Expulsan de colegio judicial a juez italiano que rehusó juzgar ante crucifijo

Esta medida llega después de que el juez, que trabajaba en la localidad de Camerino, en la región de Las Marcas (centro), no celebrara ninguna audiencia desde mayo de 2005 y hasta enero de 2006, cuando fue suspendido de empleo y sueldo.

Según aseguraron hoy fuentes del CSM a Efe, la decisión de la sección disciplinaria no llega porque Tosti se hubiera negado a celebrar audiencias ante un crucifijo, pues, aseguran, le habían ofrecido la posibilidad de que juzgara en aulas sin este símbolo religioso.

"El motivo de la sanción ha sido el hecho de que este juez haya rechazado celebrar audiencias, comprometiendo el desarrollo de sus funciones y el prestigio de la magistratura", agregaron las mismas fuentes.

Tosti, conocido en las crónicas de la prensa italiana como el "juez anti-crucifijo", exigía no ya sólo trabajar en aulas sin este símbolo religioso, sino que fuera retirado de todos los juzgados de Italia, una exigencia que, según el CSM, no le compete a él.

Su ausencia en las salas de audiencias no comportó ningún perjuicio para los ciudadanos que debían someterse al juicio de Tosti, pues éste fue sustituido hasta en quince ocasiones por compañeros suyos.

Con esta sentencia del CSM, "hoy se ha escrito una página negra para el laicismo del Estado italiano", dijo Tosti al término de la audiencia pública de la comisión disciplinaria, en declaraciones que recogen los medios de comunicación de Italia.

"No me esperaba esta sentencia, ahora veremos las motivaciones.

Por supuesto el veredicto de hoy tendrá repercusiones sobre la petición sobre la cuestión del crucifijo que Italia no quiere llevar a las cámaras" parlamentarias, añadió.

La decisión del Consejo Superior de la Magistratura de Italia llega en un momento en el que vuelve a la actualidad en el país el dictamen del Tribunal Europeo de Derechos Humanos del pasado 3 de noviembre contra la exhibición obligatoria de crucifijos en las aulas.

Esta sentencia, que se produjo por el recurso a la Corte de Estrasburgo de una madre italiana, indica que "la exhibición obligatoria del símbolo de una determinada confesión en instalaciones utilizadas por las autoridades públicas, y especialmente en aulas" restringe los derechos paternos a educar a sus hijos "en conformidad con sus convicciones".

Fuentes del Gobierno de Silvio Berlusconi informaron ayer de que el recurso del Ejecutivo a la decisión del Tribunal Europeo de Derechos Humanos está "casi listo" para ser presentado.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...