pecado mentir. Si los manifestantes han alardeado de dos millones de participantes, el Gobierno de Esperanza Aguirre ha dado la cifra de 1.200.000, en el siglo XXI, con satélites y sofisticados medios, no es de recibo. En el itinerario no cabían más de 380.000, y fuentes municipales han calculado la asistencia en 250.000 personas. Subvencionados, publicitados, llegados “de todo el mundo”, a esa España que lejos de condenar los males que nos hacen impresentables como país civilizado, enjuicia a quien osa tocar el franquismo. Algo se remediaría si la próxima vez, se reunieran en una pradera, pagando de su bolsillo todos los gastos. Es lo que hacemos el resto de los seres humanos con nuestras aficiones. Y, en general, por muy perniciosas que sean no perjudican a la salud social de la ciudadanía. Los políticos que contribuyen, alientan y practican el fanatismo no existirían en una sociedad educada y responsable.
 

Rosa María Artal es periodista y escritora

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...