Familias del Macías Picavea no quieren crucifijos en las aulas

El Procurador del Común pidió a la Consejería de Educación en 2002 que se retirara la simbología religiosa de las aulas.

Las familias consideran que la escuela pública es laica y que sus hijos tienen derecho a educarse sin simbología religiosa en las aulas. «Un crucifijo representa un conjunto de valores que nosotros no compartimos, pedimos que nos respeten» asegura Fernando Pastor, uno de los padres.

Antecedentes

No es la primera vez. Algunos padres solicitaron la retirada de simbología religiosa en el IES Ferrari durante el curso pasado y el centro accedió. Sin embargo, en el Macías Picavea han obtenido una negativa como respuesta. El Consejo Escolar,  representado por la dirección, padres y profesores, se negó el pasado 3 de octubre a retirar los crucifijos.

Patata caliente

Los padres consideran que el Consejo Escolar no tiene competencias para tomar esa decisión. «La Junta quiere pasarles la patata caliente, pero es la Consejería  quien debería tomar esa decisión» aseguran los padres. De hecho ya existe una resolución del Procurador del Común instando a la Junta de Castilla y León a que «adopte cuantas medidas sean necesarias para retirar la simbología religiosa de los colegios públicos».

Los padres agotarán la vía administrativa. Ya han acudido a la Dirección Provincial de Educación y si la Junta no acepta su petición, acudirán a los juzgados.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...