Fallida laicidad del Estado

La presencia ‘oficial’ del Estado Dominicano en las dos ‘ceremonias religiosas patrias ’ que se celebran en la Catedral Primada , promovidas por el mismo Estado , son actos que incontestablemente declaran fallida la laicidad que proclama la Constitución Dominicana.

La laicidad–neutralidad del Estado garantiza la libertad de conciencia que tiene todo ciudadano. La ‘neutralidad del Estado’ se refiere a creencias y convicciones ‘generales’ de sus ciudadanos; mientras que la ‘laicidad ’ , a creencias religiosas .

El Dominicano es un Estado laico, pero fallido, que si bien debe practicar valores (religiosos o no), la Constitución lo obliga a mostrarse imparcial. Jamás debe identificarse con un grupo religioso específico durante las ‘fiestas nacionales oficiales’, como lo viene haciendo.

Como Estado laico debe permanecer ‘oficialmente’ neutral ante cualquier manifestación de fe (sea de cualquier índole), está obligado a proteger la virginal ‘neutralidad secular’, el ‘ecumenismo civil’ que le ordena la Constitución que le dio origen.

Basado en qué articulo de la Constitución se arroga el derecho de endosar nuestra ‘conciencia nacional’ a un altar específico , donde dogmas religiosos particulares fragmentan a los ciudadanos, y donde se violenta olímpicamente la condición de neutralidad y laicidad de la Constitución.

La presencia ‘oficial’ patrocinada por el Estado en el Te Deum catedralicio como ‘parte oficial’ de los Actos Patrios del próximo 16 de agosto será , como en años anteriores, radicalmente inconstitucional. Seraa triste es ver de nuevo a los tres poderes del Estado cuando salgan del Templo de la República a violar, en otro ‘templo ajeno’ y particular, el principio de neutralidad que la misma Constitución les ordena proteger. Y se hará ante el ruidoso silencio de juristas ‘constitucionalistas’ y legisladores (evangélicos inclusive) que “se han olvidado” exigir la laicidad del Estado.

Pero , de existir alguna ‘necesidad supersticiosa’ que nos obligue a presentarnos ante un Dios para ahuyentar el fucú de Colón (¡zafa!) y dar gracias por los ‘males nacionales’ y los castigos que nos despeña Dios desde el cielo( como exorciza el artículo xxvi del Concordato), entonces , y como Estado laico, debiéramos presentarnos ante los Dioses de todas las creencias existentes , cristianas o no, incluyendo también ateos , comunistas con sus dioses (Marx y Lenin) ,que son también ‘creyentes en su ateismo’, que les ha ‘revelado’ que tanto Dios como “su” comunismo dogmático, han fracasado en su intento por redimir la Tierra .

Pero si “tienen mieo”, arreglemos la nueva Constitución, y declaremos nuestro estatus verdadero de nación y proclamémonos como lo que de facto somos (y que no acaban de entender mis dogmáticos evangélicos), un “Estado Laico con Iglesia Estatal”, la papal Romana.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...