Felipe VI explica al Papa el relevo en la Corona y espera que visite España

El encuentro ha durado unos 40 minutos y no han faltados las bromas Don Felipe ha invitado al pontífice a que visite España en 2015

"Majestad, bienvenido, adelante". Con esas palabras ha recibido el Papa Francisco al Rey Felipe VI a su llegada a Vaticano, en el primer viaje internacional de los nuevos monarcas. El encuentro de los Reyes con Francisco ha durado nada menos que 40 minutos y ha concluido con una nueva invitación al pontífice para que visite España en 2015, cuando se cumplen 500 años del naciente de Santa Teresa de Jesús.

"Con la esperanza de verlo en España", se ha despedido don Felipe del Pontifice. El Papa, por su parte, le ha dicho adiós a la reina Letizia otra frase que alienta las esperanzas de quienes confían en que Francisco viaje el año próximo a España : "Con la esperanza de volver a verla pronto", le ha dicho.

El Papa ha recibido a los Reyes en la antesala de la biblioteca de apartamento pontificio, y el encuentro ha arrancado en tono claramente distendido. De hecho Felipe VI se ha descolgado con una broma que hacia referencia al encuentro que hace tres meses su padre, Don Juan Carlos, mantuvo con el Papa. El pontífice insistía entonces en que Juan Carlos pasase primero por una puerta y al ver que este se negaba, le soltó: "Los monaguillos primero".

Hoy ha sido Felipe VI el que le ha dicho esa frase a Francisco cuando este le invitaba a precederle: "Los monaguillos delante", le ha dicho. "Ah, se lo ha dicho su padre", le ha respondido el pontífice, dejando una vez en evidencia su prodigiosa memoria. Al Papa se le ha visto en buena forma, con el cansancio habitual que acompaña a una persona de 77 años en esta época del año.

Posteriormente, y cuando ya estaban sentados en la biblioteca, los periodistas acreditados para cubrir esta visita han oído a Felipe VI decirle al pontífice: "Intenso pero tranquilo". Es de suponer que la frase era en en respuesta al interés de Francisco por saber como había sido el relevo de la corona, aunque el ruido de los flashes de los fotógrafos no permitió captar las palabras del Papa.

El rey ha acudido a la cita vestido con traje oscuro. La reina Letizia, vestida con un traje de chaqueta corto en blanco, haciendo uso del privilegio de las reinas católicas de ir de ese color ante el pontífice, bolso blanco y zapatos beige. Doña Letizia ha saludado al Papa con una inclinación, mientras que Felipe ha hecho el gesto de besarle el anillo.

El Papa ha regalado a los reyes un Facsímil de Oráculo manual y arte de prudencia, de Baltasar Gracián, un jesuita aragonés, publicado en 1647. El rey le ha indicado al pontífice que sólo existen dos copias de ese libro, y que la otra esta en Luján, en Argentina. Francisco por su parte le ha regalado a los reyes un medallón en bronce del proyecto inicial de la plaza de San Pedro, el mismo que le había regalado a don Juan Carlos y Doña Sofía en su visita hace tres meses.

Tras el intercambio de regalos, el Papa saludó a todos los miembros de la delegación española, entregando a cada uno un rosario. Pero cuando llegó al fotógrafo oficial de la Casa Real, los rosarios se habían acabado. Francisco, con la naturalidad que le caracteriza, ha ido el mismo a un armario de madera, lo ha abierto, ha sacado un rosario y se lo ha entregado al fotógrafo.

Tras la audiencia con el Papa, los reyes de han reunido durante 35 minutos con el cardenal Pietro Parolin, número dos de la Santa Sede en calidad de secretario de Estado vaticano. La Casa Real informaba que en el encuentro habían hablado de tema sociales y de Iberoamérica. El rey, siendo príncipe, coincidió en el funeral de Chávez con Parolin, entonces nuncio en Caracas. En la conversación también se abordó la cuestión de los jóvenes, del desempleo en España y del viaje del papa con Oriente próximo. Se entiende que durante la audiencia con Francisco también se habrían abordado esas cuestiones.

Felipe VI con Bergoglio 2014

El Papa Francisco, con Felipe VI y Doña Letizia.

Archivos de imagen relacionados

  • Felipe VI con Bergoglio 2014
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...